sábado, 21 de enero de 2012

La Conciencia 4D... Es Ahora Nuestra Arena y El Reino de las Ideas y la Imaginación




5 Enero 2012
del Sitio Web PreventDisease,
traducción de Adela Kaufmann
Versión original

La cuarta dimensión es ahora nuestra arena.

Cuando se le pidió a Edgar Cayce a dar una definición simple de esta dimensión, contestó con una sola palabra: "idea".

Independientemente, el psiquiatra Carl Jung dio exactamente la misma definición de una sola palabra. La cuarta dimensión es el reino de las ideas, el mundo de la imaginación en el que podemos hacer que cualquier cosa suceda.

Es un mundo grande, infinito, sin duda lo suficientemente grande como para que uno se pierda en él a menos que sepa el secreto de la navegación.
La conciencia de cuarta dimensión es la conciencia del punto, la longitud, la anchura, la altura, el volumen y el tiempo.

La cuarta dimensión es también conocida como el Plano Astral, y la conciencia primaria de esta dimensión es el cuerpo astral, que es también conocido como el "hombre superior".

Debido a que el salto de octava de la vibración de la tercera a la cuarta dimensión, el cuerpo astral es de una vibración más elevada conocida como la percepción cuatro- dimensional etérea del pasado, presente, y el futuro es más fluido, al ir cambiando las leyes del tiempo y el espacio.

En la cuarta dimensión, podemos reintegrar nuestra identidad de grupo, sin la pérdida de nuestro ego personal, ya que es la última vibración en donde los vehículos físicos son utilizados para contener la conciencia individual. Sin embargo, debido a la naturaleza fluida del tiempo y el espacio, nuestras formas astrales, naturalmente se transforman.

Por lo tanto, hay una gran movilidad de la forma. Es el reino de los "metamorfos" de los que habla la mitología.

Un chamán o persona santa que puede cambiar de forma ha aprendido a anclar su forma astral sobre la tercera dimensión tan completamente que puede cambiar temporalmente su forma tridimensional.

Drunvalo Melchizedek, autor de varios libros sobre la conciencia, declaró que la cuarta dimensión es,

"Mil veces más interesante que aquí [3ª dimensión].

Cada respiración es como una eternidad, es tan especial. Hemos perdido nuestra conexión con Dios aquí y no nos acordamos de lo que es tener a Dios en nosotros ya nuestro alrededor, moviéndose a través de nosotros, y estando íntimamente relacionado con Dios, de modo que, lo que sea que esté pensando y lo que usted está sintiendo es directamente creado.

Usted podría ir a la cuarta dimensión y recrear realmente la tercera dimensión... usted rápidamente se da cuenta que lo que está pensando comienza a suceder, y la idea de que estamos separados se vuelve muy rápidamente en algo sin sentido".

Esta divertida paradoja muestra el problema de discutir la cuarta dimensión con las condiciones derivadas del mundo tridimensional.

Incluso decir "movimiento" en la cuarta dimensión se está prestando del mundo tridimensional del tiempo y el espacio. Tal vez sería mejor decir "cambios" en lugar de movimiento, cuando se discute la cuarta dimensión, ya que podemos "viajar" en la cuarta dimensión sin movernos en absoluto. En realidad no viajamos, sino que más bien cambiamos nuestras intenciones y por lo tanto también el patrón de nuestra experiencia.

Contemplar la cuarta dimensión es un ejercicio muy útil.
La cuarta dimensión ofrece una adición novedosa e intrigante a nuestra visión del mundo que se está volviendo particularmente importante hoy en día. Proporciona la necesaria etapa en la que podemos experimentar la realidad del alma. En un tiempo en donde más y más gente está deseando tener una relación con el alma, es importante contar con su propia naturaleza de la cuarta dimensión.

Gran parte de nuestra vida de la tercera dimensión también existe en la cuarta dimensión en un formato de una vibración más elevada, pero no somos conscientes de ello debido a que la realidad no está en sintonía con nuestro tiempo y espacio físico. Podemos tener un sueño de toda una vida y despertarnos para encontrar que sólo han pasado cinco minutos de nuestro tiempo físico.

Nuestra realidad astral, así como nuestras encarnaciones físicas no son perceptibles para nosotros mismos en la tercera dimensión, a menos que nos hayamos recordado nuestra conciencia multidimensional.

La cuarta dimensión es el reino que sostiene la conciencia de los componentes de primera y segunda dimensión de nuestro cuerpo tridimensional, así como todas las experiencias del pasado de esta vida nuestra y todas las otras vidas de la tercera dimensión. Podemos ampliar nuestra conciencia de la tercera dimensión hacia la cuarta dimensión a través de ganar conciencia de los mecanismos internos de nuestro cuerpo físico, al recordar nuestros sueños, y tener experiencias intensas de pasión, emoción, creatividad, y/o espiritualidad.

El plano astral es el reino de la vida onírica.

Cuando estamos "dormidos", no somos conscientes en la tercera dimensión, pero somos conscientes en la cuarta dimensión. El cuerpo astral de la cuarta dimensión posee avanzados sueños, imaginación, capacidad psíquica, intuición, magia y creatividad. A medida que expandimos nuestra mente a la frecuencia de la cuarta dimensión podemos experimentar cada vez más de estas cualidades mientras estemos en nuestra forma física.

El autor de Desarrollo Espiritual - Una Guía A Liberar A Su Alma, Richard Barrett señaló que,

"Hemos bloqueado esta perspectiva, acondicionados con la tercera dimensión", cuando se le preguntó por qué no estamos más conscientes de las realidades de la cuarta dimensión.

La conciencia física es tridimensional, la conciencia del alma es de la cuarta dimensión.

La conciencia tridimensional tiene las cualidades básicas, explica Barrett, de tiempo, espacio y materia. Estas cualidades crean la experiencia de la separación, la muerte y la masa. La conciencia de cuarta dimensión, por otra parte, tiene las cualidades básicas de la atemporalidad, la no-espacialidad y la energía. Estas cualidades crean las experiencias de unidad, el ser y el flujo. En la cuarta dimensión, hay conciencia de la eternidad, donde el pasado y el futuro coexisten simultáneamente.

Hay conciencia de la omnipresencia, en la que todo está ubicado justo aquí.

En otras palabras, el aquí y ahora es el "Hogar Central" de la cuarta dimensión. Hay un sentido en el aquí y ahora de una sensación permanente de ser. Ese ser no es de cosas, sino de energía.

Como lo dice Barrett,

"En la cuarta dimensión de conciencia existe un sólo un momento eterno que llamamos ahora y todo existe en formas de energía."

Algunas personas nacen con una conexión innata con su ser de la cuarta dimensión y deben "trabajar" para anclar su conciencia en un mundo de tercera dimensión que a menudo se siente ajeno y hostil.

Otros nacen sin esta conexión despertada, y por lo general se sienten más cómodos y "en casa" dentro del paradigma de la tercera dimensión.

Estas personas a menudo se sienten aisladas de las porciones dimensionales más elevadas de sí mismos e incluso pueden no creer que siquiera exista el "yo superior".

Sin embargo, nuestro cuerpo astral existe, y su vibración más alta es nuestro Guía Espiritual. Al igual que una persona en la cima de la montaña puede observar y guiar a los residentes del valle abajo, nuestro ser superior astral puede observar sobre la tercera dimensión y guiarnos. A través de la percepción expandida de nosotros mismos del Yo de la cuarta dimensión podemos crear grandes cambios en nuestro mundo físico.

Sin embargo, la cuarta dimensión aún tiene la polarización de la luz y la oscuridad, y este reino no es necesariamente más amoroso, sobre todo en los sub-planos inferiores. En la cuarta dimensión el pensamiento y los sentimientos crean una realidad mucho más rápidamente que en la tercera dimensión, y el miedo puede crear el mal con tanta facilidad como el amor puede crear la belleza y la alegría.

La emoción del miedo, y una fijación en las circunstancias externas son síntomas de apego al mundo 3-D.

  • El amor es una expresión de la cuarta, una conciencia en común de todas las formas de energía de nuestra unidad esencial.
  • La intención es el secreto de la navegación en este campo.

Algo muy importante para nosotros es buscar la intención del alma que hay detrás de cada experiencia, para ver lo que estamos tratando de aprender. En el análisis final, la lección más importante es que nuestros ideales se convierten en nuestros destinos.

¿Cual es el tuyo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails