sábado, 10 de agosto de 2013

La Muerte de la Humanidad: Todo Un Negocio (Inminente Crisis Alimentaria Global)


Uno de los mayores agentes de materias primas del mundo celebra que las actuales catástrofes naturales y la inminente crisis alimentaria global van a dar mucho dinero. La empresa se llama Glencore y han dicho hace poco que "se van a forrar con la crisis de alimentos".

La destrucción del 45% de la producción anual de maíz y del 35% de soja en Estados Unidos, con cifras parecidas en los campos de “lo que sea” en Rusia y toda Asia, a causa del aumento de las condiciones de clima extremo, es el detonante para que los precios de los alimentos básicos alcancen precios prohibitivos en los próximos meses.

Y aunque pocos parecen querer hablar de ello,  todo apunta a que estamos, bajo el disfraz de crisis alimentaria, a las puertas de una matanza a escala global sin precedentes. A los países más pobres del planeta, esos que salen en los programas de caridad desde hace décadas sin que nadie en el primer mundo pareciera dudar de que era su destino forzoso, se les suma esta vez una Europa moribunda que se niega a desengancharse de la droga que la mantiene estupidizada siquiera para contemplar, con plena consciencia, su propia muerte y poder decir adiós con cierta dignidad.


Una Europa desahuciada hace tiempo pero cuyos habitantes, como bueno cristianos, aunque muchos se crean ateos no lo son desde la perspectiva inconsciente, sueñan con la resurrección de los muertos. Es así que gobiernos liderados por los mismos demonios que los hirieron de muerte, goldmansachitas y lehmanbrotheríes ahora vestidos de seres de luz, proyectan hologramas y juegan a inventar esperanzas en un mundo irreal, en el más grandioso homenaje que jamás se haya podido hacer a la postmodernidad y su patético terror a encarar la realidad de la existencia.

Si las cosas se pudieran cambiar de verdad, uno no se gastaría 130 millones de libras en el funeral de Europa… Corríjame si me equivoco, Lord Rothschild. Claro que, ante maestros del despiste, con usted nunca se sabe…

Lo que sí se sabe es que, en la última década, Barclays, Morgan Stanley y, como no, Goldman Sachs, además de otros cuantos miembros de la cuchipandi revienta-burbujas, han invertido 200 mil millones de dolares en el mercado de los bienes de consumo.

Dicen algunos que eso ha podido llevar a extremos “innecesarios” la gravedad de la crisis que se nos viene encima. Crisis económica, sistémica, alimentaria, medioambiental, humana, qué más da a estas alturas. Crisis. Nada más para los ciegos. Nada menos para los tuertos.

Pero el resto dice que esto es exagerar. Los que saben de finanzas aseguran que el mercado de futuros relacionados con los alimentos no hace tanto daño al mundo. Uno no entiende de finanzas, pero escuchó lo mismo cuando alguien protestó por la especulación inmobiliaria hace tan pocos años que ya nadie se acuerda.

La FAO (Food and Agricultural Organization), parte del corrupto entramado conocido como ONU, dice que no se puede esperar que los mercados actúen con ética, por lo que es necesario cambiar las reglas:
So now is the time to change the rules and regulations about how Glencore and other multinationals such as ADM and Monsanto operate. They know this and have been lobbying heavily around the world to water down and halt any reform. (Fuente: The Independent)
La pregunta que cabe hacerse es si esto tendrá lugar antes o después de que lleguen a un acuerdo con el Banco Mundial sobre lo que significa el concepto “crisis alimentaria”.
Curiosa cosa la condición humana. Mientras que los que controlan el juego reconocen abiertamente sus planes sobre el futuro, la inmensa mayoría que ni pincha ni corta se niega a creer que el futuro pueda ser así. Sin embargo, ambos bandos comparten la misma esencia “humana”: cuando sea demasiado tarde, harán aspavientos y mostrarán sus ansias por cambiar la realidad.

Unos para quedar bien y seguir engañando al mundo. Otros para sentirse bien y seguir engañándose sobre lo que es el mundo. La unión perfecta para que el planeta entre en la siguiente fase de este programa que uno no termina de entender muy bien.
Pero debe de ser que así es como debe ser, por mucho que duela. La manera de evitar ciertos tipos de muerte dulce es abofetear a la víctima, cada vez más fuerte según avanza en su inconsciencia. Pero, bueno, de eso ya se encarga Gaia

Aunque, si el aumento de catástrofes y de clima severo no es suficiente, el escritor y analista económico Paul Farrell ya ha advertido de que la historia por venir es la de la lucha por los últimos recursos. Una guerra mundial en un escenario de hambre global y catástrofes climáticas por doquier. Pero bueno de nuevo, quien quiera más detalles al respecto que los lea en los "medios serios". Dicen lo mismo, pero suena como más de verdad.

En fin, tanto tiempo criticando que vivimos entretenidos con fantasías para no ver la realidad, y resulta que estamos convirtiendo en realidad las fantasías de los últimos tiempos.

“Bienvenidos al desierto de lo real”, donde Hollywood hace documentales…



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails