domingo, 3 de enero de 2016

Sobre cómo la Iglesia Católica reclamó la Propiedad de todo el Mundo...



14 Diciembre 2015, del Sitio Web TabuBlog



Esta es una excelente extracto de uno de los principales historiadores del imperio católico, Avro Manhattan en su libro, "Los Billones del Vaticano - The Vatican Billions".

En él, narra cómo la Iglesia Católica Romana ha reclamado derechos sobre todos los reinos y todas las tierras desde los días de la "Donación de Constantino".

Al igual que muchos documentos del Vaticano, completamente formados de la nada por un Papa u otro. Esta es la historia no contada de que toda la necesidad de difundir y transmitir en cuanto a los verdaderos dueños y gobernantes de su imperio mundial. 

Avro Manhattan era la principal autoridad del mundo en el catolicismo romano en la política.


Un residente de Londres, durante la Segunda Guerra Mundial que operaba una estación de radio llamada radiodifusión "Radio Libertad" para la Europa ocupada. 

Fue autor de más de 20 libros, entre ellos el best-seller El Vaticano en la Política Mundial (The Vatican in World Politics), dos veces el libro-del-Mes y pasando por 57 ediciones.
"Es un error mostrar la ignorancia del origen de las cosas y de imaginar que la regla de la Sede Apostólica sobre asuntos seculares data sólo de Constantino. Antes de él este poder ya estaba en la Santa Sede. 

Constantino simplemente renunció en manos de la Iglesia un poder que utilizó sin razón cuando estaba fuera de su palacio. Una vez admitido en la Iglesia, obtuvo, por concesión del vicario de Cristo, autoridad que sólo entonces se convirtió en legítima. "Papa Inocencio IV


La Iglesia reclama propiedad del Mundo Occidental
El establecimiento de los Estados Pontificios proporcionó la Iglesia Católica Romana con una base territorial y jurídica de suma importancia.

A partir de entonces se le permitió lanzarse sobre la promoción de una política cada vez más audaz dirigida a la adquisición acelerada de tierras adicionales, oro adicional, y estado adicional, el prestigio y el poder que iba con ellos.

El emperador Carlomagno, de hecho, no había dado la espalda a Roma después de reconocer la Donación de Pipino, pero el papa Adriano I en el año 774 le hizo entrega de una copia de la Donación de Constantino.

Este tenía fama de ser la concesión por parte de Constantino de inmensas posesiones y vastos territorios a la Iglesia. Fue otra falsificación papal. Mientras que la carta de Pedro había sido una falsificación por el Papa Esteban, la Donación de Constantino fue una por el papa Adriano I. 

La Donación de Constantino tuvo una enorme influencia en la adquisición territorial y demandas del papado, y una mirada superficial a sus orígenes, contenidos , y el significado ayudará a esclarecer su importancia. 

La donación fue precedida y seguida de varios documentos papalmente falsificados en el nivel de la misiva del Beato Pedro. Como este último, su objetivo específico era dar poder, territorio y riqueza a los papas. Así, poco después de la muerte de Pipino, por ejemplo, un documento apareció en la escena, que era una narración detallada puesta en la boca del propio Pepin muerto. 
En ella Pepin relaciona en un latín algo extravagante, lo que había pasado entre él y el Papa,
"el sucesor de la Llave del Cielos, el Beato Pedro".
Su divulgación se entiende como prueba de que él había donado al Papa, no sólo Roma y los Estados Pontificios ya mencionados, sino también Istria, Véneto y de hecho toda Italia. 

No contento con los Estados Pontificios y las nuevas regiones adquiridas, los papas ahora quería aún más, lo que demuestra la exactitud del viejo dicho de que el apetito se incrementa con el comer.

Ellos se pusieron a ampliar aún más su propiedad de territorios adicionales. Llegaron a la conclusión de que los recién nacidos Estados Papales, aunque de un tamaño considerable, eran demasiado pequeños para el Papa u los representantes del Beato Pedro. 

Estos territorios tuvieron que ser ampliados para que coincidiera con el imperio espiritual deP edro.

Algo indiscutible por el cual los a papas de forma inequívoca se les concedería la propiedad de los reinos e imperios enteros, por lo tanto, se había convertido en una necesidad. 

En este punto la más espectacular de todas las falsificaciones hace su aparición oficial:
la Donación de Constantino.
Que pretende haber sido escrito por el propio emperador Constantino, y surgió de la nada.

El documento con un solo golpe maestro puso los papas anteriores reyes, emperadores y naciones, como los herederos legales en el territorio del Imperio Romano, concediéndoseles a ellos, las acciones de bloqueo, y barriles, y se las dio a San Pedro - o más bien a San Silvestre y sus sucesores - todas las tierras al oeste y más allá, de hecho, todos los países del planeta. 

El documento era una suma de las falsificaciones anteriores, pero a diferencia de fabricaciones pasadas fue definido, preciso y hablaba en términos muy claros de la supremacía espiritual y política otorgada a los papas como su derecho inalienable. El significado y las consecuencias de su aparición fueron portentosas para todo el mundo occidental.

La estructura social y el marco político de la Edad Media fueron moldeados y determinados por su contenido. 

Con ella el papado, habiendo hecho su intento más audaz en el dominio del mundo, tuvieron éxito en la colocación de por encima de las autoridades civiles de Europa, que afirma ser el poseedor real de las tierras gobernadas por los potentados occidentales y el árbitro supremo de la vida política de toda la cristiandad. 

En vista de las profundas repercusiones de esta famosa falsificación, la más espectacular en los anales del cristianismo, podría ser útil echar un vistazo a sus principales cláusulas:

  1. Constantino desea promover la Silla de Pedro sobre el Imperio y su asiento en la tierra al otorgar en ella el poder imperial y el honor.
     
  2. La Silla de Pedro tendrá la autoridad suprema sobre todas las iglesias del mundo.
     
  3. Juzgará todo lo que concierne al servicio de Dios y de la fe cristiana.

  4. En lugar de la diadema que el emperador deseaba colocar en la cabeza del Papa, pero que el Papa se negó, Constantino había dado a él y a estos sucesores el frigio- es decir, la tirara y la lorum que adornaba el cuello del emperador, así como las demás ropas hermosas e insignias de la dignidad imperial.
     
  5. El clero romano gozarán de los altos privilegios del Senado Imperial, siendo elegibles para la dignidad de patricio teniendo el derecho de llevar adornos usados por los nobles bajo el Imperio. .
     
  6. Las oficinas de cubicularii, ostiarii y excubitae deberán pertenecer a la Iglesia romana.
     
  7. El clero romano deberá montar en caballos engalanados con colchas blancas, y, al igual que el Senado, usar sandalias blancas.
     
  8. Si un miembro del Senado deseara tomar órdenes, y el Papa consiente, nadie podrá impedírselo.
     
  9. Constantino renuncia a la soberanía restante sobre Roma, las provincias, las ciudades y pueblos de toda Italia o de las regiones occidentales, al Papa Silvestre y sus sucesores.
Con la primera cláusula, el Papa se convirtió legalmente el sucesor de Constantino:
es decir, el heredero del Imperio Romano.
Con la segunda se hizo el jefe absoluto del cristianismo, este y oeste, y de hecho de todas las iglesias del mundo. Con la tercera se le hizo el único juez en relación con las creencias cristianas

Por lo tanto cualquiera y cualquier iglesia que esté en desacuerdo con él era convertida en hereje, con todos los nefastos resultados espirituales y temporales de esto. Por la cuarta, el Papa se rodeó con el esplendor y la insignia de la oficina imperial, como la representación exterior de su condición imperial. 

Con la quinta, todo el clero romano fue colocado en el mismo nivel que los senadores, patricios y los nobles del Imperio. Por virtud de esta cláusula, el clero romano adquirió el derecho al más alto título de honor que los emperadores otorgan a ciertos miembros prominentes de la aristocracia civil y militar, las filas de patricio y cónsul siendo en ese momento las más altas a la que la ambición humana podría apuntar . 

La sexta y séptima cláusulas, aparentemente irrelevantes, fueron muy importantes. 
Para los papas, al afirmar ser atendidos por caballeros de alcoba, porteros y guardaespaldas (cubiculari, ostiarli, etc.) hiciern hincapié en su paridad con los emperadores, como preciosamente sólo estos últimos tenían este derecho.

Lo mismo ocurre con la afirmación de que el clero romano deben tener el privilegio de engalanar sus caballos con cubiertas blancas, que en el siglo VIII era un privilegio de extraordinaria importancia.

La octava cláusula, en pocas palabras, colocaba al Senado a merced del papa. 

Finalmente la novena, la más importante y la que tiene las mayores consecuencias en la historia de Occidente, hizo al Papa el soberano territorial de Roma, Italia y las regiones occidentales; es decir, del imperio de Constantino, que comprendía Francia, España, Gran Bretaña y de hecho todo el territorio de Europa y más allá. 

En virtud de la Donación de Constantino, por lo tanto, el Imperio Romano se convirtió en un feudo del papado, mientras que los emperadores se volvieron vasallos y los papas soberanos.

Su viejo sueño, el dominio romano, se convirtió en una realidad, pero una realidad en la que ya no era el Vicario de Cristo subordinado a los emperadores, sino que los emperadores estaban sujetos a los Vicarios de Cristo.

El temprano resultado concreto de la Donación por lo tanto era dar una base legal a las adquisiciones territoriales de los papas, concedida a ellos por Pipino y Carlomagno. 

Mientras que Pipino y Carlomagno habían establecido los soberanos de facto, la Donación de Constantino los hizo soberanos de derecho - una distinción muy importante y de vital importancia en la reclamación de los bienes futuros.

Es muy significativo que fue después de la aparición de la Donación bajo el Papa Adriano (c774) que la cancillería papal dejó de datar documentos y cartas de los años de reinado de los emperadores de Constantinopla, sustituyendo aquellos del pontificado de Adriano. 

Aunque no hay pruebas que el documento fue fabricado por el propio Papa, sin embargo, es indiscutible que el estilo de la donación es el de la cancillería papal en la mitad del siglo ocho. El hecho, además, que el documento apareció por primera vez en la abadía de Saint-Denis, donde el Papa Esteban pasó el invierno de 754, es una prueba adicional de que el Papa estuvo implicado personalmente en su fabricación

De hecho, aunque aquí de nuevo no hay evidencia directa, se supone que la donación se falsificó ya en 753 y fue traída por el papa Esteban II al Tribunal de Pipino en 754, con el fin de persuadir a ese monarca de dotar a los papas con su primeras posesiones territoriales.
 
Una vez que los Estados Pontificios entraron en vigor, el documento fue ocultado hasta que se pensó que podría ser utilizado con su hijo, Carlomagno, que había sucedido a su padre. 

La primera espectacular materialización de la Donación fue vista no muchos años después de su primera aparición, cuando Carlomagno, el monarca más poderoso de la Edad Media, otorgó territorios adicionales a los Estados Pontificios y se fue a Roma para ser coronado solemnemente en San Pedro por el Papa Leo,como el primer emperador del Sacro Imperio Romano, en el año 800.

Los grandes sueños papales de,
  1. el reconocimiento de la supremacía espiritual de los papas sobre emperadores
  2. la resurrección del Imperio Romano, por fin se había hecho realidad
El sometimiento de la Corona Imperial no era, sin embargo suficiente.

Si bien era cierto que esto puso la fuente de toda autoridad civil - es decir, el emperador - bajo el Papa, también era cierto que las provincias distantes no seguían el ejemplo imperial. La mejor manera de hacerlos obedecer era mediante el control de la administración civil en las provincias, como se había hecho en su centro con el emperador. 

El Papa había hecho vasallos de las autoridades civiles en las diócesis. De este modo el Papa, con una maquinaria jerárquica ciegamente obediente, controlaría a voluntad la administración civil de todo el imperio. 

Fue para poner ese plan en vigor que apareció aún otra falsificación complementaria a la donación poco más de la mitad un siglo más tarde, de nuevo de la nada. En 850 los pseudo- Decretales-Isidoreanos, mejor conocidos como el como los "Decretales Pseudoisidorianas", hicieron su primera aparición oficial.

Son una colección heterogénea de los tempranos decretos de los concilios y los papas. Su propósito aparente era dar una base legal a las quejas del clero en el imperio, apelando a Roma contra las fechorías de los altos prelados o de las autoridades civiles. 

Aunque algunos de los contenidos de los Decretales son genuinos, una proporción colosal era ilegible, forjada, distorsionada o totalmente fabricada.

Esto fue con el fin de lograr su verdadero objetivo: obtener poder adicional para los papas, dando a los abades, obispos y clero autoridad general sobre la jurisdicción civil en todas las provincias, estableciendo así una base legal para evadir las órdenes de los provinciales gobernantes seculares. 

El resultado fue que la Iglesia Romana obtuvo importantes privilegios, entre ellos la inmunidad de la operación de la ley secular, que la puso fuera del alcance de la jurisdicción de los tribunales seculares.

De esta manera el clero adquirió no sólo una santidad peculiar que los puso encima de la gente común, sino una inviolabilidad personal que les dio una ventaja enorme en todos sus tratos o conflictos con el poder civil. 

Por lo tanto, gracias a una serie de fabricaciones, falsificaciones y distorsiones, llevadas a cabo a través de varios siglos y de la que la Donación de Constantino fue la más espectacular, los papas no sólo obtuvieron una posición ventajosa de incalculable valor desde donde extender su poder espiritual y temporal, pero se consideraban a sí mismos prácticamente independientes de toda autoridad secular.

Aún más, ellos se encargaron de que los estatutos de los emperadores y reyes, nada menos que el derecho civil de las naciones, fuera socavado, muy debilitado y, de hecho borrado por su omnipotencia recién adquirida.

Una vez arraigada en la tradición y fortalecida por la credulidad de los tiempos , las dudosas plántulas de la Donación se convirtieron en un poderoso roble bajo la sombra del cual el autoritarismo papal prosperó. 

Desde el nacimiento del Imperio Carolingio el año 800 en adelante, los dones de Pepin, la Donación de Constantino, y los Decretales Pseudoisidorianas fueron asiduamente utilizados por los pontífices para consolidar su poder.

Así lo hicieron, hasta que, con falsificaciones adicionales y el ejercicio arbitrario del poder espiritual y temporal, estos documentos se convirtieron en la primera piedra formidable sobre la cual eventualmente habrían de levantar sus reivindicaciones políticas y territoriales, la roca sobre la que se sitúa el conjunto de estructuras papales de la Edad Media. 

A la Donación le fue dada cada vez más variados significados por las sucesivas generaciones de teólogos 

A pesar de la disparidad de sus puntos de vista, sin embargo, todos estuvieron de acuerdo sobre una interpretación fundamental: la Donación dio la mayor cantidad de energía posible y autoridad al papado.

Así, por ejemplo, mientras que el Papa Adriano afirmaba que Constantino le había "dado el dominio en estas regiones del oeste" a la Iglesia de Roma, Eneas, obispo de París, afirmó sobre el año 868 que, como Constantino había declarado que los dos emperadores,
  • el uno del reino
  • el otro de la Iglesia,
...no podían gobernar en una ciudad, que había retirado su residencia a Constantinopla, colocando el territorio romano "y un gran número de diversas provincias" bajo el imperio de la Sede Apostólica, después de conferenciar poder real en los sucesores de San Pedro. 

Los Papas actuaron sobre esto, con el argumento como base para aumentar su dominio territorial, con la nueva inevitable acumulación de riqueza, que iba con ello. Gregorio VII (1073) dirigió todas sus energías a tal efecto.

Él concentró la jurisdicción espiritual y política en sí mismo, lo mejor para administrar el Imperio de Occidente como un feudo del papado.

Eso implicaba la extensión de su dominio temporal sobre los reyes y reinos de la tierra y por lo tanto sobre sus riquezas temporales. 

La captura de Jerusalén y el éxito de la primera cruzada dio prestigio incalculable a los pontífices. Mientras las naciones de Europa atribuían esta victoria al poder sobrenatural, los Pontífices Romanos fueron rápidos para transformar los grandes movimientos marciales de las Cruzadas en poderosos instrumentos que se utilizarán para expandir su dominio espiritual y temporal. 
Esto se hizo empleándolos como palancas militares y políticas, que nunca dejaron de producir ventajas territoriales y financieras durante toda la Edad Media. 
Estas políticas fueron un paso más allá cuando, basándose pretensiones papales en una interpretación aún más atrevida de la Donación, se dijo que los gobernantes seculares debían rendir homenaje al papado.

Un defensor vehemente de esto fue Otto de Freisingen, quien en sus Crónicas compuestas en 1143-6, no dudó en declarar que, como Constantino, después de consultar las insignias imperiales en el pontífice, fue a Bizancio para abandonar el imperio de San Pedro, para que otros reyes y emperadores rindieran homenaje a los papas. 
Por esta razón la Iglesia Romana sostiene que el reino occidental ha sido entregado a su posesión por Constantino, y exige tributo de ellos desde entonces hasta el día de hoy, con la excepción de los dos reinos de los francos (es decir, el francés y el alemán). 
Tal defensa fue posible debido a que sólo un siglo antes, en 1054, el Papa León IX le declaró al patriarca Miguel Cerulario que la Donación de Constantino significaba realmente la donación,
"de la tierra y imperio celestial al sacerdocio real de la silla romana." 
Con el transcurrir de los siglos, los papas, en lugar de disminuir sus reclamos, siguieron aumentándolos al declarar que, en virtud de la Donación, los emperadores eran emperadores simplemente porque les permitía serlo para que el único gobernante en asuntos espirituales y temporales, en realidad, era el mismo pontífice. 

Tales pretensiones no eran dejadas a que se marchitaran en el campo teórico. Ellos se dirigidos a concretar objetivos territoriales, políticos y financieros que los pontífices perseguían con tenacidad infatigable.

El Papa Inocencio II (1198-1216), el campeón más enérgico de la supremacía papal, tronó sin cesar por toda Europa que él afirmaba la supremacía temporal sobre todas las coronas de la cristiandad:
porque, como el sucesor de San Pedro, él era simultáneamente el jefe supremo de la verdadera religión y el soberano temporal del universo.
Sus esfuerzos incansables se encargaron de que la gobernación papal se extendiera sobre tierras y reinos diversos. 

El poder dado por la Donación a la Iglesia romana se vio reforzado por aquello inherente al propio papado. Como los sucesores directos de Pedro, los papas eran los únicos verdaderos herederos del poder de la Iglesia, y por tanto de lo que sea y cualquiera que estuviera bajo su autoridad. 

La teoría decía lo siguiente:
"Cristo es el Señor de todo el mundo. En su partida dejó su dominio a sus representantes, Pedro y sus sucesores. 

Por lo tanto la plenitud de todo el poder y el dominio espiritual y temporal, la unión de todos los derechos y privilegios, se encuentra en manos del Papa. 

Cada monarca, incluso el más poderoso, posee solamente tanto poder y territorio como el Papa le ha transferido a él o encuentra bien permitirlo".
Esta teoría fue apoyada por la mayoría de los teólogos medievales. Se convirtió en la firme convicción de los propios papas. 

En 1245, por ejemplo, el Papa Inocencio IV expone esta doctrina a nada menos que el emperador Federico, diciendo que, como lo fue Cristo quien había confiado a Pedro y a sus sucesores los dos reinos, el celestial y el terrenal, le pertenecían a él, el Papa:
por la que quería decir que el dominio espiritual del papado tenía que tener su contrapartida también en el dominio papal sobre todas las tierras, territorios y riquezas del mundo entero.
Ni siquiera los emperadores más ambiciosos del Imperio romano antiguo se habían atrevido a reclamar tanto.

Tan pronto como la carrera por la conquista del hemisferio occidental, el Papa llegó a la vanguardia, como amo y árbitro de los continentes para ser conquistados.

Porque si todas las islas pertenecían por derecho a San Pedro, que todas las tierras recién descubiertas y las que estaban aún-por-ser-descubiertas, con todas las riquezas, tesoros y abundancia en cualquier forma pertenecía a los papas, sus sucesores.

El nuevo mundo de este modo se había convertido en la posesión del papado. 

Fue tan simple como eso...

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles
Tomado de. http://www.bibliotecapleyades.net/vatican/esp_vatican161.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails