lunes, 4 de mayo de 2015

GLOBALIZACIÓN: Un Juego de Tronos


Globalización: Un Juego de Tronos


Por Tony fernandez / Conjugando adjetivos
Mayo 02, 2015

Piense en cualquier período de la historia humana, cuando los imperios y el imperialismo eran características comunes de la sociedad, ya sea desde el antiguo Egipto, Roma, China, a los otomanos y el surgimiento de los imperios europeos y japoneses. Existe una institución que – con pocas excepciones – era frecuente en la mayoría de las sociedades imperiales: la dinastía de la familia.
En un mundo dominado por las instituciones – organizados jerárquicamente y encajados con sus propias funciones e ideologías – la ‘unidad familiar’ es muy a menudo la primera y más importante institución en el desarrollo de los individuos. Para los ricos y poderosos, la unidad familiar ha sido la principal institución a través de la cual se acumula el poder, preserva y propaga, precisamente porque el interés es multi-generacional, lo que requiere una planificación y una estrategia a largo plazo.

En los estados poderosos y los imperios, las familias han sido esenciales en el proceso de construir y gobernar las principales instituciones dentro de las sociedades, así como en el control directo de la propia estructura imperial o estatal. Emperadores, reyes, reinas o sultanes, dinastías familiares han ejercido un control político directo de la sociedad. Este ha sido el caso de gran parte de la historia humana, al menos hasta ahora. Y, sin embargo, en la era moderna, nos imaginamos que nuestras sociedades están libres del gobierno dinástico – un rasgo arcaico heredado, no  consistente con los ideales y las funciones de la democracia, el capitalismo o la modernidad. Podemos pensar que esto es cierto, pero podríamos estar equivocados.
El poder dinástico no sólo se mantiene, sino que evoluciona y se adapta, y en el mundo actual de la “globalización” ,- con el crecimiento de los Estados-nación modernos, con el desarrollo de las sociedades capitalistas estatales, los sistemas bancarios y financieros,  la industrialización y la corporación multinacional – en un mundo en gran parte dominado por un solo Estado, los Estados Unidos, actuando como árbitro imperial internacional en favor de poderosos intereses corporativos y financieros; el poder dinástico sigue siendo una institución central en el sistema global.
Hay, sin embargo, diferencias notables de una época pasada de las familias imperiales y reales. Hoy en día, la mayoría – pero ciertamente no todas – las dinastías no tienen autoridad política formal o directa. Los más económica y políticamente poderosos países del mundo ya no son gobernados por reyes y reinas o emperadores. En cambio, el poder dinástico moderno es en gran medida un desarrollo que emergió con la disminución de la autoridad de los monarcas, y con el aumento de la democracia parlamentaria y el capitalismo.
Cuando las esferas políticas y económicas comenzaron a expandirse, surgieron nuevas estructuras para centralizar rápidamente el poder dentro de esas esferas. Reyes y reinas entregaron la última autoridad para emitir moneda a otras instituciones. Comerciantes y financieros intervinieron para incrementar su influencia sobre las nuevas instituciones de un orden mundial cambiante. Fuera de estas transformaciones sociales monumentales llegaron nuevas dinastías, incrustadas dentro de las oligarquías financieras, industriales y corporativas. Su poder no estaba en el control directo del aparato político, pero si concentrarían el control sobre las esferas financieras, económicas e industriales. Con ese poder, inevitablemente, llegó el deseo y la capacidad de influir y presionar a la esfera política.
Hoy en día, son las dinastías industriales, financieras y corporativas las que se han aupado a posiciones de autoridad sin precedentes en la era de la globalización. Y sin embargo, mientras que algunos de sus nombres suenan familiares a los oídos de muchos, se piensa con frecuencia en las reliquias de los siglos pasados, más que en los titanes de hoy. Aunque hay más cuyos nombres son del todo desconocidos, así como su posición e influencia dentro de nuestras sociedades. La influencia de las dinastías de la globalización sigue siendo invisible o mal entendida.
Cuando uno escucha el concepto de que relativamente pocas familias ejercen una influencia sin precedentes en el mundo moderno, la reacción inmediata es la de una ‘teoría de la conspiración’. Imágenes de habitaciones llenas de humo y las menciones sobre las “trece familias” que se sientan alrededor de una mesa para decidir los acontecimientos mundiales impregnan las percepciones de aquellos que cuestionan o se enfrentan a la cuestión de la función de las familias poderosas en el mundo moderno. Y, sin embargo, el concepto de gobierno dinástico – de las familias que compiten, cooperan y, de hecho, que conspiran con y contra sí por el control y la dominación – son frecuentes y populares dentro de nuestra cultura.
Un ejemplo perfecto de esto es la inmensa popularidad de los libros y la serie de televisión, ‘Juego de tronos’. Ambientada en un mundo mítico, pero en gran medida sobre la base de las rivalidades históricas de la “Guerra de las Rosas ‘, somos testigos de cómo los personajes evolucionan y se desarrollan los acontecimientos sobre varias familias y dinastías que luchan entre sí, conspiran, compiten y cooperan para conseguir el control del mundo conocido. Son con frecuencia crueles, astutos y engañosos, a menudo rodeados de “asesores venenosos” que consiguieron sus posiciones no en virtud de nacimiento y de nombre, sino por su capacidad individual para la manipulación y la astucia. Es un mundo en perpetua guerra, la pobreza apasionante, con los pocos privilegiados que envía a los pobres a luchar en sus batallas, a sufrir y morir por ellos, mientras que unos pocos ricos se propagan y prosperan. Sin falta de conspiraciones, la mayor amenaza para los miembros individuales de las dinastías normalmente proviene de sus propias o comparativamente poderosas familias. Problemas del patriarcado, el incesto, sed de sangre, y la secesión – a la cabeza de la familia o de la cabeza del trono – son consistentes en todas partes.
De hecho, el mundo de ‘Juego de tronos’ – tan popular en nuestra cultura – no está tan lejos de la realidad de nuestra cultura, sí. En el mundo de la globalización, las familias cooperan, compiten, y tal vez incluso conspiran contra y con los demás o a sí mismos. Mantienen la política del poder dinástico de ser comprendidos o contemplados por las masas. Nos distraemos con el deporte, el entretenimiento, “bodas reales”, el miedo a los extranjeros y el terrorismo, y estamos cegados y manipulados por un sistema de propaganda profundamente incrustado. Nuestra cultura de la celebridad lo único que celebra es la banalidad y la irrelevancia: nos sintonizamos con el último desastre de un ser humano que sale en la prensa rosa, mientras que desconectamos de las rivalidades y las repercusiones del “Juego de Tronos de la Globalización”.
Las dinastías pasadas ostentaban normalmente la autoridad absoluta sobre sus regiones, estados o reinos. Ese tipo de autoridad no existe en los principales niveles estatales, regionales o mundiales de hoy, con pocas excepciones, como son los monarcas de las dictaduras árabes del Golfo. Sin embargo, mientras que el mecanismo de la autoridad es menos centralizada o formalizada en el mundo moderno, el ámbito y el alcance de la autoridad – o influencia – se ha expandido de manera exponencial. En resumen, mientras que en épocas pasadas,  una misma familia puede haber ejercido una autoridad absoluta sobre una región pequeña comparable o imperio, hoy en día, la influencia indirecta de una familia dinástica puede llegar a todo el mundo, a pesar de que está lejos de ser absoluta.
Por lo tanto, no debemos confundir las dinastías modernas como réplicas de familias gobernantes anteriores. Son adaptaciones a la era moderna. Con la aparición y prevalencia de la globalización, las corporaciones multinacionales, los bancos, los mercados financieros, las fundaciones filantrópicas, think tanks, los conglomerados de medios de comunicación, instituciones educativas, las relaciones públicas y las industrias de la publicidad. Los oligarcas financieros e industriales y las dinastías han llegado a integrarse en la estructura estatal de la nación. Las familias que han establecido dinastías modernas típicamente saltaron a la fama por su concentración de poder y riqueza en las esferas financieras, industriales y corporativas. Desde estas posiciones, el poder político y la influencia se convirtió en una necesidad, o de lo contrario la pérdida de poder económico sería inevitable.
Estas dinastías frecuentemente establecen un ‘family office’ – una entidad privada de la empresa – que se ocuparía de todas las inversiones, los intereses y las finanzas de una dinastía; crean nuevas universidades que se centran en la producción de conocimiento y de los intelectuales capaces de gestionar los cambios internos y proteger el orden social, en lugar de talentos intelectuales o actividades que se canalizan a las áreas que desafían el orden establecido. Las Familias dinásticas establecen “fundaciones filantrópicas” para servir a un doble propósito; justificar su riqueza e influencia (‘lo que cojo de la sociedad ahora se lo devuelvo’), pero que, en realidad, son concentraciones de riqueza gestionadas con un propósito  ‘estratégico': emprender proyectos de ingeniería social con el objetivo último de mantener el control social. Aunque parezca ser instituciones de “caridad”, las grandes fundaciones están en su mayoría interesadas en el proceso de ingeniería social a largo plazo. Cabe destacar que entre tales fundaciones entán la Fundación Rockefeller, Carnegie Corporation, la Fundación Ford, Open Society Institute y la Fundación Bill y Melinda Gates, entre muchas otras.
Creados y financiados por las fundaciones, los think tanks subsisten con la intención de someter  los intereses de la élite a una amplia gama de instituciones: financiero, industrial, empresarial, académico / intelectual, medios de comunicación, cultural, política exterior e interior. Think tanks notables con inmensa influencia – especialmente en los Estados Unidos – incluyen el Consejo de Relaciones Exteriores,  la Brookings Institution, el Carnegie Endowment, y el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales. Think tanks internacionales, cada vez más común durante la era de la globalización, uniendo respectivas elites de todo los poderosos estados industrializados occidentales, en lugar de simplemente las elites dentro de cada estado respectivo; son la Comisión Trilateral, el Grupo Bilderberg y el Foro Económico Mundial.
La prevalencia de las dinastías financieras, industriales y corporativas dentro de estas instituciones se ha asegurado de que esas familias tengan una importante influencia política y, por otra parte , juega un papel fundamental en la construcción y evolución de nuestra moderna sociedad capitalista. No es coincidencia que con la preservación y propagación del poder dinástico moderno, se haya llegado a la preservación y propagación del imperialismo moderno no representado como un sistema colonial formal de control; sino que en su lugar, se representa como una compleja interdependencia e interacción de las instituciones e ideologías que se manifiestan como un sistema globalizado de “imperialismo informal”, con los Estados Unidos en el centro.
Algunos de los nombres de estas dinastías son más conocidos que otros, como los Rothschild y Rockefeller, mientras que otros son más conocidos en sus propios países o apenas se conocen en absoluto, como Agnelli (en Italia), Wallenberg (Suecia) y Desmarais (en Canadá ). Cada dinastía familiar tiene su propia historia, con el poder concentrado en empresas particulares o family offices. Muchas, si no la mayoría de estas familias también tienen conexiones significativas entre sí, actuando como accionistas conjuntos en diversas empresas, sentados en las mismas mesas y en los mismos círculos sociales. Cooperan y compiten entre sí por la influencia en  el “Juego de Tronos de la globalización”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails