miércoles, 5 de diciembre de 2012

Y llegó ese día que anunció Einstein: "Una Generación de Idiotas


Y llegó ese día que anunció Einstein: "una generación de idiotas"
Una taza de café 


Continúa... 

Charlando en el restaurante



Disfrutando LA BELLEZA del Museo



Encuentro agradable en la cafetería


Gozando un dia de playa 


En el estadio..apoyando su equipo




Divirtiéndose con la novia



Disfrutando la ciudad


Albert Einstein: "Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo sólo tendrá una generación de idiotas. 

Una Generación de Idiotas
Por: Carlos A. Medina R.

La comunicación entre los seres humanos es muy importante, pues nadie puede vivir en forma aislada y sin hablar con sus semejantes, interactuar con ellos y vivir con ellos; para eso Dios nos ha dado el poder del habla y a los que sabemos leer y escribir, el poder de la palabra o las señas manuales para los sordomudos. El hombre siempre ha tratado de mejorar la comunicación a distancia y empezamos con los tambores, las señales de humo, el telégrafo y por último el teléfono.

La revolución tecnológica ha ido más allá de la comunicación alámbrica y ahora lo moderno es la transmisión inalámbrica, no solo de datos industriales y financieros, sino que también la comunicación normal entre las personas. Los teléfonos celulares o móviles como se les llama en otros lados, se han vuelto tan populares que se cree que en nuestro país hay más de estos aparatos que habitantes de la nación. Los más modernos no solo son para la comunicación de dos vías, si no que ofrecen un mundo de aplicaciones, entre ellas la transmisión de texto.

Es tan importante la comunicación por los medios modernos que la Real Academia Española acaba de sacar un diccionario de palabras y contracciones que adaptan el idioma a esta nueva era de las comunicaciones. De tal manera, que ya podemos “tuitear, chatear, bibisear y textear” con anglicismos adaptados a nuestra lengua. Cuando se presentó el diccionario, el primero de su clase en cualquier lengua, el representante de la Real Academia de la Lengua Española, declaró: “Con esto, estamos salvando la lengua de Cervantes, porque la estamos adaptando al mundo moderno y a la revolución tecnológica de nuestros tiempos”.

El gran matemático y genio Albert Einstein declaró hace muchos años: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas”. Pues bien, esa tecnología nos está sobrepasando, especialmente en el campo de las comunicaciones, pues los “smart phones, los blackberries, y los iphones” se han convertido no solo en un elemento de comunicación, sino que en un instrumento que portado en las manos, se convierte en una profilaxis para el estrés.

En las reuniones de toda índole, no se si es un símbolo de triunfo sacar el celular, encenderlo y mirarlo, y si se puede chismosear entre los presentes o chatear con los ausentes. El hecho es que se ha convertido en una moda que mientras la persona habla, los demás están con el celular en la mano haciendo no se qué cosas. El mismo Presidente de la República en dos ocasiones ha tenido que pedirles a sus Ministros que apaguen sus móviles durante las sesiones de gabinete. Sería que no le daban importancia a lo que el Presidente hablaba, o que la moda había llegado al Palacio Presidencial.

Antes de la era de los celulares, las personas ponían atención cuando alguien hablaba, especialmente en las reuniones cerradas, aunque tal vez algunos para reducir el estrés, movían incesantemente las piernas o escribían en un papel dibujos u otras cosas, o tamborileaban la mesa con sus dedos, aunque no faltaba el fulano que se hurgaba los oídos o se rascaba la nariz. Ahora, el celular es pieza clave, pues tan pronto la persona se sienta en una sala de espera o en una sesión, está riéndose con el aparato porque está leyendo los chistes que le envían o las burradas que él mismo escribe. El hecho es, que este instrumento de comunicación es ya parte del cuerpo humano.

No cabe duda que el Siglo XXI nos ha traído una tecnología de avanzada que hace que las distancias geográficas se acorten, que los seres humanos se acerquen más y que los beneficios de la comunicación, ya sean positivos o negativos, han elevado la convivencia social de los seres humanos.

Nadie está en contra de la modernización de las comunicaciones, pero sí creemos que respetando la buena educación y el buen trato a las personas, debemos obviar estos aparatos mientras asistimos a reuniones de cualquier tipo, a las aulas escolares o universitarias, a nuestras iglesias. En fin, si yo hablo directamente con alguien, espero que por educación me vea a la cara y me escuche, pues sería irrespetuoso hacerse el disimulado o no poner atención. Lo mismo sucede cuando usamos estos aparatos en las situaciones inadecuadas en donde los seres humanos nos irrespetamos mutuamente. Como dijo Albert Einstein “si la tecnología sobrepasa la humanidad, tendremos una generación de idiotas”. Dios quiera que este no sea nuestro caso.

Fuente: http://www.latribuna.hn/2012/09/29/una-generacion-de-idiotas/

1 comentario:

  1. TIENES TODA LA RAZÓN JUSTO AYER QUE FUI A COMER A UN RESTAURANTE UNA PAREJA DE ESPOSOS Y SU HIJO COMÍAN, LOS ESPOSOS CONVERSABAN PERO EL HIJO ESTABA BIEN PEGADO AL CELULAR, ESTO TAMBIÉN DEBE SER PARTE DE LA EDUCACIÓN FAMILIAR. LLAMARLE LA ATENCIÓN AL HIJO Y CORREGIR ESAS COSAS EN EL FUTURO.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails