martes, 29 de mayo de 2012

Ciber Acoso Espiritual y Trolling Religioso


Ciber acoso espiritual y trolling religioso
Autor: Miguel Angel Núñez

El ciberacoso, ciberbullying y el trolling, se están convirtiendo en comunes en Internet. Lo novedoso es la participación de muchos religiosos.

Internet es una herramienta que crea las condiciones ideales para que se den actitudes y situaciones que en otro contexto no se darían. El estar frente a un computador y no ante una persona se tiende a bajar la guardia ética, por tanto, la gente se da libertades que en otro contexto no se daría, como insultar, maltratar verbalmente, satirizar y utilizar expresiones de odio u ofensa.

Estando en un grupo, donde hay que defender un argumento dando la cara, las personas tienden a cuidar lo que dicen y medir su tono y volumen, si se descontrola, es reprendida socialmente por otros que se alejan o que no permiten que esa actitud continúe.

Una investigación realizada por investigadores de la Universidad de Harvard señala que los conceptos éticos o de consideración hacia los demás son dejados de lado a la hora de participar en redes sociales.


Ciberacoso religioso

Una situación que llama la atención en las redes sociales es el encono y virulencia de las discusiones sobre religión, lo que de algún modo evidencia la polarización religiosa que sufre el mundo actual. Sin embargo, es sintomático que personas que dicen defender el amor, la tolerancia, el diálogo y la armonía, a la hora de defender sus postulados religiosos actúen con la saña que muestran.

Es común ver en foros religiosos todo tipo de descalificaciones con epítetos, inimaginables para personas que semanalmente asisten a congregaciones religiosas. Paradojalmente personas pacíficas y conciliadoras, en la red se tornan virulentas, ofensivas, violentas y llenas de odio, defendiendo de una manera apasionada cuestiones de tinte religioso, de una forma socialmente reprobable.
Razones para la intolerancia y trolling

El Trolling es la acción de provocar o hacer enojar a otras personas en la red. ¿Cómo se explica el Trolling en personas que son religiosas y que lo que hacen lo realizan por una defensa de su fe?

Resulta incomprensible cómo se filtra en las redes una cantidad enorme de personas provocan y dañan. Lo hacen con el supuesto de la defensa de su fe. La frase más utilizada es “para defender a Dios”, ¿será que Dios necesita defensa?

Otros, en procura de defender “lo que a Dios le agrada” terminan precisamente cayendo en actitudes totalmente contrarias a su fe. Es posible encontrar este fenómeno entre judíos, musulmanes y cristianos. No es prerrogativa de una sola religión.

Sin embargo, el trolling religioso tiene una variante que ameritaría un estudio más profundo. La mayoría de los Troll (término que se usa en internet para quienes acosan u ofenden en redes sociales y foros), lo hacen bajo la forma de seudónimos y avatares que no corresponden a su identidad personal. En el caso de los foros cristianos y religiosos, muchos dan su nombre, sin estar conscientes de lo que hacen, puesto que se exponen a demandas y sanciones legales.

Es probable que estén tan seguros de lo que dicen o manifiestan que les parece que están exentos de ser conminados por ley a respetar a otros.
El ciberacoso y la ley

Cada vez hay más casos de países que legislan sobre esta nueva modalidad de trato vejatorio hacia otros que no concuerdan con determinados puntos de vista. Ya hay casos penados.

Algunos se defienden argumentando la libertad de expresión. Sin embargo, decir sin ambigüedad lo que se cree no implica violentar, motejar, insultar, ofender ni caer en discursos de. Por esa vía sólo se logra ahondar las diferencias, en vez de encontrar puntos de inflexión que permitan un diálogo sano y constructivo. Por eso ya hay cientos de casos de despidos por el mal comportamiento en las redes sociales.

Si bien es cierto que existe la libertad para expresarse y nadie debería ser privado de un derecho básico, también es verdad que todo derecho implica un deber. En este caso, el opinar conlleva el deber de respetar la honra, la integridad, la reputación y la honorabilidad de la persona con la cual se está argumentando. Disentir es una cosa, injuriar e insultar es otra muy diferente.

Es común que las personas, en el fervor del análisis caigan en actitudes de odio, discursos incendiarios o prácticas reñidas con la misma fe que profesan.

Ciberacoso y argumento ad hominem

La falacia del argumento ad hominem consiste en no analizar una idea sino en atacar a una persona. Es el recurso de quienes se quedan sin argumentos y procuran desvalorizar o desprestigiar a quien propone un argumento contrario a lo que se señala.

Dicha conducta es anti ética puesto que no argumenta sino que ataca, y en este caso, con aspectos ilegales como son la injuria, el insulto, el discurso ofensivo y la descalificación. Lo sorprendente es ver cómo esto ocurre en foros cristianos y religiosos, el último lugar donde se esperaría una conducta tal.

Fuente: http://suite101.net/article/ciber-acoso-espiritual-y-trolling-relig...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails