martes, 5 de noviembre de 2013

Falung Gong en China: Excusa para un Genocidio de millones de inocentes: Torturas y Tráfico de Órganos


Celebrando el 17 Aniversario de Falun Dafa en Londres
Génesis de la persecución

Falun Gong fue presentado por primera vez al público en 1992 en China. Debido a los grandes beneficios en la salud y el estándar moral que la gente experimentaba, su popularidad creció muy rápidamente. El Sr. Li Hongzhi recibió miles de premios y reconocimientos de diferentes oficinas gubernamentales y organizaciones por los inmensos beneficios que Falun Gong aportó a la humanidad y fue nominado en dos ocasiones al Premio Nobel de la Paz.

En 1995, el Sr. Li Hongzhi fue invitado a impartir sus enseñanzas en Francia. Ese fue el principio de la extensión de la práctica fuera de China que pronto se propagó por todo el mundo. Fue precisamente esta popularidad la que representó un dilema para el partido comunista, que habitualmente exhibe cero tolerancia hacia cualquier voz alternativa.
Desde 1996 el régimen puso en marcha una política de desacreditación hacía Falun Gong a través de los medios de comunicación, prohibió la venta de sus libros y reprimió la práctica en los parques.

En 1999, el régimen comunista estimó que el número de practicantes de Falun Gong en China oscilaba entre los 70 y los 100 millones. Este vertiginoso crecimiento del número de personas practicando Falun Dafa infundió un profundo temor en la autoridad central que pensaba que estaba perdiendo su control sobre el pueblo.


Una excusa para el genocidio

En 1999, el régimen comunista estimó que el número de practicantes de Falun Gong en China oscilaba entre los 70 y los 100 millones.
El 25 de abril de 1999 será un día para recordar en la historia. Este día, más de 10.000 practicantes de Falun Gong, depositando su confianza y esperanzas en el régimen chino, ejercitaron su derecho constitucional de apelar ante las autoridades. Trataban de recuperar el derecho a practicar libremente Falun Gong, como habían venido haciendo durante los últimos años y solicitaban la liberación de 45 practicantes que habían sido detenidos cuando fueron a instar a una editorial a que rectificara un artículo difamatorio que había publicado sobre Falun Dafa. Acudieron a la Oficina de Apelaciones Estatal de Zhongnanhai a instancias de la policía de Tianji, donde se produjo el mencionado incidente.

Esta multitudinaria pero silenciosa, pacífica y espontánea reunión, fue el detonante que desató la irracional ira de Jian Zeming. De abril a junio de 1999, decidió tratar a Falun Gong como el mayor enemigo político del país, empleando todos los medios a su alcance para destruir la práctica de Falun Gong. La principal razón de esta reacción, fue el miedo a cualquier movimiento popular no controlado por el partido; el elevado número de practicantes, junto con la extraordinaria organización de la que hicieron gala los manifestantes de Zhongnanhai les resultaron alarmantes. La segunda razón fue, el temor de Jian Zemin de que se produjeran divisiones dentro del propio partido si los cuadros de mando que pertenecían a Falun Gong decidían transformar el movimiento en una fuerza opositora. Así, el 20 de julio de 1999 la práctica de Falun Gong fue declarada ilegal en China.

Esta fecha marcó el inicio de una sangrienta campaña nacional de erradicación de Falun Gong. Libros, vídeos y cintas fueron destruidas a gran escala. Miles de personas fueron hacinadas en estadios antes de ser enviadas a campos de trabajos forzados. No hubo juicios y todas las muertes de practicantes eran registradas como “suicidios”. Hasta la fecha hay muertes documentadas.



La Oficina 6-10

Quema pública de libros y material del Falun Dafa.

Practicante occidental siendo arrestado en Tianamen durante una protesta pacífica.

Como la Gestapo de Hitler, la Oficina 6-10 es un cuerpo extra constitucional con poder incuestionable cuyo objetivo es el terror. Creada por Jiang Zemin, lleva operando sin ningún tipo de restricción durante 10 años y tiene como único objetivo localizar y aislar a cualquier practicante de Falun Gong y hacer caer sobre él todo el peso del estado y la sociedad.

Su singular capacidad para el terror depende, en primer lugar de la manera en que penetra la sociedad china de arriba a abajo. El Comité Central de la Oficina 6-10 tiene rango ministerial. Cada provincia, ciudad, condado y población tiene su propia Oficina 6-10 así como, cada universidad, entidad gubernamental o corporación pública.

Su función es clara, cumplir con el mandato de Jiang Zemin: “Erradicar Falun Gong; difamando sus reputaciones, arruinándolos económicamente y destruyéndolos físicamente.”
El Washington Post (5 de agosto de 2001) informó que a principios de 2001, la Oficina 6-10 comenzó la tarea de identificar a todos los practicantes de Falun Gong con el objeto de someterles a sesiones de “lavado de cerebro”. A este efecto, se creó una red de “centros de lavado de cerebro” por todo el país.

Los practicantes de Falun Gong son despedidos de sus trabajos, extorsionados y sus hogares saqueados. Muchos viven en las calles en un intento de proteger a sus familias de las represalias, forzados a huir y esconderse.

“Ninguna medida es demasiado extrema” para lograr la transformación de los practicantes de Falun Gong; ésa es la directiva a seguir. La Oficina 6-10 se esfuerza en entrenar a la policía en métodos de tortura más efectivos: Policías en las cárceles golpean y patean a los practicantes durante horas, usan bastones eléctricos con cargas de 25.000 voltios que queman la piel y producen ampollas además de dañar el sistema nervioso; las mujeres sufren toda clase de abusos sexuales, violaciones en masa y abortos tardíos forzados; en hospitales, grandes dosis de drogas psicotrópicas son administradas junto con electro shocks; atizadores al rojo vivo queman la piel hasta el músculo; agujas de acupuntura se clavan en las partes más sensibles y luego se conectan a corrientes de alto voltaje; agujas se clavan bajo las uñas; se cuelga a los practicantes de camisas de fuerza, con la consecuencia de que algunos se rompen el cuello.

Después de que el Wall Street Journal y el Washington Post, así como muchos políticos de todo el mundo expresaran públicamente su preocupación por estos hechos y tras la apertura de varias causas por genocidio, tortura y crímenes contra la humanidad en varios países, el Partido Comunista Chino anunció en octubre de 2003 que la Oficina 6-10 había sido desmantelada. Su nombre ha desaparecido de todos los entornos gubernamentales chinos, pero las torturas, las extorsiones y las muertes siguen sucediendo de forma ininterrumpida, el terror sigue vigente.


Tráfico de órganos

Agentes arrestando a un practicante en la Plaza de Tianamen.
Métodos de Tortura Usados

El reconocido abogado de derechos humanos, David Matas y el ex-Secretario de Estado canadiense para Ásia-Pácifico David Kilgour, han conducido una exhaustiva investigación independiente sobre la extracción de órganos a practicantes de Falun Gong vivos en China. Tras un intensivo análisis de evidencias, la conclusión de su informe es:

“Basado en nuestra investigación adicional, reforzamos nuestra conclusión original de que los alegatos son verdaderos. Creemos que ha habido y continúa ocurriendo hasta hoy una sustracción de órganos no voluntaria de practicantes de Falun Gong a gran escala. Llegamos a la conclusión de que el régimen de China y sus agencias en numerosas partes del país, particularmente hospitales pero también centros de detención y “Cortes populares”, a partir de 1999 han asesinado a un número grande pero desconocido de prisioneros de conciencia de Falun Gong. Sus órganos vitales, incluyendo corazones, riñones, hígados y córneas, fueron sustraídos simultáneamente de manera no voluntaria para venderlos a precios elevados, a veces a extranjeros, quienes normalmente tienen largas esperas para las donaciones voluntarias de tales órganos en sus países de origen.”(http://www.lagranepoca.com/articles/2007/05/29/689.html)

La famosa imagen de una figura tratando de detener el avance de los tanques en Tiananmen sirve de recordatorio de los sacrificios que el pueblo de China ha tenido que hacer a lo largo de los años para que su voz sea oída. A pesar del anonimato de ese estudiante, su mensaje es eterno. Quizá el legado de Zhongnanhai será un día recogido en los libros de historia como un evento ejemplar del coraje y la dignidad de la gente de China.

Fuente: http://www.falundafa.es/acerca_persecusion.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails