domingo, 22 de enero de 2012

2012: El Negocio de los Falsos Profetas


                                                                2012: El Negocio de los Falsos Profetas
por Ibn Asad

Que no se pueda contener el desastre actual no va a servir de disculpa para la indolencia, la indiferencia o el silencio ante una lacra que verdaderamente indigna, en el sentido completo de la palabra tan en boga, “indignación”.

Se han escrito artículos sobre ello, se ha hecho referencia en libros y se ha advertido por activa y por pasiva en los últimos cinco años; y aún así, la actual sinvergüencería de fechas señaladas, propagandas pseudo-científicas y productos comerciales de aspecto profético, obligan a aceptar el deber de combatir estas agresiones al sentido común y las buenas formas. Nos estamos refiriendo a la epidemia de falsos profetas que en las últimas dos décadas proliferaron hasta llegar al grotesco punto en el parecen acordar concentrarse en la superstición de un año (-2012-) que sirve de coartada de no pocos delincuentes. No son sólo “mercaderes en el templo”, sino también constructores de falsos templos con funciones solapadas de centro comercial. No son sólo “buscavidas”, son también arruinadores de vidas: las de sus prosélitos. No son sólo charlatanes aterrorizando o ilusionando sobre supercherías vaticinadas, son también criminales con una función bien definida en esta desintegración global de la Inteligencia, de la Justicia y –en definitiva- del ser humano tal y como lo conocemos hoy.


Si la contra-tradición y la irreligiosidad han aumentado hasta este punto, y este punto tiene nombre y forma de año señalado, tomémonos en serio ese año (2012) así como todos los atropellos y barbaridades que han inspirado a esa cuadrilla de maleantes blasfemos que osan hacer parodias de ejercicios proféticos sin ningún tipo de autoridad ni cualificación. Por supuesto, nos estamos refiriendo a todos esos “falsos profetas”, sin hacer ninguna distinción entre ellos. Todos ellos -poco importa aquí su nacionalidad, raza o nombres propios- nos merecen el mismo desprecio.

Sobre profetismo y sobre los abusos pseudo-proféticos de la modernidad

Parece necesario decir qué una “profecía” es el don sobrenatural para pronunciar palabras por inspiración divina, es decir, en nombre de Dios. El que tiene ese don, es el “profeta”. Si alguien no tiene esa cualidad, no es ni podrá ser “profeta”, aunque así diga llamarse. En ese caso, ese sujeto no será otra cosa que un impostor y los ejercicios e interpretaciones que alguien así puede llamar “profecías”, no serán más que imposturas, es decir, las tareas propias del impostor. Todos y cada uno de los llamados “profetas” de la modernidad (todos y cada uno con sus falsas “profecías”) son impostores vendiendo imposturas. No son otra cosa.

La “profecía” es una palabra latina (prophetia) que tiene su equivalente en todas las lenguas, y muy especialmente en las lenguas vernáculas de las diversas tradiciones, como el latín lo fue de la católica, y el sánscrito, el hebreo y el árabe, lo son (sí: aún lo son) de expresiones tradicionales todavía vivas. Y es que en todas las expresiones tradicionales (no importa cuál), las profecías (es decir, los ejercicios propios de los profetas) constituyen la “Revelación” (la Shruti en India) en donde se apoya una civilización para instituirse. Por lo tanto es difícil determinar el número de profetas que han existido a lo largo de toda la historia de la humanidad. El Islam y sus hadices hablan de 124.000 profetas, la Smrti hindú habla de 320.000 rishis y todas las fuentes tradicionales que restan reconocen que cada pueblo tuvo su profeta. 

Todos los profetas hablan a su pueblo en una lengua vernácula, ejerciendo el papel de decodificadores del conocimiento metafísico revelado por la divinidad… ¿pero qué ocurre cuando ya no existen los pueblos, cuando el ser humano es analfabeto en términos tradicionales, cuando la metafísica no es más que una ciencia infusa dentro del taciturno panorama intelectual, y -más grave aún- cuando tanto el individuo moderno como todas y cada una de las instituciones de la civilización han negado cualquier principio de divinidad? Pues que no es posible ni profeta ni profecía surgidos de tales circunstancias. Los falsos profetas de la modernidad hablan de “profecías” sin Dios… y esto es algo más que un sinsentido. Resulta ridículo hacer profecías sin reconocer la divinidad que inspira el ejercicio profético. Por lo tanto: si no es posible la existencia de un profeta contemporáneo, ¿por qué hoy en día hay tantos y tantos sujetos que dicen hacer “profecías” y además divagan sobre fechas del juicio final, vaticinios apocalípticos y estafas premonitorias? Pues porque son “falsos profetas”, e incluso la revelación legítima de todas las tradiciones hablaron de ellos como un “signo” de los tiempos que vivimos.

¿Qué nos dice la memoria tradicional de estos tiempos, de los “falsos profetas” y de su sinvergüencería? 

Pues exactamente lo que vemos ocurre ahora. La cadena profética hace ya varios siglos que se selló (jatim al-anbiya'), la presencia espiritual parece alejarse completamente de la historia del hombre, y una serie de “signos” avisan al ser humano de la proximidad de una “hora” que sólo la divinidad conoce. Uno de esos “signos” es la agitación causada por infames “falsos profetas” que abundarán (¡ya abundan!) hasta tal punto que la confusión y la ignorancia se extenderán entre los hombres de una manera hasta entonces desconocida. Se trata de una crisis inédita, profunda, con varios movimientos espirales hacia el abismo, en donde la decadencia nos sorprenderá a todos en el que parecerá siempre el punto más bajo, cayendo más y más, hacia un límite inferior que nadie conoce y que nadie puede datar.

La Metafísica es el conocimiento de los principios universales, y por ello, en la medida en que las diferentes expresiones tradicionales se acercan a esos principios, ellas se muestran unánimes. Aunque existieron múltiples profetas (al menos tantos como pueblos), la verdad que todos ellos revelaron y expresaron en su contexto, es una única verdad. Se subraya: Una. Esa convergencia de las diferentes tradiciones no sólo se muestra con respecto al “principio” sino también con respecto al “fin”. Si la Metafísica aborda los principios universales, la Escatología trata el omega, los fines, las realidades últimas del universo. Uno de esos puntos escatológicos unánimes es la imposibilidad de la revelación profética en los tiempos modernos, así como la proliferación exponencial de “falsos profetas”. La Sunnah islámica, el Shastra hindú, las doctrinas escatológicas jainas, shaktas, mahayánicas… convergen en advertir al ser humano de las hordas de embaucadores, pseudo-gurúes, charlatanes, timadores, comerciales espirituales y criminales contra-intelectuales que aparecerán en los tiempos difíciles. Esos tiempos ya han llegado.

Canalizaciones, vaticinios terroristas y datación apocalíptica

Insistimos en destacar el importantísimo dato tradicional unánime de que tras el “sello profético” no habrá más profetas hasta el colapso de la presente humanidad; por lo tanto, las autodenominadas “profecías” actuales no serían tal cosa, de la misma manera que quienes se dedican a ello ni son ni podrán ser llamados “profetas” a no ser a modo de parodia con fines comerciales. La pregunta que alguien atento se hará es: ¿Entonces qué son esas “profecías” de la modernidad? Respuesta sin lugar a duda: Son peligrosísimas imposturas con perversas intenciones.

Los diversos movimientos, contra-tradiciones y neo-espiritualistas se dan la mano todos ellos en el sentimiento antirreligioso: todo lo que recuerde a la tergiversada noción moderna de “religión” debe ser perseguido y eliminado. Por ello, todos los términos fundamentales de las diversas expresiones tradicionales fueron usurpados, deformados y sustituidos por parodias amoldadas al proyecto desintegrador de la humanidad. Así, todo concepto tradicional fue parodiado por una serie de palabrería impostora, inventada, y -en algunos casos- diabólicamente perversa. Por ejemplo, el concepto legítimo de “profeta” fue sustituido por la sinvergüencería de “médiums, “sensitivos”, “adivinos”, “gurúes”, “sanadores”, etc… que conforman la oferta del mercachifle espiritual. Y como pantomima de las “profecías”, los modernos hablaron de “canalizaciones” (ya se habló del origen histórico moderno de esta palabreja en "La Falacia Fenomenica y la Mentira Extraterrestre" y su relación con el neo-espiritualismo kardecista y teosofista). Esta satánica sustitución de términos permite que cualquier cantamañanas sin escrúpulos con un mínimo don de palabra pueda engrosar las listas de los “falsos profetas” y vivir del abuso, la mentira y la charlatanería.

Porque no importa que esta gentuza se escude en desvaríos denominados “canalizaciones”, o en interpretaciones seculares y desautorizadas de oráculos propios de civilizaciones desaparecidas, o en teorías pseudo-científicas cimentadas con literatura de ficción fantástica… todo lo que la modernidad presenta como “profecía” es una burda mentira.

Todos estos embustes de new-agers, trileros de la Era de Acuario y astrónomos de delirante imaginación, responden a una misma estrategia comercial: impactar en la sociedad. Esto ahora se llama “publicidad”, y recientemente, en el S. XX, en años de enfrentamiento político, se llamaba “propaganda” (léase "Tecnocracia Global y Destrucción Familiar"). Lo cierto es que, en español castizo, estas técnicas siempre se han llamado “camelar”, “engatusar”, “engañar”. Y para engañar a una sociedad (dígase “publicitar” o “propagandear”), se necesita garantizar algo: el terror del engañado. Por eso, el procedimiento new-age es siempre aterrorizar al prosélito-cliente con fechas, catástrofes, desastres naturales, castigos medioambientales… y tras paralizar al moderno con esa imaginería de cartón piedra, pues se le vende una “salvación” en forma de secta, de curso terapeútico, de libelo, de dvd, de conferencia, de película, de lo que sea que se pueda vender. El terror es el motor de toda propaganda (o publicidad, o como quieran llamarlo), y los ignominiosos “falsos profetas” de la new-age, del neo-espiritualismo y de la sinvergüencería científica no son ni mucho menos una excepción. De hecho, son unos pioneros en ello: ya llevan varios siglos vendiendo el fin del mundo.

Antecedentes de la farsa apocalíptica y las fechas señaladas

No falla: allá donde se interpreten teorías escatológicas de forma desautorizada y descontextualizada, allá más temprano que tarde aparece un mentecato avispado que data la catástrofe total y se enriquece con ello… hasta que -¡claro!- llega la fecha señalada y no pasa nada. Los new-agers y neo-espiritualistas contemporáneos sólo imitan de forma masiva lo que los pioneros del apocalipsis fraudulento llevan haciendo, al menos durante los últimos cinco siglos. Para los que crean que esto del 2012 es nuevo… lo cierto es que hay tantos fines del mundo como años de la era moderna y como cretinos blasfemos dispuestos a aterrorizar al pueblo para conseguir lucro, fama o notoriedad.

En la Europa moderna, prácticamente cada nación tiene su propio anunciador fraudulento de catástrofes apocalípticas. En el S.XVI, el astrólogo germano Johannes Stoeffler anunció un gran diluvio para el 20 de Febrero de 1524 que acabaría con Europa y con todo el Sacro Imperio. Nada ocurrió aquel día, salvo que en la ciudad de Iggelheim, como comenzó un chaparrón, un hatajo de beatos salió en estampida y murieron aplastados más de doscientas personas.

Algo parecido ocurrió en el S.XVII, cuando se esperaba el 25 de Abril de 1666. Libros vendidos, ríos de tinta, histeria colectiva, políticos oportunistas y párrocos vendiendo la salvación… llegó la fecha y sólo se tuvo un espléndido día de primavera. Ni diluvios, ni justos salvados, ni trompetas, ni nada de nada.

En el S.XVIII, el británico William Whiston anunció el diluvio y su consecuente fin del mundo, el 13 de Octubre de 1736. Aquel día ni tan si quiera llovió en Londres. No fue el fin del mundo… pero los criminales aprovecharon la histeria social de aquella fecha para cometer fechorías en Londres. El número de violaciones, robos y asesinatos aumentó desorbitadamente aquella fecha.

En el S.XIX, el francmasón egiptólogo Charles Piazzi Smith quiso ver una profecía en la Pirámide de Gizé que databa el fin de la humanidad en 1881 del calendario cristiano. La casa real británica le siguió la corriente a este “falso profeta”, hasta el punto de nombrar a Smith astrónomo del Gran Imperio Británico. Llegó 1881 y la humanidad continuó. El Gran Imperio Británico también, y actualmente no sabríamos decir qué beneficios se extrajeron de esta superchería. Quizás fue el ensayo de un siglo que iba a obsesionarse con las fechas señaladas: el siglo XX.

Porque el S.XX fue el siglo del colapso total del catolicismo en Europa y su consecuente metástasis de los ocultismos, los teosofismos, los espiritismos y -finalmente- el satanismo que impera hoy en todas sus formas, mezclado con teorías pseudo-científicas y propaganda populista. Prácticamente cada año de la década de los sesenta fue vaticinado como “fin de era” por incontables grupos de hippies californianos. La presunta “Era de Acuario” comenzaba con una obsesión: acertar la fecha del fin del mundo como quien acierta los números en una partida de bingo. Ya en los setenta, el astrónomo y novelista John Gribbin (sí: ser astrónomo y novelista de ficción es no sólo compatible sino muy rentable en estos tiempos) fue best-seller con “Jupiter Effect” en el que, ni corto ni perezoso, anunciaba un alineamiento con Júpiter que provocaría un terremoto que acabaría con la ciudad de Los Angeles en la primavera de 1982. Y también en los setenta, otro astrónomo novelista (este israelita) Zecharia Sitchin comenzaría a divagar sobre los textos sumerios y un planeta completamente imaginario llamado “X”.

Y nos vamos a quedar con Sitchin, porque esta figura resulta clave para comprender lo que ocurrirá más tarde (es decir, hoy). Sitchin fue el mentor de una serie de “investigadores” (sin eufemismos: farsantes vendedores de mentiras) que siempre se irían a apoyar en una fecha, tanto para vaticinar catástrofes como para anunciar felices salvaciones políticas, medioambientales y extraterrestres. Primero se señaló el año 2000… y nada ocurrió aquel año. Nada al menos tan horrible como lo que ocurrió en Septiembre del año siguiente. Tras el fiasco del 2000, los charlatanes de la esfera Sitchin señalaron el año 2003 como año final. De hecho el propio Sitchin habló (publicó) sobre el año 2003 como año en el que el Planeta X pasaría cerca de La Tierra causando maremotos, diluvios y erupciones volcánicas masivas. Nibiru no pasó en 2003, pero no fue necesario para establecer las teorías sitchinianas en el vulgo anglosajón y el europeo. Junto con el israelita, el norteamericano Jordan Maxwell y el británico David Icke ayudaron a postergar todas las patrañas new-age sobre fechas de cambio de paradigma (acompañadas -como siempre- por catástrofes terribles que nunca suceden en la fecha señalada). Se pensó en 2012. Por un lado la fecha dejaba un intervalo de tiempo suficiente para la optimación del negocio de los new-agers. Por otro, el año coincidía con una época que cualquiera puede prever como crítica, y por lo tanto, idónea para la venta de sandeces con atuendo espiritual. Además, para dar un pretexto a la superchería, alguien dijo algo que aún nadie mínimamente autorizado en la materia ha conseguido probar: el fin del calendario de la civilización maya coincide con el año 2012, más aún, con el 21 de Diciembre del 2012 del calendario gregoriano. ¡Qué infeliz casualidad! ¡Vaya por Dios! ¡Mal sabían los enigmáticos y poco conocidos mayas que los sinvergüenzas modernos iban a usar su calendario para un circo comercial más!

2012: El Boom de mercado new-age

En los últimos diez años se han contabilizado más de 220 publicaciones de editoriales de masa que hablan de la “profecía” de 2012. La producción cinematográfica israelí-norteamericana “2012” ha recaudado 769 millones de dólares norteamericanos. Las productoras de Hollywood esperan al menos cuatro estrenos para este año del género catastrofista que serán blockbusters. Creo que ya hoy nadie duda que el 2012 es un negocio. Inmoral, mezquino, sucio… pero como ocurre con los negocios cuando tienen estas características, también muy lucrativo.

Lo que ocurre es que esto no es sólo un negocio ilícito, es algo aún peor. En "Satanismo y Contrainiciación en la Era Digital", intenté explicar los procedimientos de subterfugio que las fuerzas contraintelectuales emplean para avanzar en un proceso de desintegración ya muy avanzado. El interés económico es el motor de los inmiscuidos profesionalmente en esta trama, tales como “periodistas”, “científicos”, “astrónomos”, etc. Sin embargo, la motivación del artífice de esta confabulación no es el “dinero”, sino la destrucción de la intelectualidad. Se busca devastar todo atisbo de conocimiento tradicional, y como consecuencia directa, sepultar a la humanidad en la ciénaga de la ignorancia. Eso es la “new-age” y la “profecía del 2012” es tan sólo un episodio más de la farsa, ni muchísimo menos el último.
Por eso, todas estas supercherías son más graves de lo que aparentan, pues operan en la parte subconsciente de una población que ya puede considerarse “mundial”, en el sentido de que el poder de manipulación de las masas ya es total. Al datar en el futuro inmediato una catástrofe, un “fin de era”, un “cambio de consciencia”, etc., se introducen condicionamientos subconscientes en una aldea global ya diseñada desde -por lo menos- hace un siglo. La técnica de sugestión del vaticinio apocalíptico es idéntica a la del terrorismo que tanto se emplea hoy en día. El interés del terrorismo apocalíptico no es amenazar o ilusionar con unos fantasmas que no existen y que más tarde o temprano se mostrarán como fraudulentos, sino controlar psicológica y socialmente a un individuo despojado de armas para defenderse de semejante agresión intelectual. Por supuesto que sólo un porcentaje insignificante son tan estúpidos como para creer a pies juntillas en algunas de las predicciones para este año; sólo unos pocos esperan convencidos un cambio que no llegará; sólo un reducidísimo número de cándidos se suicidarán en grupo, en sectas y grupúsculos neo-espiritualistas. Sin embargo, el desastre más dañino del 2012 no está en estos pocos desgraciados, sino en el efecto sutil y profundo que esta sugestión de masas tendrá (ya tiene) en la población mundial moderna.

Ese daño se puede evaluar desde por lo menos la última década. Antes citamos a los ignominiosos Sitchin, Maxwell o Icke. Basta hacer una búsqueda rápida sobre “2012” en blogspot, wordreference, facebook y las principales redes sociales y servidores de blogs, para tomar el pulso a un segmento poblacional gravemente enfermo. Un aluvión de cantamañanas llevan más de un lustro vendiendo historias fantásticas, dvd´s, libelos, estrategias salvacionistas de rebajas… lo mínimo que podemos pedir desde aquí es que se denuncie a estos criminales y se les haga frente desmontando los estúpidos argumentos en donde construyen castillos de arena que el mismo paso del tiempo desmoronará sin piedad.

No obstante, tal y como dijimos al abrir este artículo, hoy parte de este desastre ya resulta inevitable. La devastación ética e intelectual generalizada parece ya imparable y reconocemos no poder proponer planes de defensa conjunta frente a todo este desmadre. Las sanguijuelas sacarán provecho del 2012. Los falsos profetas proliferarán cada día más. Toda desgracia que suceda en 2012 (pues siempre sucederán desgracias, no importa en qué año sea) será susceptible de haber sido “profetizada” por mercaderes de mentiras cada vez mejor organizados. Todo lo positivo que tenga este año será vendido como producto de un “fin de era”, una “mutación de la consciencia”, o patrañas semejantes. El 2012 es un año como otro cualquiera en esta decadente secuencia de la modernidad postrera, con la única peculiaridad de que los mercachifles espirituales harán su Agosto. Pues la única catástrofe bien pronosticada para 2012 es el Boom del negocio new-age.

Parece que el ábside de toda esta locura se alcanzará el 21 de Diciembre de 2012, día en el que -tal y como en 1524, 1666, 1736, 1881 ó 2000- no sucederá nada. Para los que pidan una recomendación para el 21 de Diciembre de 2012, invitamos a hacer lo que recomendamos hacer antes y después de cualquier fecha: seguir sirviendo a la Verdad, incansablemente.

Ibn Asad Enero de 2012
Descarga AQUÍ el artículo en PDF

3 comentarios:

  1. Independientemente del porcentaje de verdad que contenga el escrito, independientemente de lo que vaya a suceder en 2012 o de quién sean estas personas de la New Age, este escrito rezuma odio, fanatismo e intolerancia. Sugiero a su autor que tome un curso acelerado de respeto, tolerancia y de no juicio de las motivaciones de los demás. Entonces sería posible hablar de distintos puntos de vista, desde el respeto y la tolerancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucede que la verdad no tolera la mentira y sucede que no se debería tolerar lo intolerable, o quizás si? Por cierto que rezume odio y fanatismo es un juicio, respetable o no, que en este caso dicta usted. Así pues, todo es, o debe ser, respetable? y todo se debe tolerar? la verdad es que yo no tengo claro quién es el fanático después de leer su opinión... Si queremos verdades no toleraremos mentiras no es así? después podemos hablar largo y tendido de cual es la verdad la tuya o la mía?, pero lo que esta claro es que desde el punto de vista de la verdad la mentira no es ni respetable ni tolerable, es esto cierto?
      Además porque no hablamos del texto?? porque claro que es importante el porcentaje de verdad que contiene, claro que importa saber quienes son los new agers a quién se refiere, ya que quizás no sean personas respetables para todos... y también lo que suceda en 2012, que dejará a cada uno en su lugar... Si conoce algun buen curso de respeto y tolerancia le agradecería el contacto, eso si, por favor que no se resuma en que todo es respetable y todo es tolerable en esta vida... porque para mi entender engañar, estafar, aprovecharse de los demás y muchísimas otras actividades no son ni respetables, ni tolerables...
      Ahora bien usted es libre de respetar o no mi opinión, no creo que esté obligado a hacerlo, eso no le hará mejor o peor persona ni más o menos educado...

      Eliminar
  2. Es la luz una intolerante con la oscuridad, cuando en su presencia (la luz) no le deja lugar?

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails