martes, 21 de abril de 2015

Un agente de la CIA retirado confiesa en el lecho de muerte ser el asesino de Marilyn Monroe


Un antiguo oficial de la C.I.A. ya retirado, Norman Hogdes, de 78 años, ha realizado una serie de confesiones sorprendentes desde que fue ingresado en el Hospital general Sentara en Norfolk (Virginia). Afirma que cometió 37 asesinatos para el gobierno estadounidense entre 1959 y 1972, incluyendo el de la actriz y modelo Marilyn Monroe.
Hodges jura que recuerda vívidamente cada uno de los asesinatos que cometió para la CIA. Afirma que los 37 asesinatos que ejecutó fueron ordenados por su comandante, el Mayor James “Jimmy” Hayworth.
“Teníamos pruebas de que Marilyn Monroe no sólo se había acostado con Kennedy, sino también con Fidel Castro” afirma M. Hodges. “Mi comandante, Jimmy Hayworth (fallecido en 2011), me dijo que tenía que morir, y que tenía que parecer un suicidio o una sobredosis. Yo nunca había matado a una mujer antes, pero obedecí órdenes … ¡lo hice por América! ¡Ella podría haber transmitido información estratégica para los comunistas, y eso no se podía permitir! ¡Ella tenía que morir! ¡Yo sólo hice lo que tenía que hacer! “

Marilyn Monroe murió entre la medianoche y la 1 de la mañana del 5 de agosto de 1962. El Sr. Hodges afirma que él entró en su habitación mientras dormía y le inyectó una dosis masiva de hidrato de cloral (un poderoso sedante), mezclado con Nembutal (un barbitúrico cuya sobredosis puede provocar un paro cardíaco, por lo que es la droga a la que más se recurre en los casos de eutanasia).
Dada la absoluta dependencia de la medicación en que se hallaba la “sex-symbol” en aquel periodo, fue fácil presentar su muerte como un abuso de la medicación, o, como se llegó a especular, con un suicidio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails