martes, 6 de mayo de 2014

El Fútbol: Esa gran mentira (1a parte)




Es común oír a un niño de 11 años afirmar que “en Colombia es hincha del Junior de Barranquilla, en América del Boca Junior de Argentina y en el mundo del Real Madrid de España”, mientras que su amigo de la misma edad le sostiene altivo que, en ese mismo orden, los equipos de su preferencia son el “Nacional de Medellín, el Colocolo de Chile y el Galatasaray de Turquía”, y ambos admiran por igual al Pibe Valderrama, a Ronaldinho, Zamorano, Maradona y Pelé. Y ni hablar de Zidane y David Beckam. El fútbol como negocio, asimismo, incorpora la industria corporativa (Cocacola, Kodak, 3M, Toyota, Varta), que hace su agosto cuando vehiculiza su marketing a través de este deporte hacia al consumidor de clase baja, aprovechándose del trabajo de unos jugadores (¿trabajadores?) que son en su mayor parte originarios de las clases más desfavorecidas de la sociedad. También le sirve este deporte a quienes quieren aparecer en los diarios con fama prestada. Es decir, que el fútbol incluso funciona como un reflejo del mundo moderno.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails