martes, 17 de junio de 2014

LA CARTA DE TRIUNFO DE PUTIN: LA DEPENDENCIA ENERGÉTICA DE EUROPA CON RUSIA


LA CARTA DE TRIUNFO DE PUTIN: LA DEPENDENCIA ENERGÉTICA DE EUROPA CON RUSIA
Mayo 30, 2014

Hay un dato central que define la posición estratégica de Rusia en relación a la guerra fría con EEUU y las potencias occidentales: Rusia es uno de los mayores productores de petróleo y gas del mundo y Europa depende de la provisión de energía rusa. 

Rusia posee una red de 50.000 kilómetros de oleoductos (Transneft) y gasoductos (Gazprom) de titularidad pública. La mayor parte va a Europa, que tiene una dependencia del petróleo y del gas ruso que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sitúa en un 60% y podría llegar hasta el 80% en 2035. Entre sus mayores clientes están Alemania (un 40% del gas y petróleo que consumen los germanos, sus industrias y centrales térmicas llega de Siberia) y China . Sin olvidar los Estados vecinos a la Federación Rusa, algunos de los cuales formaron parte de la URSS (Georgia, Bielorrusia, las repúblicas bálticas o Ucrania) o del ex bloque soviético (Polonia, Bulgaria, Moldavia, República Checa, Eslovenia), con una asfixiante dependencia de su gas entre el 70% y el 100%. Alemania paga a Rusia una factura anual de 40.000 millones de euros por esa energía (que en gran parte circula por tuberías que cruzan el conflictivo territorio ucranio) y es su principal socio comercial. 


Datos de Moscú contabilizan 6.000 empresas alemanas en Rusia frente a las escasas 200 españolas. Por su parte, China, siempre necesitada de energía, firmó hace un año un megacontrato de suministro de crudo con la Federación Rusa por el que adelantó 200.000 millones de euros y que ya cuenta con su propio oleoducto: el Eastern Siberia Pacific Ocean, de 5.000 kilómetros, costeado por China y que también abastece a Japón y Corea del Sur. Tras la renacionalización del sector energético por decreto de Putin en la década de 2000, y luego de enviar a la cárcel durante 10 años y despojarle de su imperio al oligarca prooccidental Mijaíl Jodorkovski, propietario de la superpetrolera Yukos, el 80% de los recursos energéticos de Rusia están hoy en manos del Estado. Lo mismo sucede con las tuberías que los transportan, la fijación de los cupos de exportación, el monopolio de la concesión de licencias de exploración y producción y la distribución del gas. La nueva Rusia superpotencia de Putin se edifica sobre la base de tres sostenes estratégicos: Energía, armamentismo y desarrollo nuclear. Eso explica la impotencia del eje EEUU-Unión Europea para tomar decisiones conjuntas en torno al conflicto geopolítico y militar con Rusia. La energía es la herramienta central con que cuenta Putin para dividirlos.

Por MANUEL FREYTAS / IAR NOTICIAS
Fuente: https://www.facebook.com/manuel.freytas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails