miércoles, 14 de diciembre de 2011

Colombia: Juan Manuel Santos y "La Maldita Niña"



Uff, cómo no, la "Maldita Niña"
"Preocupa que lo haga quien debería estar más informado y quien debería liderar el proyecto de recuperación ambiental del país".
por Ramiro Velásquez Gómez 
Medellín. Diciembre 12 de 2011

Para el presidente Juan Manuel Santos la culpa de lo que sucede en este invierno, copia defectuosa del vivido en 2010-11, se debe a la maldita Niña. Simplista forma de calificar un fenómeno cíclico, natural.

Ha llovido y 2011 será el 10° año más caliente desde 1850 según la Organización Meteorológica Mundial. Será además el más caliente en haber experimentado un evento fuerte de La Niña. Quizás a eso se refería el Presidente: asocia fuerte con maldita, condicionado por la penosa historia nacional reciente.

El cambio climático toca a todo el planeta. Se cree que fenómenos como La Niña podrían hacerse más frecuentes o más fuertes. Estos eventos, cíclicos o no, tienen efectos más nocivos por el trato que en lo local se dé a los recursos naturales: tala, contaminación, desviación de ríos, invasión de cauces, etc.


La cuenca colombiana más importante es la del río Magdalena (24% del territorio continental y 80% de la población). En extensa investigación, el científico Juan Darío Restrepo halló que solo entre 1970 y 1990 se deforestó 42%.

El país, con 0,1% de la superficie continental del planeta, tala 360.000 hectáreas según fuentes independientes, y aporta 5% de la deforestación global (para el Ideam son 238.000 hectáreas/año de 2005 a 2010).

El río arrastra más de 160 toneladas de sedimentos por kilómetro cuadrado: la cuenca más deforestada de Suramérica y décima del mundo.

El Instituto Sinchi mostró que en la Amazonia se han perdido 42.000 kilómetros de selva, más que todo para ampliar la frontera agropecuaria.

La década pasada la deforestación nacional aumento 3,5 veces. Se otorgaron más de 9.000 títulos mineros, de 20.000 pedidos para explorar 22 millones de hectáreas de 114 millones que tiene Colombia. Un caso: los grandes proyectos mineros en Cesar pasaron de 3 a 10: 50% del departamento está titulado. Lógico, no toda licencia es en bosque.

Por 59 años los bogotanos discutieron dónde llevar las aguas residuales, mientras la Empresa de Acueducto y Alcantarillado las llevaba al río Bogotá, cita la Fundación Alverdevivo, habiéndose desoído la misión Wiesner, que hablaba de un sistema de tratamiento de aguas residuales.

De 50.000 hectáreas de humedales al río le quedan 700: fueron invadidas para construir una ciudad desordenada, que neciamente se ha tratado de proteger a punta de jarillones, como demostró amargamente la U. de la Sabana a fines de 2010. Donde está este centro del pensamiento y en Kennedy, inundado la semana pasada, hubo humedales.

Hay quienes culpan a las lluvias. Y a una maldita Niña. Allá ellos. Preocupa que lo haga quien debería estar más informado y quien debería liderar el proyecto de recuperación ambiental del país.

Ya vemos cómo se ha manejado el tema. Colombia es el tercer país más afectado por el cambio climático según el ministro Frank Pearl. Y éste no se detendrá. Sigan destruyendo y no compren balsas.

Maullido : Codechocó recibe casi todo su presupuesto de la tala del bosque: sus funcionarios tienen que dejar tumbar selva para devengar salario.

---



COLOMBIA

"Maldita Niña, ha sido el karma de mi Gobierno"


El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se refirió así al fenómeno climático que asola a su país. Las lluvias torrenciales provocaron inundaciones, desbordes de ríos y aludes que dejaron más de 130 muertos


"Estas lluvias que nos vienen afectando desde hace ya más de 16 meses, porque cuando llegamos al gobierno (en agosto de 20010) ya estaba lloviendo, y no ha dejado de llover... han sido de una intensidad que no habíamos visto nosotros en nuestra historia. Es el desastre natural más nocivo que más nos ha afectado en nuestra historia. Y La Niña sigue", se lamentó Santos al inaugurar un túnel en departamento de Cundinamarca, en el centro del país.

Los meteorólogos definen el fenómeno de La Niña como la influencia de corrientes frías en el Pacífico que provoca una cantidad exacerbada de lluvias. Desde septiembre y hasta la fecha, las lluvias que afectan a 27 de los 32 departamentos han cobrado la vida de, al menos, 130 personas y han dejado damnificados a más de 300 mil colombianos. En total, son un centenar los municipios que, según un reciente reporte lanzado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, están en peligro. De hecho, el Gobierno de Santos decretó alerta roja en siete de los 32 departamentos del país. El suelo que aguanta los aguaceros actuales no llegó a secarse, por lo que los deslizamientos están a la orden del día.

La alcaldesa interina de Bogotá, Clara López, declaró la emergencia por el inminente desborde del río Bogotá. Aseguró que la ciudad es altamente vulnerable a inundaciones y deslizamientos.

El departamento con más municipios en zonas de riesgo es Antioquia, con 30 poblaciones. Santander y Tolima también incluyen al menos una decena de localidades donde los Comités de Emergencia deben estar atentos a lluvias intensas y a las crecidas de los ríos, algunas de las causas de los derrumbes.

Los colombianos temen que se repitan tragedias recientes como la de Manizales, donde murieron 48 personas sepultadas por un alud. La historia de una familia que sobrevivió más de 15 horas enterrada bajo kilos y kilos de tierra fue considerada un milagro, y los afectados saben que, de presentarse la situación, no se repetirá.

Además, Colombia está al borde de la emergencia vial. La temporada de precipitaciones complica la circulación en las carreteras colombianas. Las amenazas de deslizamientos de tierra inhabilitan caminos, y las crecidas de los ríos directamente los destruyen.

Miércoles, 07 de Diciembre de 2011
http://www.minutocorrientes.com.ar/vernota.asp?id_noticia=18534

Artículo relacionado: Alerta Colombia: ¿vendieron parte del Chocó?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails