sábado, 15 de febrero de 2014

EL LENGUAJE: La Guerra detrás de todas las Guerras


El Lenguaje: La Guerra detrás de Todas las Guerras

por Alex Vandenberg, 8 de Enero de 2014

Alex Vandenberg, dice en el sitio wakingtimes.com, es un escritor e investigador de una miríada de temas diferentes que van desde la economía al ocultismo. Él está actualmente en el proceso de completar dos libros sobre verdades transcendentales. Su luz guiadora ha sido un enfoque singular en arrojar luz sobre lo que acecha debajo, sobre las raíces del actual enigma de la Humanidad visto a través del prisma de la espiritualidad. Este artículo que hemos traducido se publicó allí hace un mes. Desde diversas fuentes el autor va entresacando frases que van ilustrando lo que plantea, su tesis de que en último término lo que hay es una guerra contra la conciencia humana que no deja de tener, por cierto, connotaciones míticas o mitológicas.

La guerra detrás de todas las guerras es una guerra contra las palabras, una guerra contra el lenguaje. Por ejemplo, en el mundo de hoy la independencia es eclipsada por la "interdependencia"; la incesante charla acerca de la "democracia" pasa por alto nuestra república constitucional; la "integración" es ahora un sustituto de la soberanía; la "globalización" tiene prioridad sobre los Estados-naciones; el crecimiento económico se ha transformado en "desarrollo sostenible"; la "libertad" [autonomía, independencia, liberty] está entremezclada con la "libre elección" [capacidad de opción, freedom], y las declaraciones constitucionales de guerra han sido sustituídas por la "aprobación" o "autorización" para la guerra. La razón para estas distorsiones es que una modificación de la lengua vernácula es necesaria para causar una transformación global de la sociedad. Y eso es exactamente lo que los parasitarios especímenes anormales de espectáculo de circo que dirigen nuestro mundo tienen la intención de hacer.

George Orwell, estando completamente versado en las técnicas infames de los estatistas, sabía de la necesidad de un nuevo sistema de gramática para los "proletarios", y habló de ello en su obra "1984". 

Él escribió:

«Hacia 2050 —antes, probablemente— todo el verdadero conocimiento de la Antigua Lengua habrá desaparecido. Chaucer, Shakespeare, Milton, Byron, ellos existirán sólo en versiones de la Neo-Lengua, no simplemente cambiados en algo diferente sino realmente convertidos en algo contradictorio de lo que ellos solían ser. Incluso la literatura del Partido cambiará. Incluso los eslóganes cambiarán. ¿Cómo podría usted tener un lema como "libertad es esclavitud" cuando el concepto de libertad (freedom) ha sido abolido?. El clima entero del pensamiento será diferente. De hecho no habrá pensamiento, como lo entendemos ahora. La ortodoxia significa no pensar, no necesitar pensar. La ortodoxia es la inconsciencia».

Ray Bradbury fastidió en el mismo sentido cuando dijo sarcásticamente lo siguiente en "Fahrenheit 451":

«Más deportes para cada uno, espíritu de grupo, diversión, y usted no tiene que pensar, ¿eh?. Organice y organice y superorganice súper-súper-deportes. Más historietas en los libros. Más imágenes. La mente bebe cada vez menos».

En efecto, los políticos han usado el lenguaje escrito para manipular la Historia tanto en el pasado como en el presente. Esto no es diferente hoy que lo que lo fue durante el tiempo de Stalin. Como George Woodcock declara en su libro "Orwell's Message: 1984 and the Present":

«Obras estándares de desinformación tales como la Enciclopedia Soviéticacambiaban constantemente según la línea del partido, de modo que en ediciones sucesivas Trotsky fue primero el héroe de la Guerra Civil, y luego un agente de los mencheviques y de las potencias occidentales».

Finalmente, podemos ver por Laurence Kotlikoff, profesor de Economía en la Universidad de Boston (Laurence J. Kotlikoff y Scott Burns, The Clash of Generations: Saving Ourselves, Our Kids, and Our Economy, 2012), que el subterfugio ha infectado incluso el campo de la economía:

«No hay nada en las matemáticas de la teoría económica que condicione la elección que haga el gobierno acerca de las palabras, y cada convención de etiquetado producirá una diferente trayectoria temporal reportada de la deuda, de los déficits, los impuestos y los gastos. En su núcleo, estas medidas son lingüísticas y no comunican nada sobre la política fiscal subyacente de un país sino sólo sobre lo que el gobierno decide poner o no dejar registrado en los libros».
Considerando todas las siniestras señalizaciones a lo largo del camino, deberíamos haber previsto esta patética estratagema y sus posteriores ramificaciones consiguientes, puesto que la intención de configurar de nuevo el paisaje político y económico entero del mundo fue abiertamente anunciada ya en 1614. En aquel año una logia de rosacruces alemanes inició un programa de expansión externa con la publicación de un panfleto que anunciaba la presencia de la Orden en el principado más grande de Hesse, en Hesse-Kassel. El nombre acortado del folleto era Fama Fraternitatis. Su título completo, traducido, es como sigue: Reforma Universal y General del Amplio Mundo Entero, junto con la Historia de la Fraternidad de la Rosa-Cruz, Escrita para Todos los Instruídos y los Gobernantes de Europa.

A pesar de la retórica elevada y altisonante, el título del folleto revelaba un complot venenoso con una intención igualmente mortal: derrocar todas las cabezas coronadas en Europa en preparación para un renacimiento político que barrería pronto el continente y finalmente el mundo. Muchos movimientos revolucionarios y contrarrevolucionarios fueron provocados debido a esta perniciosa proclamación. El mundo en el que vivimos hoy es un testimonio del éxito de estos movimientos.

Mientras que puede haber parecido al ojo inexperto que la Red de la Hermandad había cambiado sus maneras y estaba en un camino más altruísta, nada podría estar más lejos de la verdad. Las monarquías de antaño fueron simplemente sustituídas por una forma más sofisticada de control: la de la banca central de la reserva fraccionaria. Como William Bramley señala en su opus magnum "Los Dioses del Edén":

«El nuevo sistema monetario fue un elemento principal de las revoluciones de los siglos XVI, XVII y XVIII, pero este hecho es sólo mínimamente discutido en la mayoría de los libros de Historia. Aquellos que manejaron, y todavía manejan, el nuevo sistema monetario han sido acertadamente etiquetados por un escritor, Howard Katz, como la aristocracia de papel».

Además del nuevo sistema de papel moneda inflable, hubo otra fuerza impulsora detrás de estos esfuerzos de reforma aparentemente magnánimos: la de la democracia parlamentaria. Muchos se estremecerán con la idea de que la democracia tiene defectos inherentes. Pero si este sistema político, social e intelectual es benévolo, entonces ¿por qué nuestros Fundadores, como Platón antes de ellos, vociferaron contra los peligros de la democracia?. ¿Por qué fue establecida nuestra nación como una república constitucional si la democracia es tan ideal?. Y finalmente, ¿por qué querríamos seguir los pasos del Manifiesto Comunista que declara que "Hemos visto que el primer paso en la revolución de la clase obrera es la elevación del proletariado a la posición de la clase dirigente para ganar la batalla de la democracia"?.

Muchos por supuesto responderán a esto que los comunistas de antaño, tal como los políticos prevaricadores de hoy, usaban la palabra "democracia" para encubrir su malévola agenda. Ellos no tienen ninguna fe en o apoyo para la verdadera democracia. Esencialmente, cuando los nuestros ganan, estamos a favor de la democracia; cuando los nuestros pierden, estamos contra ella. A pesar de que esto es por supuesto verdadero, yerra el tiro. El punto aquí es si una democracia es verdadera o si no es superflua. El objetivo es usarla para lograr el control sobre la mayoría. Haciendo esto, los globalistas procuran convertir la democracia mundial en una dictadura global. Todo esto es parte de las actuales tentativas de "armonizar" e "integrar" al mundo, ya que si éste puede ser convencido de que cada uno comparte el mismo sistema universal de valores, entonces ¿por qué no todos se integran bajo la rúbrica del gobierno mundial?. ¿Por qué no establecer un Nuevo Orden Mundial que supervise el final de todas las guerras?.

A fin de cuentas, cuando vemos las distorsiones, los juegos de palabras, los dobles sentidos, el uso, el mal uso, las omisiones y la deformación del léxico en juego en nuestro mundo hoy, lo que realmente estamos presenciando es una guerra contra la conciencia humana [1], por cuanto el lenguaje se ha convertido en un moderno instrumento de control de la mente que procura borrar la voluntad, la creatividad y la imaginación del individuo. Conecte esto con la repetición desenfrenada de la propaganda, los esfuerzos de des-sensibilización, la proyección subliminal, la amplificación de los modernos medios de comunicación y todos los conocimientos de programación que han surgido de la investigación en las ciencias cognoscitivas, la psicología, la sociología, la semiótica y la lingüística, y no debería ser difícil entender por qué las masas se han convertido en algo más parecido a macabros trasgos del inframundo que a seres humanos racionales y cívicos.

[1. http://www.grahamhancock.com/features/the-war-on-onciousness.php?p=1, publicada su traducción en la publicación inmediatamente posterior a ésta]

En su libro "Sociedades Secretas y Guerra Psicológica", Michael A. Hoffman nos da una idea esclarecedora sobre las motivaciones ocultas, a diferencia de las políticas, que están detrás de tales viles hechos:

«El adepto francés Antonin Artaud, arquitecto de la teoría del "Teatro de la Crueldad” con su poder transformativo, que fue la inspiración para la temática extrema de sexo-y-muerte publicitada por los medios de difusión de nuestro tiempo, dijo lo siguiente sobre la preparación de la Mente Grupal: "Aparte de la insignificante brujería de los hechiceros de campo, hay trucos de hechizo global en los cuales todas las conciencias alertadas participan periódicamente... Así es cómo extrañas fuerzas son despertadas y transportadas a la bóveda astral, a aquella cúpula oscura que está compuesta sobre todo de... la agresividad venenosa de las mentes malvadas de la mayor parte de las personas... la formidable opresión tentacular de una especie de magia cívica que aparecerá pronto sin disfraz"».

Leyendo la cita mencionada uno no puede menos que acordarse de la diosa Circe de la mitología griega antigua. Su nombre, que viene del celta Kirk o Kerk, es la exégesis de la palabra "iglesia". De acuerdo al saber mitológico, Circe era una sacerdotisa que atrajo a inocentes a su guarida usando encantamientos mágicos. Una vez dentro, Circe se llevaría sus mentes transformando a los jóvenes en cerdos y otros animales que ella luego usaría para alimentarse.

Dado que la iglesia ahora esencialmente se ha ido, con Nietzsche declarando que "Dios ha muerto", ahora tenemos a "entretenedores" tomando su lugar. Por medio de presentaciones de MTV, American Idol y otras horribles abominaciones abortivas de nuestra nihilista, moralmente en bancarrota y canibalística cultura pop, nuestras mentes nos están siendo arrebatadas. Estamos siendo profanados, tratados brutalmente, pervertidos, sexualizados y rebajados en lo que es esta fase de nigredo [albedo, nigredo, rubedo] de la Gran Obra alquímica. Estamos siendo alimentados por una Fuerza.

Carlos Castaneda, en su estupenda obra "El Lado Activo del Infinito", dio aclaraciones sobre esta Fuerza y su modus operandi cuando escribió:

«Él dijo que esta estrecha franja de la conciencia era el epicentro de la auto-reflexión, donde el hombre estaba irremediablemente atrapado. Actuando sobre nuestra auto-reflexión, que es el único punto de la conciencia que nos queda, los Depredadores crean llamaradas de la conciencia que ellos se ponen a consumir en una manera despiadada y predatoria. Ellos nos provocan problemas estúpidos que obligan a aquellas llamaradas de la conciencia a elevarse, y de esta manera nos mantienen vivos para que ellos sean alimentados con la llamarada energética de nuestras pseudo-preocupaciones».

La verdadera alquimia consistía en convertir el plomo en oro. Sin embargo, la Élite está claramente intentando hacer con nosotros lo exactamente opuesto. Somos iniciados de bajo nivel en su juego enfermizo, retorcido y demente de manipulación mágica. ¿Y cuál es el objetivo último de este juego horroroso? Quisiera poder decir que el gobierno mundial es lo final, pero la realidad es mucho más horrorosa. Al final, el nacimiento de una raza humana controlada mediante una mente programada es también necesario para el nacimiento de algo infinitamente más aterrador: el nacimiento del MAL. Ya que como H. P. Lovecraft escribió en "La Llamada de Cthulhu",

«El culto nunca moriría hasta que las estrellas aparecieran adecuadamente otra vez, y los sacerdotes secretos sacarían al gran Cthulhu desde su tumba para revivir a sus súbditos y reanudar su gobierno de la Tierra. El tiempo sería fácil de conocer, ya que entonces la Humanidad habría llegado a ser como los Grandes Antiguos: libre y salvaje, y más allá del bien y el mal, con leyes y morales hechas a un lado y todos los hombres gritando y matando y deleitándose de alegría. Entonces los Antiguos liberados les enseñarían nuevos modos de gritar y matar y de deleitarse y disfrutar de sí mismos, y toda la Tierra ardería en un holocausto de éxtasis y libertad».

Mientras esto puede parecerse a unos fenómenos recientes para algunos, la verdad es que el matar o el ofrecimiento de sacrificios a Kali ha estado ocurriendo desde tiempo inmemorial. Y es esto lo que ha sido últimamente la fuerza impulsora detrás de todo conflicto humano. ¿Es alguna maravilla que nuestros monumentos conmemorativos de guerra a menudo representen a soldados caídos bajo una estatua de la diosa?. "Por medio de un sacrificio humano con ritos apropiados, la diosa permanece satisfecha durante mil años", leemos en el Kalika Purana, una escritura hindú de aproximadamente el siglo X d.C.:

«...por el sacrificio de tres hombres, cien mil años. Shiva, en su aspecto terrible, el consorte de la diosa, es apaciguado durante tres mil años por un ofrecimiento de carne humana, pues la sangre, si es inmediatamente consagrada, se convierte en ambrosía, y puesto que la cabeza y el cuerpo son extremadamente gratificantes, éstos deberían ser presentados en la adoración de la diosa».

La pregunta que ahora surge es si éste es el modo en que el futuro tiene que ser. ¿Tenemos que ser sacrificados en el altar del globalismo predador? Afortunadamente, no tiene que ser así. Para formar el futuro en una manera más positiva tenemos que comprender que todo lo que vemos alrededor de nosotros —la caída de la República, Trixieland, la amnesia intelectual, el materialismo ateo, la jaula de hierro, el racionalismo excesivo, la violación de la Tierra, sombría e indomable, la Tierra Baldía— son todos síntomas de un estado interno de decadencia psíquica. Además, debemos entender que, como una araña que teje una red, somos los constructores de nuestro propio destino. Tejemos posibilidades, aquí en la confusión, mediante nuestros pensamientos; el pensamiento es el arquitecto. Y de esa manera recordemos y tengamos presente lo que Doc dijo a Marty al final de la película "Regreso al Futuro III":

«Tu futuro es lo que tú haces. ¡Así que haz uno bueno!».–
Fuente: http://editorial-streicher.blogspot.com/2014/02/sobre-la-guerra-contra-el-lenguaje.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails