lunes, 3 de septiembre de 2012

Etno/Genocidio y Ecocidio en la Amazonía, por Alexander Luzardo



Extracto del Artículo: "Ecocidio y Etnocidio en la Amazonía", publicado por la Revista NUEVA SOCIEDAD NRO. 53 MARZO-ABRIL 1981, PP. 51-64
Autor: Alexander Luzardo
Venezolano, sociólogo. Profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela. Investigador de la historia del movimiento obrero e indígena venezolano.
Descripción:
La Amazonia, la tierra prometida, el nuevo Dorado de Occidente. Tierra de mitos y leyendas. Hábitat de múltiples pueblos indígenas. La mayor reserva ecológica de que dispone el planeta. Torrenciales ríos y cataratas. Una flora y una fauna casi desconocidas para el hombre occidental.
El Amazonas es una inmensa cuenca cuya extensión es de 7 millones de Km². El territorio amazónico constituye la vigésima parte de la superficie sólida del globo terráqueo.
Brasil, Bolivia, Colombia, Perú, Ecuador, Guyana, Surinam y Venezuela comparten este territorio. La parte correspondiente al Brasil suma el 70 por ciento del total de la cuenca. El Amazonas venezolano suma aproximadamente 180.000 Km².


La Amazonia, cruzada por el río más caudaloso y extenso del mundo, con más de 1.000 afluentes, contiene la quinta parte del agua dulce del planeta que desagua en los océanos, especialmente en el Atlántico.
Se calcula que el 25% del oxígeno de todo el mundo se concentra en esta zona.

Una cuenca es una estructura que no es posible separar por demarcaciones de fronteras. Así tenemos que lo que sucede en el Amazonas brasileño afecta el Amazonas venezolano y viceversa y de la misma manera a los otros países de la cuenca.
La franja verde del Amazonas es uno de los pocos lugares de la tierra cuyos bosques son vírgenes, en el sentido de que su ecología original no ha sido transplantada como ha sucedido en casi todos los continentes. Esta inmensa selva representa el 25% de todos los bosques del planeta.1 Habitan en esta cuenca 1.800 variedades de aves y 2.000 de peces, entre los cuales se distinguen 400 especies ornamentales.
La Amazonia y sus habitantes los indígenas atraviesan por situaciones de extrema peligrosidad por la intensidad y dirección del modelo de desarrollo urbano industrial, violento y depredador. Para el capitalismo se trata de producir cada vez más, aunque esa producción implique el aniquilamiento del hombre y su ambiente.
En la región del Brasil la acción depredadora es la más notoria; la actuación de las compañías transnacionales, conjuntamente con el gobierno desarrollista amenaza con eliminar en menos de 30 años esta ecología. Los planes de desarrollo están acompañados de proyectos de colonización concebidos deliberadamente, en los cuales participan de manera privilegiada colonos europeos cuya mentalidad etno-centrista les permite justificar su acción colonizadora en nombre de su civilización y el progreso unilineal. Raúl Genet, ex sargento del ejército francés y hoy colono del Amazonas afirma: "... El Amazonas es tierra del hombre blanco. El europeo acaba siendo el jefe...". Con razón dice Brian Moynahan que el Amazonas será la última gran conquista del hombre blanco y, es que en América indohispánica la empresa colonizadora no ha terminado: por el contrario, adquirió nuevas formas y se mantiene así intacta en muchos lugares.
Los planes desarrollistas de ecocidas van acompañados de etnocidio y genocidio, ya que para los colonizadores no se justifica la presencia del indio en esta vasta región. Así lo afirma el general Fernando Ramos Pereira, gobernador del Estado Roraima, Brasil, quien sostiene: "... opino que un área tan rica en oro, diamante y uranio no puede permitirse el lujo de conservar a media docena de tribus indias que están deteniendo el desarrollo del Brasil..."
Los indígenas son hostigados constantemente; se recurre a todos los medios posibles para doblegarlos y exterminarlos.

"... Les regalan mantas infectadas con virus de viruela y azúcar con arsénico, se procura enviar a alguien que tenga tuberculosis o sarampión para que haga el primer contacto..."
Lucian Bodard en su libro "Masacre de Indios en el Amazonas", describe el proceso de liquidación de poblaciones enteras, entrega de alimentos envenenados, bombones con arsénico para los niños, torturas monstruosas, reducción a la esclavitud de los supervivientes, perversiones sexuales, prostitución de las mujeres, robo de tierra, etc.11
Brasil es el país con una acción más decidida para conquistar el Amazonia y exterminar a la población indígena. Desde el año 1900 hasta la actualidad murieron más de 1.000.000 de indios por efectos de la acción del Estado, colonos y misioneros.

La misma construcción de Brasilia es el juramento de lograr el progreso en todas sus formas, tanto a las buenas como a las malas. Un progreso que siempre ha llevado la muerte a los indios, dice Lucian Bodard.
Conocemos, por otra parte, la acción ecocida de empresas multinacionales como la Wolkswagen, la segunda empresa extranjera más importante de Brasil, que ha adquirido grandes extensiones de tierra; igual sucedió con la empresa Liquidas, de capital italiano. Empresas europeas, norteamericanas y japonesas emplean
pesticidas que matan a las aves e infectan y contaminan las aguas: Se extermina a los animales y los recursos madereros, como ha sucedido con el Estado de Espíritu Santo, Brasil. Ahí, lo que era un exuberante bosque tropical está siendo destruido rápidamente por los efectos de la colonización.
Los ríos, los bosques, los peces, lagunas, las tierras, todo este potencial ecológico de la humanidad está siendo liquidado.

Etnocidio y violación de la soberanía nacional. El caso de las nuevas tribus y el instituto
lingüístico de verano
¿Qué son las nuevas tribus? ¿Qué hacen en la Amazonia más de 300 norteamericanos?
¿Quién financia la compra de sus avionetas, lanchas, automóviles, pistas de aterrizaje, construcciones, red de comunicaciones? ¿Qué relación tienen con el Instituto Lingüístico de Verano? ¿Por qué su interés en penetrar a las comunidades indígenas? ¿Por qué sus actividades se desarrollan en zonas fronterizas y de vastos recursos naturales y minerales?

Las Nuevas Tribus se encuentran atrincheradas en Venezuela desde el año 1946.
Su acción se desarrolla en los Territorios Federal Amazonas y Delta Amacuro, los Estados Bolívar, Monagas y Apure, que cubren aproximadamente el 38% de la geografía nacional.
Desde el año 1954 gozan de un permiso indefinido emitido por el gobierno del dictador Marcos Pérez Jiménez.
La "labor misional" de las Nuevas Tribus está diseminada entre las comunidades indígenas Yelkuana, Piaroa, Curripacos, Yanomani, Baniva, Warao, Guajibo, etc.

Poseen toda una infraestructura compuesta de avionetas, pistas de aterrizaje construidas en forma estratégica, recursos para el mantenimiento diario de unas 100 personas que entran y salen del país. Para 1974, el nombre jurídico de esta organización era Misión Nuevas Tribus de Venezuela, Asociación Civil sin fines de lucro. La directiva estaba formada por Pablo C. Dye, presidente, Jaime Bou como vicepresidente (hoy presidente) y representante ante los organismos oficiales del gobierno nacional, y Donald H. Bodin, tesorero; como vocales aparecen Jacob Toews, Cecil Neese, Francis Cochran y Frederick Findley. El señor Donald Bodin era para la fecha encargado de la red Radio de Comunicaciones.

Los centros de operaciones son los siguientes: Tamatama, Alto Orinoco, T. F. Amazonas, Sterra Parima, T.F. Amazonas, Coyowateri, Alto Orinoco, T. F. Amazonas, cada uno de ellos habitado por familias.
los hechos hablan por sí solos: el Estado no puede controlar las actividades de las Nuevas Tribus. En otras palabras, las Nuevas Tribus son un Estado dentro de otro Estado. Por lo demás, una gran parte de la población indígena colonizada desde niños es controlada y manipulada por los misioneros norteamericanos.
Nosotros nos preguntamos: ¿Puede un Estado, de acuerdo con las condiciones geopolíticas actuales, tolerar la presencia de una organización que dispone de una logística, infraestructura y una influencia en la población, superior al Estado? ¿Debe la nación venezolana correr el riesgo de que esta organización controle absolutamente un territorio fronterizo y de comprobada ubicación estratégica? ¿Será tanta la inocencia e ingenuidad de nuestros gobernantes?
La proliferación de sectas "religiosas" forma parte de las nuevas formas de penetración. Por ejemplo, el Instituto de Verano predica una forma de protestantismo que consiste en la creencia de que Cristo volverá a la tierra a gobernar por 1.000 años: "La fuerza motriz del milenarismo del Instituto de Verano es la creencia concreta de que Cristo regresará a la tierra después de que 'su palabra' haya sido traducida a todos los idiomas del mundo".15
Etnocidio

El etnocidio se define como el acto de destrucción de una cultura. La acción etnocida se diferencia del genocidio ya que éste significa el exterminio físico.En verdad es difícil deslindar entre los dos conceptos, ya que uno implica el otro. Mosonyi prefiere hablar de etnogenocidio, ya que permite captar el proceso colonialista en toda su dimensión socio-cultural.
En el caso de las Nuevas Tribus su acción niega la esencia de la cultura indígena.

El párrafo que transcribimos a continuación, de una película elaborada para la Universidad de Harvard, y que recoge el testimonio de misioneros de las Nuevas Tribus en Venezuela, constituye una prueba contundente de etnocidio: "Cuando la civilización entra en sus vidas, su vieja cultura es destruida, pero, al mismo tiempo, ellos no logran encajar dentro de la nueva cultura y, por lo tanto, quedan como mal ubicados".20
Las "misiones" violan la Declaración Universal de los Derechos Humanos, los tratados internacionales y la Constitución Nacional, ya que ellos condenan el etnocidio.
La Biblia "traducida" al idioma panare por las Nuevas Tribus dice: "Todos malos -
dijo Dios - absolutamente todos. No hay buenos - dice Dios - porque todos los indios
son malos...".

El indígena guajibo Julio Jiménez, ex-misionero, formado desde joven por las Nuevas Tribus, viajó como parte de las actividades misionales a Brasil, en 1957, y luego a Estados Unidos en 1958, donde estudió 2 años en el Instituto Lingüístico de Verano, en Wisconsin.21
En filmación y grabación de Julio Jiménez realizada por el cineasta Carlos Azpurua, señala: "... ellos consideraron que era también necesario que yo me adiestrara mucho más, que me fuera a un Instituto Lingüístico que ellos tienen en Estados Unidos".
"La misión Nuevas Tribus considera que es indispensable estar bien entrenados lingüísticamente antes de ir a cualquier campo de trabajo, porque estima que la manera de penetrar a cualquier grupo étnico del mundo - no solamente de aquí, de Venezuela o del Territorio Amazonas - es a través de la lengua nativa, de la
lengua vernácula"22

La acción etnocida y lingüística es rigurosamente preparada; los misioneros son entrenados en el ya citado Instituto Lingüístico de Verano. Primero se aprende la lengua indígena, luego se traduce la Biblia a la propia lengua indígena y se implementa un programa de "alfabetización", en donde se empieza a atentar contra la lengua y la cultura milenaria. Se empieza a cambiar desde niños los valores de la
comunidad, se les induce a olvidar su cultura, su propia religión, costumbres, bailes; en fin, se destruye a un ser humano y su comunidad. Se consuma el etnocidio en el más alto grado.
Notas: 
9 Jefe Indio Luther Standing Bear- Sioux Orpala". Discurso ante el Presidente de los Estados Unidos en 1874.
10 Brian Moynahan, Revista Resumen. 10/07/1979.
11 Lucian Bodard: "Masacre de Indios" Titulo original: "Le Masacre des Indiens" Pág. 11. Edición española, Tiempo Nuevo, 1970, Caracas-Venezuela.
12 Lecler G.: "Antropología y Colonialismo" Imperialismo colonial y antropología, Pág. 44.
Reproducción y circulación interna. Escuela de Sociología y Antropología, Universidad Central de Venezuela.
13 NSIPS, Informa. El Imperio del Instituto Lingüístico de Verano. New Solidarity International, Press Service.
14 NSIPS. El Imperio del Instituto Lingüístico de Verano. Vol. IV, No. 24, del 16 al 22 de enero de 1979 (New Solidarity)
15 NSIPS. Pág. 6.
16 Mosonyi, Esteban E.: Actes Du XLII Congress International des Americanistes. París 2-9 septiembre, 1976, Vol. II. Responsabilidades humanas y profesionales del lingüísta frente a los pueblos indígenas americanos. Pág. 491.

Enlace para descarga del Artículo completo: Etnocidio y Ecocidio en el Amazonas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails