domingo, 20 de septiembre de 2015

Psicopátía e Historia - Psicópatas en lugares de Poder


Psicopatía e Historia 

por John Nugent, Enero 2007
del Sitio Web Amfirstbooks

Publicado en The Barnes Review en su edición de Enero-Febrero de 2007, el siguiente artículo (Psychopathy and History) que ofrecemos en castellano de John Nugent (1954), un escritor natural de Rhode Island, que estuvo un tiempo en los infantes de marina (1976-1983), y que ha sido un activista de los derechos europeo-estadounidenses durante muchos años, se encarga aquí de analizar someramente el papel de los individuos psicopáticos en la Historia mundial y algunos de sus rasgos distintivos a partir de recientes definiciones científicas.

¿Nos da el estudio de la psicopatía alguna comprensión en cuanto a por qué tantos asesinos de masas llegan a ser líderes mundiales?

Los sicópatas - los despiadados depredadores sociales que manipulan y se abren camino en la vida - dejan una estela de corazones rotos, expectativas destruidas y billeteras vacías. Ellos egoístamente toman lo que quieren y actúan como les da la gana, careciendo completamente de conciencia y de sentimientos por los demás.


Los psicópatas se encuentran en cada segmento de la sociedad.

Hay muchas probabilidades de que eventualmente usted tenga un encuentro doloroso o humillante con uno de estos monstruos humanos. Lamentablemente, ellos son particularmente frecuentes entre políticos superiores y la élite del establishment.

Su importancia en la Historia es un emergente campo de estudio.
  • ¿Qué es un psicópata?
  • ¿Están los psicópatas por lo general en la prisión, o se mueve la gran mayoría de ellos entre nosotros, o nos dominan despóticamente en la sociedad?
  • ¿Son ellos uno en un millón o 40.000 en un millón?
  • ¿Y qué hay acerca de los "matoides", aquellos psicópatas dinámicos y "talentosos" que raramente terminan en prisión? [mattoid = insanoide; del italiano matto, insano, aquellas personas congénitamente de mente anormal fronteriza con la locura o la degeneración, de conducta excéntrica casi psicótica]
  • ¿Quiénes son los matoides más prominentes y exitosos de hoy, y de ayer?
La alarmante pero esclarecedora investigación de los últimos 15 años ha concluido que la psicopatía total o parcial puede estar inquietantemente extendida:
un estadounidense por cada 25, y muchos más en posiciones de mando.
Los rasgos claves del psicópata:
él (por lo general es un varón) es radicalmente egocéntrico, astuto, mentiroso, manipulador, despiadado, sádico, enfocado y, a veces, extremadamente intrépido.
A continuación hay una lista de identificadores de la psicopatía, compilados de diversas autoridades.

Si un individuo tiene al menos cuatro de las siguientes características en una forma muy pronunciada, hay razones para preocuparse. Muchas personas tienen en un pequeño grado varios de estos rasgos, pero pocos tienen una mayoría de ellos en toda su expresión.

Ellos son:
  1. Locuacidad y encanto superficial
  2. Grandioso sentido de auto-valoración; narcisismo; consideración del Yo como el centro del universo; sentimiento de que "nadie más es humano, sólo yo"
  3. Enfocado auto-progreso sin perder ninguna energía en los demás excepto como escalones
  4. Ningún tabú o inhibición moral en cuanto a métodos, que ayudan al éxito de su carrera hasta que sea atrapado
  5. Necesidad de constante estímulo, acción, y nuevos modos de evitar el aburrimiento
  6. Uso de la mentira como una forma de arte para sintonizar bien y como una fuente de orgullo
  7. Elección y manipulación de los crédulos
  8. Seducción de gente que ellos no aman para que ingenuamente los amen
  9. Habilidad en falsificar emociones, incluído el amor, la sinceridad y el pesar
  10. Hacer un buen trabajo y buenas acciones únicamente para el propio auto-progreso
  11. Crueldad y "no detenerse ante nada"
  12. Disfrute del poder para terminar con frialdad relaciones cercanas
  13. Vengarse de otros como una experiencia suprema
  14. Deseo de venganza cuando se es despreciado
  15. Placer en despedir o arruinar a gente. En Estados Unidos, donde firmas altamente rentables rutinariamente cortan a buenos empleados para incrementar el valor de las acciones, hay profesionales exterminadores que recorren el país recortando personal y despidiéndolos personalmente
  16. Abuso y tortura literal de criaturas vivas
  17. Humillar a otros físicamente, verbalmente, emocionalmente, psicológicamente o sexualmente
  18. Denigración de los hijos propios o de amigos
  19. Insensibilidad; carencia de empatía y compasión
  20. Sentimientos superficiales o ninguno en absoluto por otros, incluyendo compañeros, hijos y amigos
  21. Carencia de capacidad de sentir remordimiento o experimentar un arrepentimiento interior
  22. Arrepentimiento únicamente al ser atrapado, avergonzado o castigado
  23. Incomprensión de las reacciones airadas de aquellos a quienes ellos dañan
  24. Subestimación de su propia ira
  25. Ningún sentido de responsabilidad por las acciones propias
  26. Visión parasitaria del mundo: vivir por medio de engaños y no por trabajar duramente
  27. Desprecio por aquellos que "juegan de acuerdo a las reglas"
  28. Talento, energía e innovación criminal
  29. Coraje bélico lejos por encima de la norma
  30. Aprovechamiento de la simpatía que otros sienten
A esto uno podría agregar - en la visión puramente subjetiva y no científica de muchos observadores - un curioso aspecto de muerte en los ojos de un psicópata, que es la parte escalofriante.

Otros hablan de examinar tales ojos y,
"tener la sensación de que allí no hay nada".
Es instructivo comprobar esta hipótesis subjetiva mirando a personas famosas, en fotografías, pero sobre todo en películas o televisión, donde se las ve actuar.

¿Hay una forma de vida cálida expresándose por los ojos, o hay allí una mirada insípida y desalmada, no diferente de la de un insecto grande o un reptil?
 



Aunque la historia de Don Juan evoque muchas imágenes del clásico "amante latino", él era de hecho un psicópata brutal, a pesar de ser un personaje ficticio, dado a la vida por el dramaturgo español Tirso de Molina en su obra El Burlador de Sevilla.

La pintura El Convidado de Piedra (encima), del artista ruso Ilya Repin (1844-1930), está basada en la leyenda española de Don Juan.

Don Juan, un hombre despiadado e inmoral de origen noble, mató en un duelo al comandante de Sevilla. Una estatua de piedra fue erigida en la tumba del comandante.

Don Juan encontró a Doña Ana, la viuda del comandante, en la base de la tumba y la sedujo. La estatua movió su cabeza de ira. Burlándose de la estatua, Don Juan la invitó a un banquete. La invitación fue aceptada; el comandante de piedra fue y aplastó a Don Juan.

La popularidad y la longevidad de la leyenda de Don Juan son un testimonio de la atracción que gente promedio siente por psicópatas astutos y brutales.

 

PSICÓPATAS EN LUGARES DE PODER
A pesar de las asombrosas diferencias que existen entre culturas y pueblos a través del globo, la mayor parte de los ciudadanos del mundo describen a su propia casta de políticos con idénticas palabras de cólera, desprecio y distanciamiento.

Además, la abrumadora mayoría ve a sus políticos como incorregibles.

Pero ¿por qué? ¿Qué parte de la sociedad produjo esta "clase aparte"?

Esta anomalía era más asombrosa en el contexto de la cultura y los valores de Japón. En asuntos personales, los japoneses están entre las naciones más confiables, honestas y observantes de las reglas en la Tierra, todavía bajo la influencia de los conceptos samuráis del honor.

Sin embargo, el modo en que los japoneses describen el comportamiento de sus "líderes" políticos no parece japonés en absoluto.

Después de horas de escuchar este mismo lamento de diversas partes de nuestro planeta, parecería que los políticos, en particular, vinieron de otro mundo, uno muy pervertido.

La universalmente elogiada película de 2006 El Último Rey de Escocia (The Last King of Scotland) relata la historia del ficticio Nicholas Garrigan, un joven médico escocés que fue a Uganda para servir a su gente, pero que es atraído hacia el estilo de vida del muy real psicópata el carismático Idi Amín, que gobernó y arruinó Uganda desde 1971 hasta 1979.

El joven escocés tiene su propio encuentro a fondo con una figura autoritaria encantadora y megalómana.

Hay sólo una diferencia entre Idi Amín y los malos políticos estadounidenses, japoneses o indios. Idi Amín no fue obstaculizado por ningún control ni contrapeso, de modo que pudo vivir al máximo las verdaderas fantasías de su naturaleza.

Amnistía Internacional estima que el Presidente ugandés mató a 500.000 de sus conciudadanos, alimentando a los cocodrilos con algunos de ellos.

Él se dio el título de,
"Su Excelencia, Presidente de por Vida, Mariscal de Campo, Al Hadji [título de respeto para alguien que peregrinó a La Meca], Doctor Idi Amin, portador de la VC [Cruz de la Victoria], la DSO [Orden de Servicios Distinguidos], la MC [Cruz Militar], Señor de Todas las Bestias de la Tierra y de los Peces del Mar, y Conquistador del Imperio Británico en África en General y en Uganda en Particular".
Llamado Idi Amín "Dada", su apodo surgió mientras estuvo en el ejército colonial británico en Kenia.

Cada vez que él era sorprendido con una mujer en su tienda, él disipaba el semblante ceñudo de sus oficiales ingleses con su considerable encanto, afirmando que la mujer era sólo su "dada", "hermana" en la lengua swahili.
 


CONTROLES Y EQUILIBRIOS
  • ¿Por qué los Padres Fundadores crearon controles y equilibrios en la Constitución estadounidense, ya que éstos manifiestamente reducen la marcha del gobierno y añaden años o décadas a las reformas, incluso la más apremiante?

  • ¿Fue la creencia de los redactores de la Constitución que todos los hombres son malos o más bien que había una minoría psicopáticamente ambiciosa entre ellos sedienta de poder?

  • ¿Percibieron ellos rasgos malos existentes en todos los hombres, pero el mal verdadero al acecho en algunos?
     
  • ¿De dónde provienen tales mentirosos, egomaníacos, terroristas y manipuladores, aparentemente innatos?
La pregunta se amplía, y parece como si repentinamente consiguiéramos una nueva prescripción para nuestros lentes.
  • ¿Cuántos jefes, políticos, presidentes de corporaciones multinacionales, manipuladores publicitarios y otras figuras poderosas como militares, policías, y, en nuestras vidas privadas, los ex-maridos, esposas, novios o yernos "del infierno", no están "moralmente confundidos" sino en cambio interiormente dirigidos y nacidos para ser engañadores, despiadados, incorregibles y psicópatas enfermos?
     
  • Sí, e incluso ¿cuántos psicólogos, psicoanalistas y psiquiatras sufren de la misma enfermedad que ellos afirman estudiar?
     
  • ¿Cuánto influyen los psicópatas en la sociedad y afectan la vida para la gran mayoría de la gente buena y decente?

  • ¿Cuánto afectan ellos los valores morales de lo que miramos en la televisión o en el cine?
Muchas personas se están preguntando éstas y otras preguntas similares, sobre todo desde la elección estadounidense del año 2000.

Cuando uno ingresa las palabras "George W. Bush" y "psicópata" en un motor de búsqueda de Internet como Google, aparecen 511.000 citas - sólo en inglés - vinculando ambos conceptos, la mayor parte de ellas escritas o habladas muy seriamente por preocupados ciudadanos.

Pero los extranjeros hablan de ambos conceptos a la vez también:
  • 19.700 referencias en idioma alemán
  • 30.800 en francés
  • 52.500 en castellano
El Presidente venezolano Hugo Chávez, que en 2006 calificó abiertamente a Bush como "el diablo" desde el podio en las Naciones Unidas, debe estar consiguiendo un poco de seria atención.
 





La gente normal titubea, y debe hacer aquello, entre ocuparse de sus necesidades, deseos y sueños personales, y ayudar a otros. Por lo general los dos instintos trabajan de la mano.

La gente es toda en cierto modo bipolar, y de ahí que se vea complicada.

Ellos son a la vez individualistas - y de ahí que sean creativos, innovadores y a veces egoístas - y altruistas, orientados a los demás, a menudo literalmente dispuestos a morir para salvar a sus hijos y, de ser convencidos o incitados, a perecer por la supervivencia de su nación o de sus libertades.

Una minoría significativa, los hacedores de la Historia entre la Humanidad inerte, incluso decide vivir y sufrir por una causa noble, una que puede conducir a su encarcelamiento personal o su muerte.

Los psicópatas, sin embargo, únicamente se preocupan del primer aspecto, y no pueden actuar de otro modo. Ellos ven la sociedad como una colección de cosas humanas que caminan que son potenciales instrumentos, víctimas, y a menudo ambos, nacidos para su cruel placer. Los líderes de cultos son un ejemplo clásico de manipuladores talentosos.

Uno, Sun Myung Moon de la "Iglesia de la Unificación", posee el diario The Washington Times, que cada Republicano en la capital de Estados Unidos lee diariamente. Ellos leen el periódico de un culto peligroso, pasando tanto tiempo leyéndolo como el que pasan realmente hablando con su cónyuge, hijos u otros electores.

Una nueva visión de la sociedad está emergiendo de la investigación y de las firmes conclusiones de algunos de los neurólogos, psicólogos y psiquiatras más distinguidos y respetables del mundo. Éstos son hombres y mujeres de trayectorias científicas estelares que producen en serie Premios Nóbel en ciencia y medicina.

Estos mensajeros de malas noticias pero verídicos están estableciendo o confirmando un descubrimiento claro y simple:

De nuestra cultura se han apoderado psicópatas literales, y todos quienes no son psicópatas están viviendo sin embargo bajo su pulgar, están siendo afectados por ellos, quizá bajo la influencia de sus persistentes mentiras, y sufriendo miserias por obra de ellos que la Humanidad de otro modo nunca experimentaría.

Éste es el mensaje de los expertos:
Si luchamos contra los psicópatas o no, aún así estamos en un campo de batalla urbano psicológico y moral, sufriendo heridas, privaciones, miseria, desesperación y muerte a veces prematura en el mundo de ellos.
Y ésa es sólo la parte buena.

La parte mala es la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial, con millones de personas convertidas en zombies del odio con devastadoras armas de destrucción masiva que están bajo el mando de exultantes psicópatas.
 


CATEGORÍAS DEL MAL
En Estados Unidos, tres diferentes términos son usados para clasificar al individuo radicalmente egoísta o "monstruo humano”:
  1. Personas con "Desorden de Personalidad Antisocial" (APD)
  2. "Sociópatas", y, la palabra más aterradora de todas
  3. "Psicópatas", de quienes los asesinos múltiples son un sub-tipo especial. El APD es, como muchos concuerdan en criminología, una frase general algo "floja" para actitudes y conductas criminales generales. Éste es el término que por lo general se pone en archivos de los presidiarios
La palabra "sociópata" está siendo usada de diversos modos similares pero realmente confusos.

Para algunos expertos, "sociópata" (de la palabra latina para "sociedad", y "pathos", la palabra griega relacionada con la enfermedad) significa los manipuladores despiadados, mientras que los psicópatas son los agresores y asesinos violentos. Es obvio que algunas personas infames en la Historia han sido ambas cosas.

Algunos de estos ejemplos modernos incluyen, según varios expertos, a,
  • Josef Stalin
  • Mao Tse-Tung
  • Franklin Delano Roosevelt
  • Winston Churchill
  • el Sha de Irán
  • Pol Pot
  • Ariel Sharón
  • Robert Mugabe
...y últimamente,
Otros expertos usan la palabra "sociópata" para significar aquellos que son mal-criados para ser crueles, mientras que "psicópata" quiere decir aquellos que nacen crueles.

Cada vez más, sin embargo, como es habitual en la ciencia, un término simple es el que sale victorioso. "Psicópata" ha estado ganando aceptación general desde 1941 entre los más experimentados profesionales clínicos del mundo para describir a todos los incorregibles monstruos humanos, comoquiera que hayan llegado a dicho camino e independientemente de los métodos que ellos usan.

En cualquier caso, ellos resultan ser, para la sociedad decente, una fuerza irresistible y un objeto inamovible e incurable. Ellos son la principal fuente del sufrimiento humano que es causado por el humano, aparte de la enfermedad, el envejecimiento, la muerte y los desastres naturales.

Las religiones han llamado a tales personas como malas.

Sin embargo las religiones por lo general enseñan que casi todos pueden ser salvados. La ciencia de la psicopatología dice "No". No todos pueden ser "salvados". Sus cerebros no lo permitirán; ellos no lo quieren. Pero si usted quiere salvarlos, ellos pueden encontrar un modo de aprovecharse de vuestra compasión.

Mientras uno puede hablar de mal y malhechores, ésta es la categoría de una fuerza enferma de parásitos de naturaleza humana.

La mayor parte de los estadounidenses supone que los psicópatas son raros asesinos múltiples y otros criminales. La sorprendente nueva revelación de los 15 últimos años es que tanto como 1 en 25 estadounidenses puede ser psicopático.

Probablemente, en vista de sus notorios rasgos - según Martha Stout, Ph.D., una antigua veterana de 25 años de la Facultad de Medicina de Harvard y ahora una psicoterapeuta práctica - un porcentaje mucho más alto de psicópatas frecuenta ocupaciones que aprovechan los rasgos del verdadero psicópata ya enumerados en este artículo.

Asesinos en serie como Jack el Destripador y Ted Bundy, y líderes como Stalin y Pol Pot, están entre los psicópatas más famosos de la Historia.

El cuento español original y verídico del siglo XVII de Don Juan revela no al famoso mujeriego sino a un cruel, violador y diabólicamente ingenioso psicópata que también traiciona a sus amigos y los hace hundirse en el infierno.

Al final la estatua de un antiguo adversario cobra vida para castigarlo por sus crímenes.

El Sansón del Antiguo Testamento judío, conocido por generaciones de alumnos de las escuelas dominicales (eclesiásticas) como un "héroe de la Biblia", puede haber tenido rasgos psicopáticos.

El Talmud habla de sus mentiras a sus padres, su crueldad con los animales, su quema de los campos de los filisteos, sus frecuentes reyertas, y la constante jactancia de Sansón después de matar a "mil hombres".

Hay que notar aquí que los filisteos son los antepasados de los palestinos de hoy.

Actualmente, un psicópata es más capaz de matar personalmente a mil hombres que cualquier otro. Los verdaderos berserkers (de donde viene la frase "volverse loco", "to go berserk") eran vikingos que probablemente eran psicopáticos. Ellos protegían al rey noruego y peleaban batallas como "dóbermans" soltados.

No importándoles el peligro, su preparación previa a las batallas incluía el trabajar consigo mismos azuzando su violencia - la rabia berserker - golpeando sus cascos (con sus cabezas dentro) con sus propias armas, mordiendo sus escudos, y aullando.

Una vez en frenesí ellos se abrirían paso entre enemigos y amigos, cayendo lejos brazos, piernas y cabezas como pasto que está siendo cortado. En la batalla se decía que ellos eran inmunes al dolor (o incluso inmunes a las armas y al fuego). Incluso los aliados daban a los berserkers grandes espacios de maniobra.

Temiendo que sus propias haciendas y familias pudieran ser puestas en la mira por los desencadenados "camisas de oso", sus aliados escandinavos mantenían a sus seres queridos escondidos lejos.
 


¿CÓMO COMENZÓ LA PSICOPATÍA EN LA SOCIEDAD?
No sólo individuos sino castas y grupos enteros en la sociedad pueden manifestar estas características.

La psicopatía puede ser heredada, a menudo por medio de la madre. Puede aparecer espontáneamente como un defecto de nacimiento. También puede ser producida por enfermedades o daños cerebrales.

Estos múltiples factores pueden ser vistos como la explicación del relativamente alto porcentaje de psicópatas que los investigadores ahora perciben en la población.

Se ha especulado que el número de psicópatas en general ha estado aumentando desde la Edad del Bronce, aproximadamente desde 1000 a.C., en Europa, que fue el comienzo de una nueva Era traumática para los pueblos europeos: la edad de las armas metálicas, de los jefes militares que poseían esclavos forzados a trabajar en las minas para sacar cobre y estaño, y de los soldados profesionales.

Ésa fue una innovación: hombres que mataban a otros hombres para conseguir poder, y no a animales de alto valor proteico como alimento.

La caza en sí misma es un instinto masculino innato que, por literalmente llevar a casa el tocino y la carne [bring home the bacon = tener un trabajo remunerado, ganarse la vida, llevar dinero a casa], llevaba proteínas esenciales para el crecimiento de cerebros más grandes, y de ahí de la civilización.

Las guerras, durante milenios, siempre han tendido a matar a los hombres decentes y a los voluntarios, y a menudo han preservado a los verdaderos instigadores y también a los defectuosos.

Los jefes militares y los reyes han sido durante mucho tiempo polígamos, a veces teniendo grandes cantidades de descendientes. Se dice de fuentes fidedignas que Gengis Kan violó a 10.000 mujeres.

Los estudios genéticos indican que el 10% de todos los asiáticos continentales del Norte descienden de él.

Una de las frases memorables de Genghis era:
"Felicidad es matar al enemigo, montar sus caballos, mirar llorar a su esposa e hijas, y tomarlas entre tus brazos".
En las sociedades materialistas, los implacables hombres de negocios encuentran a los medios de comunicación adulándolos y a mujeres buscadoras de oro, hermosas y fecundas, afluyendo a ellos.

¿Cuántos de los magnates, después de permitir que su primera esposa los ayudase durante la escuela de medicina o de negocios o al principio de una carrera, la dejan a sus 45 años por una "esposa trofeo" más joven, que él puede lucir entre sus congéneres magnates, y con ella luego difundir sus genes aún más adelante?

Se dice que Hollywood está lleno de bellezas que están con bestias.

Una de las ventajas más importantes de entender el nuevo descubrimiento del predominio de psicópatas en la sociedad es ésta: si bien las llamadas Teorías de Conspiración tienden a aparecer ante la gente decente como extravagantes, ahora eso ya no es así.

La principal objeción a una teoría de conspiración, especialmente una que postule la participación de mucha gente mala, es ésta:
"No puedo imaginar a nadie haciendo tal cosa. Y eso nunca podría ser un secreto".
Incorrecto: los psicópatas son numerosos y ellos saben realmente cómo guardar un secreto y cómo matar para mantenerlo.

Quizás la lucha contra los psicópatas que merodean entre nosotros será la batalla final por la raza humana.

 
Psicópatas en la Historia Moderna (de izquierda a derecha):
  • Franklin Delano Roosevelt: forzó a EE.UU. a entrar en la 2ª GM y dio a Stalin la mitad de Europa
  • Josef Stalin: asesinó a 21 millones de rusos
  • Winston Churchill: ordenó el bombardeo de centros civiles durante la 2ª GM
  • Mao Tse-Tung: asesinó a 50 millones de chinos
  • Idi Amín: asesinó a 500.000 ugandeses, alimentando incluso a los cocodrilos con algunos
  • Pol Pot: asesinó 3 millones de camboyanos, aproximadamente la mitad de la población
     


COMPRENDIENDO LA NATURALEZA DE LA BESTIA
Hace más de cien años, los psiquiatras, los psicólogos y los criminólogos hablaban de lo que ellos llamaron - buscando a tientas una descripción científica - "imbéciles morales" o los "moralmente insanos".

Durante miles de años, las religiones han reconocido el concepto del "mal", y de los malhechores que Dios y el hombre deben castigar. Los gobiernos han reconocido el mal y a los malhechores en la ciudadanía, y los han castigado o los han promovido.

Ahora científicos estimados en el campo de la salud mental han intervenido en el asunto de la gente que es realmente mala. [1]

El progreso se ha acelerado en los últimos 15 años desde intentos bien intencionados de compasión y entendimiento a este sombrío reconocimiento del mal personificado.

La más reciente sorpresa en esta dirección fue el muy vendido libro The Sociopath Next Door (2005) de Martha Stout, Ph.D., una psicóloga clínica que durante 25 años fue miembro de la Facultad de Medicina de Harvard.

Stout usa el término "sociópata" para enfatizar que casi todos los psicópatas están en la sociedad. Ella ha sido ampliamente reporteada y entrevistada para sitios web y publicaciones impresas.

Otra poderosa figura en el movimiento de "psicópatas en la sociedad" es Robert D. Hare, Ph.D., un consultor para la FBI, el creador de la reconocida "Hare Psychopathic Checklist" (el instrumento estándar para el diagnóstico de la psicopatía), y autor del libro de 1999 para legos "Without Conscience - The Disturbing World of the Psychopaths among Us".

Un arma poderosa en la lucha para advertir al público contra los psicópatas, los que están en la cárcel y los que no, ha sido el trabajo de Adrian Raine, Ph.D., un graduado de Oxford en Psicología, un antiguo psicólogo de prisiones en Inglaterra, un profesor de psicología experimental en la Universidad de California del Sur y autor del clásico de 1993 "The Psychopathology of Crime - Criminal Behavior As a Clinical Disorder".

Más que cualquier otro texto escrito antes o desde entonces, sus vívidamente coloreadas exploraciones cerebrales que comparan a psicópatas con gente normal dan unas poderosas razones de que los psicópatas son completamente diferentes del otro 96% de la sociedad.

Estos escáneres cerebrales muestran que cuando a los psicópatas se les muestran imágenes horribles que a otros hacen que se les revuelva el estómago, los centros del placer de los psicópatas están altamente activados.

En los años '80 un distinguido psicólogo polaco con experiencia de primera mano bajo el estalinismo, y un residente de mucho tiempo en Estados Unidos,Andrew M. Lobaczewski, Ph.D., escribió su revolucionario libro "Political Ponerology - A Science on The Nature of Evil Adjusted for Political Purposes" (del griego poneros = mal, y logos = estudio). [2]

Él afirma que gran parte de la política, la burocracia, la filosofía política - y por ello la historia entera de la Humanidad - ha sido formada por personas que hoy serían consideradas clínicamente psicópatas diagnosticados.

Entre sus observaciones únicas, el doctor Lobaczewski describe cómo, después de la brutal estalinización de su Polonia nativa entre 1948 y 1952, prácticamente cada psicópata en su país "en un lapso de dos años" había surgido desde la hez de la sociedad, se reconocieron a sí mismos como estando entre amigos en el nuevo sistema, y se convirtieron en burócratas u otros lacayos del régimen estalinista.

En efecto, todos ellos salieron de debajo de sus rocas.

Él enfatiza que este régimen estaliniano-psicopático era tan inepto y desconectado de la realidad como cruel, mostrando que muchos psicópatas no son brillantes y grandes extraviadores de hombres, sino a menudo una "nata" (scum) despreciada y evitada.

Lo que los hace similares es su deseo de dominar, humillar, tergiversar y causar sufrimiento. [3]

La gran obra fundacional para el moderno estudio profesional de los psicópatas fue el todavía famoso éxito de librería de 1941 "The Mask of Sanity" deHervey Cleckley, Dr. en Medicina (1903-1984).

Él se graduó en 1924 de la Universidad de Georgia con los más altos honores, y luego de Oxford. Con su posterior doctorado en Medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Georgia (ahora el Medical College of Georgia) él se convirtió en un profesor de psiquiatría y neurología allí y luego jefe de psiquiatría / neurología en el Hospital de la Universidad en Augusta en 1937.

En 1956 Cleckley co-escribió The Three Faces of Eve, el libro que condujo a la famosa película de 1957 del mismo nombre protagonizada por Joanne Woodward, que ilustraba el Desorden de Personalidad Múltiple. Miembro del Consejo Estadounidense de Psiquiatría y Neurología, Cleckley era un psiquiatra en ejercicio en el proceso judicial del psicopático asesino múltiple Ted Bundy de Florida.

Encantador, hermoso y carismático, Ted Bundy de Florida simularía ser un estudiante en la Universidad Estatal de Florida y andar cojeando con muletas para ganar la compasión de atractivas mujeres Blancas, p. ej., para inicialmente conseguir que sostuvieran la puerta para él.

Luego él les agradecería y charlaría seductoramente con ellas. Bundy engañaría su camino hasta lograr la confianza de sus al menos treinta víctimas femeninas, las tranquilizaría hasta su automóvil, y las golpearía hasta dejarlas inconscientes con un objeto contundente.

Después de conducir por ahí con sus víctimas, a veces durante horas, asaltándolas sexualmente continuamente - casi todos ellas Blancas y completamente atractivas - Bundy las estrangularía hasta la muerte con medias de nylon. En al menos una docena de casos, él cortaría las cabezas de las mujeres con un serrucho y las guardaría como trofeos.

Él era necrofílico conocido (es decir, él tenía sexo con los cadáveres de sus víctimas).

Antes de que él fuera electrocutado por el Estado de Florida, dijo que la clase violenta de pornografía era una obsesión para él y para todos los presidiarios violentos que él había llegado a conocer en la prisión, que aquello liberaba "una entidad separada" que había en él que él sentía que ya existía en él, y que el alcohol era el otro factor que lo desinhibía antes de que él realmente cometiera sus delitos.

Él culpó directamente a "lo que está en los medios de comunicación" de futuros asesinatos de otras mujeres y muchachas después de su ejecución.

Él le dijo al pastor Ted Dobson que después de cada crimen él sentía que él había sido "abrumado" y "poseído", porque en otros tiempos él era "una persona esencialmente normal con buenos amigos".

Bundy enfatizó cómo disminuía cada emoción y luego él necesitaba una emoción mayor, otra, y un crimen peor, un signo clásico de un psicópata, ya que para éstos los placeres normales son insuficientes.

Estos cinco investigadores,
  • Cleckley
  • Lobaczewski
  • Raine
  • Hare
  • Stout,
...han sacado para siempre a la psicopatología desde el reino de la especulación o de lo que algunos llaman cínicamente "psychobabble" [jerga psicologista], al reino de la ciencia, la ciencia del mal.




Referencias
[1] Se le preguntó a un psiquiatra que trabaja en la única prisión de máxima seguridad, en la provincia de Ontario, quien observa y se reúne con los 100 criminales más viles de Canadá (aparte del Parlamento):
"¿Ha examinado alguna vez usted los ojos de un presidiario y ha visto el mal, sólo puro mal?".
Él contestó:
"Sí, yo diría que he visto - para decirlo en términos comunes - el mal puro".
Fuente: Philip R. Wheeler, fundador, Learn for Living Foundation, Alexandria, Virginia.
[2] Una edición general para el público de este trabajo académico, apta para el lego culto, fue publicada en 2006 por Red Pill Press bajo el patrocinio de Laura Knight-Jadczyk, de www.signs-of-the-times.org y otros sitios web, una pensadora estadounidense que editó y escribió la Introducción de la versión inglesa.

[3] Un héroe condecorado por combates en la Segunda Guerra Mundial y en la guerra de Corea, Michael Mata Jr., quien alguna vez protegió a los generales Eisenhower y Patton en el Berlín de posguerra, le habló a este escritor acerca de la actitud sádica y del Gran Hermano en partes de la burocracia hacia los veteranos estadounidenses.

Cuando Matas se quejó de un nuevo residente en su Casa del Soldado, un pervertido sexual que se mantuvo haciéndole proposiciones indeseadas, Matas fue llevado delante de un equipo de audiencia el cual le dijo que él estaba en un período de "evaluación durante un año" por ser "problemático".

Él supo por un documento de la Veterans Administration que ésta había creado - en su propio procedimiento de tribunal arbitrario [star chamber] y sin el conocimiento del veterano individual (y por ende sin posibilidad de apelación) - un burocrático número secreto de código en el archivo de cada veterano.

Ese archivo indicaba las clasificaciones internas secretas de la burocracia, o difamaciones: evasor, alborotador, insano, etc. En el caso del señor Mata, "rechazó una promoción". Durante años, cuando él solicitaba un trabajo con un empleador, se le preguntaba: ¿Fue usted un veterano estadounidense?

Después de decir que sí, él sería repentinamente rechazado, y cree que aquello era debido a este código secreto.

traducción de Editorial-Streicher
15 Septiembre 2015
del Sitio Web Editorial-Streicher
Versión original en ingles
Fuente: http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/sociopol_ponerologypsycho09.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails