Dichas máscaras han sido fabricadas en Estados Unidos, bajo supervisión del gobierno de Washington, y están diseñadas para infundir miedo y para proteger a los representantes policiales de posibles ataques. 

Hechas de goma especial y muy resistentes.