lunes, 14 de abril de 2014

LA AGENDA DEL VATICANO EN RELACIÓN CON JERUSALÉN (Versión de un autor judío)


JERUSALÉN (Crédito ANSA)
LA AGENDA DEL VATICANO EN RELACIÓN CON JERUSALÉN

Por: Joel Bainerman
Abril 16, 2011

Es muy posible que la mayoría de los israelíes nunca hayan pensado mucho sobre lo que opina la Iglesia Católica Romana y el Vaticano sobre la teología relacionada con "los últimos días." La verdad es que en general los judíos no dedican demasiado tiempo a pensar en lo que sucederá cuando "Gog y Magog" tenga lugar. Los judíos no se interesan en realidad en lo que tiene que ver con el "mundo venidero," sino que están profundamente arraigados en el aquí y el presente, lo cual es una buena cosa.

Pero en realidad poco importa lo que opinen los judíos, lo que importa es lo que crea el Vaticano y por qué lo cree. El judaísmo y el pensamiento judío contemporáneo realmente desecha los principios básicos del Catolicismo y ni siquiera se preocupa por examinar los temas centrales tras lo que son las "afirmaciones teológicas católicas."

En lugar de tomarnos en serio lo que creen, tenemos tendencia a reírnos entre nosotros cuando contemplamos esas imagines de oscuros rituales y ceremonias y pensamos que en realidad toda la religión se parece bastante al paganismo, como pueda ser el "comer las hostias sagradas" y" rociar la cabeza de las personas con el agua del bautismo." Puede que eso sea cierto, pero no importa, lo que sí importa es lo que creen y lo que tienen planeado llevar a cabo en cuanto a convertir lo que creen en una realidad.

La institución del "Vaticano" es algo que no entienden los israelíes y los judíos. La sabiduría convencional que escuchamos de labios de los portavoces de los distintos ministerios del gobierno israelí y las ideas convencionales de los medios de difusión israelíes es que "ambas partes tienen grandes intenciones de hacer el bien" y eso es todo. Cuando se trata de los asuntos bilaterales de Israel, la verdad es que los medios de difusión no se molestan demasiado en investigarlo, de ahí que haya sido posible que se estableciese un acuerdo secreto entre el Vaticano y el Estado de Israel y nadie en Israel llegase jamás a descubrirlo.

De hecho eso es exactamente lo que ha sucedido.

Este artículo pretende informar acerca de los antecedentes de dicho acuerdo, así como sobre cuáles son las intenciones del Vaticano en relación con la Ciudad Antigua de Jerusalén de Israel, revelando qué políticos israelíes adoptaron ciertos compromisos con el Vaticano relacionados con el tema de la soberanía de la Antigua Ciudad de Jerusalén. Estas negociaciones y reuniones se realizaron todas ellas en secreto.

Durante este periodo, 1992-l995, los Acuerdos de Oslo fueron lo que llamaron la atención del público. Oslo fue algo que utilizaron para "tirar” arena a los ojos" del público. En realidad es en el Vaticano donde está teniendo lugar la acción donde se desarrollaron los verdaderos acontecimientos. Da la impresión de que Oslo fue sencillamente la historia de portada, una especie de "cortina de humo," por así decirlo.

¿Qué es lo que quiere el Vaticano?

No puede ser que el Vaticano esté solo interesado en "tener acceso a sus lugares sagrados" en Jerusalén porque eso es algo que ya tienen así como la jurisdicción legal bajo la ley israelí para sus instituciones y propiedades en Jerusalén. Además, cuando estos "lugares sagrados" estuvieron bajo la jurisdicción de los jordanos entre los años l948 a l967, ningún Papa exigió la "internacionalización de Jerusalén."

Lo que el Vaticano quiere tiene que ser otra cosa. La Iglesia Católico Romana, necesita contar con ciertas versiones de los acontecimientos que se produzcan de modo que puedan colocarse ante toda la humanidad y puedan proclamar: "nuestro Mesías ha regresado." Como es natural, para los judíos, este Mesías seguirá siendo tan falso como se supone que fue el primero, pero eso no importa.

Ese es el objetivo del Vaticano y eso es algo acerca de lo cual todos los israelíes necesitan preocuparse.

La versión de los acontecimientos según el Vaticano y los Católicos Romanos es esta:

Saben que este no es el final de la historia que el Dios judío tenía en mente, lo cual no significa que no intenten inventar su propio final a la historia, de modo que lo que es realmente es fraudulento. No importa, ese es su plan de acción y eso es lo que importa y es precisamente acerca de esto sobre lo cual deben estar mejor informados los israelíes. Es muy importante que todo el mundo esté enterado de lo que el Vaticano tiene en reserva porque está directamente relacionado con nuestra existencia y nuestro futuro destino como nación independiente.

Esta es una fuerza muy poderosa, que está planeando obtener el control de la Antigua Ciudad de Jerusalén y es necesario que el pueblo esté mejor enterado de por qué y cómo el Vaticano tiene la intención de conseguirlo. Una vez que estemos al corriente de todos los hechos y los informes cronológicos estaremos en mejor situación de enfrentarnos con este asunto y sabremos más acerca del control extranjero sobre la existencia política y el destino de Israel.

Para empezar, es preciso que el lector se de cuenta de que durante siglos el Vaticano ha intentado obtener el control de Jerusalén, comenzando con las Cruzadas. Para que ellos puedan convencer al mundo de que el Mesías que han colocado sobre el escenario del mundo y sea aceptado como genuino, necesitan representar esta comedia en la Antigua Ciudad. La historia de esta producción es que este "Mesías" unirá a las tres religiones monoteístas, introducirá "la paz y la armonía" en el mundo y resolverá el conflicto de Oriente Medio. El lugar donde tendrá lugar esta "producción" habrá de suceder, como es lógico, en la Antigua Ciudad de Jerusalén.

Este llamado "Mesías" que será proclamado, será falso e insistirá en que es preciso tener un "gobierno mundial" (es decir, las Naciones Unidas) y entonces se conseguirá la paz y la armonía en el mundo. Esto será una mentira y un fraude, pero no importa. En nuestro mundo, la realidad no es importante, lo que sí es importante son las percepciones del público. El resultado final será despojar a Israel de su soberanía como nación independiente y dar lugar a la existencia de un "bloque regional de naciones" en Oriente Medio. Se presionará a Israel para que acepte estas demandas de todas las representaciones mundiales y las superpotencias que afirmarán que "esta es la única manera de resolver el conflicto en Oriente Medio)." 

A fin de conseguir que los judíos acepten, les convencerán de que puesto que el "Mesías" se le ha aparecido a los judíos, es hora de empezar a reconstruir el Tercer Templo, lo que llaman el "Templo de Salomón."

Esta versión de los acontecimientos estará al alcance de todos por medio de una sencilla búsqueda en Internet puesto que hay muchos grupos y organizaciones cristianas (la mayoría de las cuales son muy pro-Israel) que no aceptan estas creencias y que, como es natural, están en contra de ellas. No he sido yo el que ha inventado la teoría, me limito a presentarla a la atención del público israelí.

No nos dejemos engañar, la Antigua Ciudad de Jerusalén, así como la mayor parte de la mitad este de la ciudad, es lo que pretende quedarse el Vaticano.

¿Por qué?

Porque el conseguir el control de toda la Antigua Ciudad de Jerusalén (y no solo las propiedades de la Iglesia), pudiendo construir lo que quieran en el Monte de Sión es de vital importancia para el programa que han planeado llevar a cabo en la capital de nuestra ciudad. El acuerdo que ha firmado con Israel en las personas de Yossi Beilin y Shimon Peres (en secreto y sin la aprobación del Knesset) concede a la Iglesia no solo estado legal extraterritorial a sus propiedades (que es lo que el acuerdo bi-lateral que firmó el gobierno israelí con el Vaticano el 30 de Diciembre de 1993, convirtió en ley) sino el control sobre toda la ciudad como "guardianes" bajo la presencia de las Naciones Unidas. De esta manera los judíos cederán el control sobre la Antigua Ciudad. El Vaticano es consciente de que el pueblo israelí tendría un problema con esto, pero la ONU diría: "no nos quedó más opción."

Una Cronología del Esfuerzo realizado por el Vaticano por Destituir a Israel de la Antigua Ciudad de Jerusalén.

La "Cronología de los Acontecimientos" para que el Vaticano conquiste la Antigua Ciudad de Jerusalén es como sigue, todo lo cual se puede verificar examinando las fuentes de información:

Octubre 1991

El 12 de Octubre, el director del Congreso Judío Mundial, Edgar Bronfman fue nombrado director del Comité Interreligioso de Consulta del Comité Judío Internacional con el fin de iniciar ontactos oficiales con el Vaticano y el Estado de Israel.

Marzo 1992

El 17 de Marzo, Teddy Kollek, el alcalde de Jerusalén, dijo: "El gobierno israelí debería de cumplir las exigencias del Vaticano con el propósito de aplicar un estado legal especial a Jerusalén."

Abril 1992

El 1 de Abril, el Vaticano anunció que estaba a "favor de una Victoria laborista" en las elecciones generales de Junio de 1992 en Israel.
El 15 de Abril, el Cardenal Joseph Ratzinger, uno de los diplomáticos de más alto rango en el Vaticano, visitó Israel por primera vez, pero sólo se reunió con el alcalde de Jerusalén, Teddy Kollek.
Junio 1992

La historia del esfuerzo realizado por la Iglesia Católica por ocultar a los judíos la intención relacionada con la Antigua Ciudad de Jerusalén comienza en Julio de 1992. Según la información de las páginas Web del Ministerio de Asuntos Exteriores, literalmente desde el momento mismo en que el Nuevo gobierno laborista, con Rabin a la cabeza, ocupó el lugar de Yitzhak Shamir como partido laborista derrotado, comenzaron las conversaciones secretas con el Vaticano y el Estado de Israel. ¿Qué fue lo que precipitó estas conversaciones secretas? ¿Quién hizo los arreglos para que tuviesen lugar y por qué? ¿Por qué se ocultaron al público israelí? ¿Cuál fue el resultado final de estos acuerdos? ¿En qué punto se encuentran en la actualidad?

Todo el tema secreto de las relaciones bilaterales de Israel con el Vaticano se mantienen a propósito envueltas en un velo de clandestinidad. No es de sorprender que nadie en Israel sepa demasiado sobre "las relaciones entre Israel y el Vaticano" teniendo en cuenta que es algo acerca de lo cual nunca informa la prensa israelí. La historia oficial sobre los orígenes de "los contactos por medios secretos" de Israel entre el equipo de negociación de Beilin y el Vaticano se producen como resultado de que Shlomo Gur, el asistente personal Diputado del Ministro de Asuntos Exteriores de Yossi Beilin, conocía a alguien que le puso en contacto con el Padre David Jaeger.

El Padre David Jaeger fue presidente del Tribunal Católico de Austin, Texas y se educó como judío ortodoxo israelí, que posteriormente se convirtió al Catolicismo y se convirtió en Padre (lo cual no es algo que le haya sucedido a demasiados israelíes que se hayan educado como ortodoxos). A partir de entonces, que según la información en las páginas Web del Ministerio de Asuntos Exteriores fue en Julio de 1992, justo después de que el nuevo gobierno de Rabin se hiciese con el poder, no se sabe nada acerca de las discusiones hasta que SE FIRMÓ EL ACUERDO EL 30 DE DICIEMBRE DE 1993. No se hizo mención alguna en la prensa israelí. La información que se dio en el acuerdo mismo firmado ofreció un mínimo de información y fue de tono general. Este fue posiblemente uno de los contactos políticos más importantes que tuvo Israel en la "estructura de poder" del mundo, a pesar de lo cual no se informó sobre ello en la prensa, de modo que ningún israelí se enteró y así es como se mantiene oculto.

Noviembre, l992

El documento que se usó como la base ideológica fundamental del acuerdo secreto del Vaticano con Yossi Beilin y Shimon Peres se debió a la autoría personal de Beilin. "La Ilegitimidad de la Soberanía Israelí sobre Jerusalén" es un compendio del programa del gobierno israelí para el futuro de Jerusalén y requiere la división de la Antigua Ciudad en cantones, cuyos puestos fronterizos se hallarán bajo el control de las UN.

El plan que dio lugar al acuerdo de Diciembre del 1993 entre el Vaticano y el Estado de Israel se discutió inicialmente en Noviembre de 1992 en el momento exacto que tenían lugar las primeras reuniones en Londres para discutir el acuerdo entre Israel y la OLP que dio lugar a los Acuerdos de Oslo. El verdadero objetivo fue el esfuerzo realizado por el Vaticano por apoderarse de la Antigua Ciudad de Jerusalén. Oslo o la "paz entre Israel y los palestinos" no fue más que una buena historia de portada para ocultar lo que estaba sucediendo en realidad en otra esfera de los asuntos exteriores de Israel.

Septiembre, 1993 


El 10 de Septiembre, justo tres días antes de que se firmasen los Acuerdos de Oslo en Washington, el periódico italiano La Stampa informó que el entonces Ministro de Asuntos Exteriores Shimon Peres había concluido un acuerdo secreto con el Vaticano para entregar la soberanía de la Antigua Ciudad de Jerusalén al Vaticano según lo acordado y fue incluido en las cláusulas secretas de la Declaración de Principios firmada el 13 de Septiembre de 1993 en Washington, DC.

En la misma semana que el Ministro de Asuntos Exteriores israelí y el principal creador de Oslo Shimon Peres firmó la Declaración de Principios con Yasser Arafat en Washington, la comisión Israel-Vaticano celebró una reunión especial en Israel. Según el acuerdo Vaticano los israelíes cederían el control sobre la Antigua Ciudad al Vaticano antes del año 2.000. El plan requiere que Jerusalén se convierta en el Segundo Vaticano del mundo haciendo que las tres principales religiones estén representadas, pero bajo la autoridad del Vaticano. Jerusalén seguirá siendo la capital de Israel, pero la Antigua Ciudad será administrada por el Vaticano.

Arafat accedió al plan justo antes del famoso "apretón de manos" en 1.993, pero cuando se dio cuenta de que el Vaticano también iba a permitir que Israel compartiese el monte del templo, lo rechazó. (Con el fin de conseguir que Arafat y los palestinos "participasen", el 14 de Febrero del año 2.000 la Autoridad Palestina firmó un acuerdo con el Vaticano, que reconocía los derechos de los palestinos sobre la parte Este de Jerusalén. El comienzo de la "Intifada de Al Asqa" siete meses después de que se firmase este acuerdo posiblemente fuese parte del acuerdo que hizo Arafat con el Vaticano respecto a lo que haría por él a cambio de que el Vaticano reconociese los derechos de los palestinos sobre el Este de Jerusalén y el derecho a tener un estado. La violencia en Oriente Medio sirve a los intereses de la Iglesia Católica especialmente si Jerusalén es el tema a discutir. Al conseguir Arafat las garantías del Vaticano, según las cuales hiciese él lo que hiciese los europeos no le abandonarían, tiene sentido que le declarase la guerra a Israel en Septiembre del año 2.000. El decir que "Barak se lo entregó todo en Camp David" es pura propaganda. No se ofreció nada que el Knesset hubiese aprobado. La intifada solo podía haber sucedido si Arafat hubiese conseguido las garantías de las principales potencias europeas de que él sobreviviría. El acuerdo de Febrero del 2.000 hubiese tenido más sentido si hubiese sucedido tres o cuatro años antes. Sin embargo, el momento en que se produjo, cuando comenzó la intifada de Septiembre del 2.000 parece lógica desde el punto de vista de Arafat.
Noviembre 1993

En un informe del semanario de Jerusalén Kol Ha'ir, se reveló que: "durante los seis últimos meses, el gobierno israelí había estado aceptando consejos sobre el futuro de Jerusalén de una comisión de planificación dirigida por un asistente cercano a Teddy Kollek, Raanan Weitz, que con anterioridad había sido el director de asentamientos de la Agencia Judía. En una reunión secreta que tuvo lugar el 9 de Septiembre de 1.993, un día antes de que el Primer Ministro Rabin firmase el acuerdo de reconocimiento con la OLP en Israel, el foro se reunió en secreto y aprobó en principio un plan para Jerusalén, que había sido forjado por Weitz, que él había titulado: "la Jerusalén Metropolitana."

Diciembre, 1993*

Sin la menor cobertura por parte de la prensa en Israel, el 30 de Diciembre se reconoce públicamente un "acuerdo histórico con el Vaticano." Titulado: "Acuerdo Fundamental entre la Santa Sede y el Estado de Israel", afirma:

"Conscientes del carácter singular y del significado universal de Tierra Santa, así como de la naturaleza única de la relación entre la Iglesia Católica y el pueblo Judío, así como del proceso histórico de reconciliación y desarrollo en el entendimiento mutuo y amistad entre Católicos y judíos: "Habiendo decidimos el 29 de Julio de 1.992 establecer una 'Comisión Activa Permanente y Bilateral" con el fin de estudiar y definir juntos temas de interés común y en vista de la normalización de sus relaciones"

Apenas había transcurrido un mes tras la toma de poder cuando se creó un comité especial para promocionar las "Relaciones entre Israel y el Vaticano". ¿A qué es debido que se produjese esta iniciativa tan pronto como el nuevo gobierno comenzó a funcionar?

Abril 1994


Shmuel Meir, el Diputado del Alcalde de Jerusalén, anunció en una conferencia de prensa en Jerusalén que había recibido información de que a las propiedades prometidas al Vaticano en Jerusalén se les concedería un estado legal extraterritorial. (A principios del 1.996 Meir murió en un accidente automovilístico muy sospechoso en el que el conductor que hizo que un camión de las UN arrollase el coche de Meir no fue nunca acusado.)

Mayo 1994


Marek Halter, un francés intelectual y filósofo además de gran amigo de Peres, informa a la revista seminal israelí HaShishi que él entregó personalmente una carta de Peres al Papa en Septiembre del 1.993 en la que Peres prometía internacionalizar Jerusalén, concediendo a las Naciones Unidas el control político de la Antigua Ciudad de Jerusalén y la hegemonía de los lugares sagrados en su interior al Vaticano. Las NU concedería a la OLP una capital en su nuevo territorio y el Este de Jerusalén se convertiría en una especie de zona de libre comercio del mundo de la diplomacia.

Junio 1994

El 15 de Junio el gobierno israelí firmó un acuerdo con el Vaticano permitiendo a la Iglesia Católica participar en negociaciones para determinar el futuro de Jerusalén.

Julio, 1994

El 9 de Julio del 1.994, Jean-Louis Tauran, Ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano, anunció en Aman, Jordania: "Antes de que se resuelvan los problemas territoriales, es preciso que tengamos las garantías internacionales necesarias para salvaguardar el carácter único de la ciudad y las garantías de que nunca más un partido reclamará Jerusalén como su posesión."

Noviembre l994

Israel firmó el tratado de paz con Jordania, que según informes en Haaretz, Maariv y Yediot Achronot, incluía cláusulas secretas acerca del agua y Jerusalén. El acuerdo había sido negociado en Londres ocho meses antes entre Rabin, el Rey Hussein y Lord Victor Mishcon. Como parte del acuerdo, Jordania recibiría el control sobre los lugares sagrados islámicos dentro de la Antigua Ciudad de Jerusalén controlada por el Vaticano.

Marzo 1995

Se filtra la información sobre el contenido de un telegrama de la Embajada Israelí en Roma enviado al Ministerio de Asuntos Exteriores en Jerusalén a la estación de radio Arutz Sheva, confirmando la entrega de Jerusalén al Vaticano. Dos días después el telegrama apareció en las portada del periódico Haaretz. En las minutas de amplia difusión de una reunión con el Presidente Clinton en 1.997, Peres acabó el telegrama con las palabras: "tal y como le había prometido con anterioridad a la Santa Sede."

Abril 1995


Abraham Shapira, uno de los miembros del Knesset, dijo que tenía información según la cual todas las propiedades del Vaticano en Jerusalén quedarían libres de impuestos y que los enormes terrenos de inmobiliaria en el Monte de Sión se le entregarían al Papa a perpetuidad.

Febrero l996

Una delegación del Vaticano se reunió en Jerusalén con Asan Tahbob, el Ministro de Asuntos Religiosos de la Autoridad Palestina. El Padre Serge Sebastian, Secretario General del Vaticano, anunció que la Santa Sede reconocía la soberanía palestina sobre el Este de Jerusalén.
Después de que Shimon Peres hubiese reemplazado a Yitzhak Rabin como primer ministro de Israel, Moshe Shachal, Ministro de Seguridad Interna, se negó a permitir a la Autoridad Palestina reunirse con el Vaticano en el Hospicio Notre Dame de Jerusalén. Según Shachal, los palestinos estaban planeando "usar al Vaticano para eludir los Acuerdos de Oslo." 

Noviembre, 1997

El 10 de Noviembre, el Estado de Israel y el Vaticano firmaron el "Acuerdo de Personalidad Legal" según el cual el Estado de Israel acordaba "asegurar la ley totalmente efectiva a la personalidad legal de la misma Iglesia Católica." (Lo que eso pueda significar en castellano se deja a la imaginación del lector.)

Febrero 2000

Apostando todas sus cartas sobre los acuerdos bi-laterales con ambas partes en el conflicto Arabe Israelí, el 14 de Febrero el Papa Juan Pablo II se reúne con Arafat en Roma para firmar un acuerdo que normalice las relaciones entre las iglesias Católico Romanas en Jerusalén y la AP. Ahmed Qurei, el orador del Consejo Legislativo de la AP dijo al periódico The Jerusalem Post que el acuerdo es "reconocimiento por parte de la Iglesia Católica de los derechos palestinos sobre la mitad este de Jerusalén." Según Nabil Abu Rudaineh, el portavoz de Arafat: "Arafat había estado acariciando la idea de compartir una Jerusalén sin dividir y con crear una soberanía estilo Vaticano en la Antigua Ciudad." (De alguna manera se supone que debemos creernos que Arafat inició esto y no el Vaticano). El acuerdo requiere que Jerusalén sea "una ciudad internacional basada en resoluciones internacionales y con garantías internacionales."

El paquete se firmó a pesar de que el Vaticano había firmado un acuerdo con Israel seis años antes, el 30 de Diciembre 1.993 que concedía jurisdicción legal bajo la ley israelí sobre las propias instituciones y propiedades de la Iglesia en Tierra Santa.

Marzo 2000

El Papa visita Tierra Santa y repite la insistencia de la Santa Sede en el sentido de que "la supervisión internacional, `un estatuto especial, con garantía internacional,' sería lo que mejor salvaguardaría los lugares sagrados de la ciudad y todas sus religiones. La ciudad de Jerusalén es el principal obstáculo a la paz en la región."

El 27 de Marzo, la Autoridad Palestina dice que el Vaticano ha dejado de insistir en el estado legal internacional en relación con la Antigua Ciudad de Jerusalén y que el Vaticano acepta la división política de la Antigua Ciudad entre Israel y los palestinos. (¡¡Uno se pregunta si este acuerdo tuvo algo que ver con la decisión de Arafat de hacer la guerra a Israel seis meses después!!)

Octubre 2000

En un discurso a las Naciones Unidas el 30 de Octubre, el Arzobispo Renato Martino declaró: "El `carácter único' de Jerusalén como ciudad sagrada de tres grandes religiones hace que sea esencial que sean dirigentes religiosos y no políticos,

los que tengan el control de los lugares sagrados." En su reunión el 26 de Octubre con el Embajador del Líbano en el Vaticano, Fouad Aoun, el Papa Juan Pablo II dijo que se debería conceder a la ciudad de Jerusalén "un estado internacional especialmente garantizado."

Enero 2001

Los periodistas de la TV israelí filmaron en secreto debajo del Santuario de Omar, un edificio islámico del siglo VII, que puede que fuese deliberadamente construido sobre el Lugar Santísimo, que entonces era el cuarto de oración más sagrado del antiguo Templo judío. El video revela la existencia de un nuevo y masivo túnel que va a parar justo en el centro más sagrado del Templo de Salomón y posteriormente del Templo de Herodes. Durante las Cruzadas la Antigua orden de caballería de principios del siglo XII, conocida como los "Caballeros Templarios," cavaron debajo de las ruinas durante nueve años y hallaron toda una red de túneles, donde los sacerdotes judíos escondían sus tesoros de los romanos merodeadores en el año 70 EC. Se cree además que los informes originales de la Iglesia de Jerusalén, que demuestran que el Vaticano no estaba practicando el Cristianismo como habían pretendido sus fundadores, se encontraba enterrado en este lugar. Un Papa con derechos exclusivos de interpretación divina no formaba parte del plan de Dios. Si estos rollos se hiciesen públicos pondrían en peligro la legitimidad de Roma, por lo que es indispensable para el Vaticano alejar a los judíos del Monte del Templo para que no puedan descubrir estos importantes pergaminos. La AP está sirviendo como los "contratistas de construcción" del Vaticano en este arreglo, con la esperanza de que el Vaticano se ponga de parte de los palestinos en el conflicto con Israel.

Julio 2002

Delegaciones israelíes, de los Estados Unidos y alemanas en la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa en Berlín tuvieron que luchar contra una propuesta sorpresa de internacionalizar la Antigua Ciudad de Jerusalén por parte de la delegación italiana en la reunión. El jefe de la delegación italiana le dijo al Rabino Abraham Cooper, decano asociado del Centro Simon Wiesenthal, con base en USA, que la principal preocupación del gobierno italiano era que "en el futuro, cuando haya discusiones de paz, se entregará a la entidad palestina el control de los lugares sagrados cristianos." Por qué el gobierno secular de Italia se preocupa sobre el tema fue algo que no se explicó en el nuevo punto. (The Jerusalem Post, 8 de Julio, 2.002)

De modo que ¿que es lo que está planeando el Vaticano y qué pueden hacer los judíos israelíes al respecto?

Durante años el Vaticano ha estado promoviendo su doctrina de "reemplazamiento" que afirma que los católicos han reemplazado a Israel como "el Nuevo Israel". La Iglesia Católico Romana quiere que Israel pierda el control de la soberanía sobre la Antigua Ciudad de Jerusalén de manera que "las promesas hechas a los descendientes literales de Abraham se apliquen a la 'Nueva Jerusalén." Si Israel controla Jerusalén es evidente que los derechos de Roma no son legítimos y que la interpretación literal de las Escrituras es correcta. No hay lugar para la restauración de la nación de Israel en su teología. ¿Cómo puede el Vaticano afirmar ser "la Nueva Jerusalén" y "la heredera legal del Reino de Dios" si los judíos controlan Jerusalén? ¿Cómo va a convencer la Iglesia Católica al mundo de que su versión de la teología es la correcta?

Lo que el Vaticano quiere es que todo el mundo crea en este "misterioso individuo que habrá de "unir las diferentes fes" y aparecer en Jerusalén, que se encontrará bajo el control de una autoridad dirigida por el Vaticano.." Ese acuerdo de que el Vaticano venga a Israel y se apodere de estas propiedades y que "controle y domine la Antigua Ciudad de Jerusalén" existe ya y ha sido documentado en su totalidad y los medios de difusión del mundo ya ha informado al respecto.El propósito definitivo del Vaticano es hacerse con el control de la Antigua Ciudad de Jerusalén, arrancándosela de las garras al estado de Israel. Con ese fin tienen un acuerdo secreto con Israel que obliga a Israel a respetar el derecho "extraterritorial" de la presencia física en la ciudad. Para resumir, "hemos aceptado los derechos del Vaticano a colocar pequeñas embajadas vaticanas soberanas por toda la capital eternal de Jerusalén. Ese mismo Vaticano se ha comprometido, en público y por acuerdo escrito, a asegurarse que los palestinos tengan soberanía en la Antigua Ciudad de Jerusalén.

Los registros públicos demuestran la existencia de un acuerdo secreto, que ya ha tenido lugar y que se ha realizado a espaldas del público israelí mediante el cual se ha prometido al Vaticano tener control sobre la Antigua Ciudad.

Existen pruebas abrumadoras en los registros públicos que demuestran que dos representantes del gobierno israelí, Yossi Beilin y Simón Peres hicieron acuerdos secretos con el Vaticano.
Debido a que se tramó de manera encubierta no puede servir al público israelí, pero sí a otros por lo que es preciso que estos acuerdos queden sin efecto y anulados. No importa si los judíos religiosos o los israelíes piensan que la "teología católica" tiene un "aspecto extraño" o resulta extremadamente "ritualista." Lo que importa es que todos los israelíes entiendan que el Vaticano tiene una agenda secreta, que incluye robar la Antigua Ciudad de Jerusalén a los judíos. Eso es lo que usted tiene que saber y entender.

Lamentablemente esta agenda se está llevando a cabo de manera secreta y a espaldas de usted y es debido a ello que usted ignora sus verdaderos propósitos. El propósito de este artículo es advertirle a usted sobre las verdaderas intenciones del Vaticano de manera que sea usted un "consumidor informado" en lo que se refiere a las relaciones de Israel con la Iglesia Católico Romana. Hasta las cláusulas manifiestas del acuerdo vaticano, el intercambio de embajadores y el que se abran los archivos vaticanos a los investigadores israelíes, son cosas con las que el Vaticano no ha cumplido. Desde el punto de vista israelí, el "Acuerdo Fundamental entre la Santa Sede y el Estado de Israel" ha sido un fracaso total y es preciso que sea inmediatamente rescindido.

Joel Bainerman es un periodista investigador con sede en Israel. Se puede ver su archivo publicado en su página:
http://www.joelbainerman.com/

Otras páginas:

www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-3194646,00.html
http://www.arutzsheva.net/news.php3?id=95967

¿Quiere el Vaticano también Jerusalén?

Enviado del Vaticano: No se puede confiar que Israel y los palestinos salvaguarden los lugares sagrados.

Ahiya Raved

¿No se puede confiar en Israel?

El consejero legal del Vaticano en Israel, David Jaeger, ha criticado duramente la política de Israel
respecto a salvaguardar los lugares sagrados cristianos.

Hablando durante una conferencia internacional en la Universidad de Haifa el Martes, Jaeger dijo
que Jerusalén es una ciudad importante, cuyo destino no se debería dejar en manos de Israel y de los palestinos.
Fuente: http://dabarkadosh.blogspot.com/2011/04/la-agenda-del-vaticano-en-r...

“Acuerdo Fundamental” (Fundamental Agreement) de Israel con la Santa Sede, de 30 de diciembre de 1993, en su Aniversario XIV [BLOG.79

25.12.07 | 09:08. Archivado en Derecho internacional eclesiástico
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido
Hace casi tres quinquenios tuvo lugar un evento realmente extraordinario en Jerusalén: la celebración del primer Acuerdo de Israel con la Santa Sede, bajo la denominación de Fundamental Agreement, acompañado de la instauración de las relaciones diplomáticas. Mas, ¿por qué se le designa así? Por tres razones a cual más importantes. Primera, por su trascendencia en cuanto a su significado histórico y a su extensión (que desborda las fronteras israelíes). Segunda, por ser un “Acuerdo sobre algunos principios fundamentales, que regulan las relaciones entre la Santa. Sede y el Estado de Israel”. Tercera, porque “constituye la base para ulteriores acuerdos que deberán ser negociados en un futuro próximo entre las mismas Partes y que deberán establecer la aplicación en detalle del mismo”.
I.- ¿Cuál es la naturaleza del Fundamental Agreement?
* Es un Acuerdo o Tratado internacional, por haberse celebrado entre la Santa Sede, sujeto soberano internacional, y el Estado de Israel, que quedó constituido como tal en mayo de 1948 conforme a la Resolución 181 (II), adoptada por la Asamblea General de la O.N.U. el 29 de noviembre de 1947, y fue admitido como miembro de la O.N.U. desde mayo de 1949.
* Es un Acuerdo con incidencia universal, pues, aun siendo un Acuerdo bilateral entre el Estado de Israel y la Santa Sede, desborda sus fronteras, al incidir de forma general sobre el Judaísmo y el pueblo hebreo, de un lado, y sobre el Catolicismo e Iglesia Católica, de otro.
* El Acuerdo viene a constituir el segundo desbloqueo histórico en el proceso de paz en el Próximo Oriente, tras el primero que fue la “Declaración de Principios entre Israel y Palestina”, de 13 de septiembre de 1993, en el jardín de la Casa Blanca. Si el primer Acuerdo tuvo lugar la víspera del año Judío; el segundo, la (ante)-víspera del año Cristiano.
* Es un Acuerdo que abre una etapa más en el camino de la reconciliación entre el Judaísmo y el Cristianismo. Reconciliación que se inicia solemnemente por la Iglesia Católica en el Concilio Vaticano II con la Declaración sobre las relaciones de la Iglesia con las Religiones no cristianas (Nostra aetate, nº 4), y que se fue consolidando por parte de toda la Iglesia a todos los niveles, intentando llevar a la práctica lo allí declarado.
II.- ¿Qué finalidades perseguía el Fundamental Agreement?
* Por encima de las finalidades intermedias o paralelas, hay una finalidad última con dos facetas, la espiritual y la política. La finalidad última de naturaleza primordialmente político-temporal es la consecución de la paz en el Próximo Oriente, i n i c i a d a mediante la Conferencia de Madrid (noviembre de 1991). Sólo que tan compleja paz tiene a la vez una dimensión espiritual y moral que entra de lleno en la específica misión espiritual y moral de la Santa Sede. Y esa finalidad última primordialmente de orden espiritual consiste en sellar la reconciliación entre el Pueblo Hebreo y la Iglesia Católica de una manera internacional con las formalidades del orden internacional, las diplomáticas.
II.- ¿Qué es lo convenido en el Fundamental Agreement?
Unos principios y unas materias concretas. 

* Los principios generales convenidos
- Primer principio: la libertad de religión y de conciencia que "La Santa Sede, al igual que el Estado de Israel, se comprometen a mantener y observar" [Art. 1], tal como está establecida en la Declaración de Derechos Humanos (10 de diciembre de 1948) y en los demás instrumentos internacionales en los que ambos son partes. Aparte vienen recogidos unos principios unilateralmente y por separado asumidos por Israel y la Santa Sede. Tal es, para el Estado de Israel, su Declaración de Independencia, por la que "El Estado [...] asegurará la total igualdad de derechos sociales y políticos a todos sus habitantes” […].
Para la Santa Sede son la Declaración Dignitatis Humanae de libertad religiosa del Concilio Vaticano II y la Declaración Nostra Aetate sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas, entre las que vienen expresamente nombradas el Judaísmo y el Islam.
- Segundo principio: la cooperación “para combatir todas las formas de antisemitismo y todas las clases de racismo e intolerancia religiosa, y para promover la comprensión entre las naciones, la tolerancia entre las comunidades y el respeto por la vida y la dignidad humanas, que "la Santa Sede y el Estado de Israel se comprometen en conjuntar" [Art.2,1]. A su vez, la Santa Sede accede «a reiterar su condena del odio, de la persecución y de las demás manifestaciones de antisemitismo dirigidas contra el pueblo judío y los individuos judíos en cualquier lugar».
- Tercer principio: la libertad de la Santa Sede y el Estado de Israel “en el ejercicio de sus respectivos derechos y poderes", que ambos se comprometen a respetar en sus mutuas relaciones [Art. 3]. Así en cuanto a las funciones que ejercer, se da un recíproco reconocimiento: el Estado de Israel reconoce el derecho de la Iglesia Católica a ejercer sus funciones religiosas, morales, educativas y caritativas, y a tener sus propias instituciones, así como a preparar, cooptar y destinar su propio personal en dichas instituciones para estos fines; mientras "la Iglesia reconoce el derecho del Estado de Israel a ejercer sus funciones, tales como promover y proteger el bienestar y la salud del pueblo". Para el correcto ejercicio de las funciones de cada parte «se reconoce la necesidad del diálogo y de la cooperación».
- Cuarto principio: "E1 mantenimiento y respeto del statu quo en los Santos Lugares cristianos a los que se aplica, así como de los respectivos derechos de las Comunidades cristianas de allí" [Art. 4]. Compromiso que es por igual por ambas partes (4.1). Tan es así—nótese bien— que el statu quo deberá aplicarse, prevaleciendo sobre cualquier interpretación que en sentido contrario pudiera hacerse y oponerse de cualquier artículo del presente Acuerdo (4.2). En otros términos, el régimen de statu quo está por encima de cualquier interpretación que se haga del Acuerdo.
- Quinto principio: La libertad de culto católico, que explícitamente se menciona por más que debiera estar incluida en la libertad de religión y de conciencia.
* Las materias concretas convenidas.
Las peregrinaciones: "ambos tienen interés en favorecer las peregrinaciones cristianas a Tierra Santa" y expresan la esperanza de que den ocasión para una mayor comprensión entre los peregrinos, por un lado, y el pueblo y las religiones en Israel, por otro" [Art. 5].
La escuela: por tal se entiende tanto la tradicional de la enseñanza como la contemporánea de la cultura y de los medios de comunicación social. Y se reafirma el derecho de la Iglesia a fundar y dirigir Institutos y escuelas de estudio a todos los niveles “con tal que se ejerza este derecho en armonía con los derechos del Estado en el campo de la educación”. Entran, por tanto, no sólo las escuelas primarias y secundarias, sino también los Institutos Superiores de Formación, como en especial, los Institutos Bíblicos [Art. 6]..
Intercambios culturales: teniendo presentes los estudios bíblicos, tanto de estudio como de investigación, es como se acuerda fomentar y potenciar dichos intercambios y, en particular, «el facilitar el acceso a los manuscritos, documentos históricos y análogos conforme a las leyes y regulaciones aplicables» [Art. 7].
Medios de comunicación social: se reconoce a la Iglesia Católica "el derecho a la libertad de expresión en el desempeño de sus funciones" mediante ellos. Con tal que "Que se ejerza en armonía con los derechos del Estatuto en el campo de los medios de comunicación social". [Art. 8].
Instituciones de atención sanitaria y de bienestar social: se reconoce a la Iglesia "el derecho a ejercer sus funciones caritativas en dichas instituciones, con tal que se ejerza en armonía con los derechos del Estado en ese campo" [Art. 9].
La propiedad de los bienes de la Iglesia: constituye uno de los temas más complejos en Tierra Santa y, más en particular, en Jerusalén Y se comprenden no sólo los templos, cementerios, monasterios, conventos, sino también otras muy distintas propiedades, como fincas tanto urbanas como rurales. Pero hasta dónde quedan garantizadas o no; y hasta dónde se extiende la función expropiadora del Estado. No obstante, se reafirma por ambas partes "el derecho de la Iglesia Católica a la propiedad" [Art. 10.1].
III.- Lo excluido y lo pendiente en el Fundamental agreeement.
* Lo excluido.
En orden a posibilitar la llegada a un acuerdo básico había que obviar problemas que no dependieran exclusivamente de la soberanía de la Santa Sede y de Israel. Entre ellas se encuentran las que dependen también de terceros Estados como Palestina, Jordania, Líbano y Siria. Y, sobre todo, la cuestión de Jerusalén que tiene una peculiaridad única: es la Ciudad querida para las tres grandes religiones monoteístas: judía, cristiana y musulmana. Es la Ciudad de David; es el primer Santuario del Cristianismo; es la segunda Ciudad Santa del Islam.
* Lo pendiente.
Aparte de lo excluido —que es lo más principal— se dejan pendientes de solución una serie de cuestiones.
—la cuestión verdaderamente delicada entre la autonomía, que la iglesia deseaba muy mucho establecer sobre la educación, la libertad de expresión y otras materias, por un lado, y la legislación israelí, por otro.
—las cuestiones fiscales, que requerirán su largo y nada fácil proceso. Para ello se establecerá una Comisión de Trabajo que tratará de solucionar las diversas cuestiones mediante futuros acuerdos específicos.
—las cuestiones afines sobre las propiedades de la Iglesia.
Lo ejecutado. Por ahora sólo es el
reconocimiento de la personalidad jurídica ante el derecho israelí, que se llevó a efecto mediante el “Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado de Israel para la ejecución del artículo 3 § 3 del Acuerdo básico entre la Santa Sede y el Estado de Israel (aquí denominado ‘Acuerdo sobre la personalidad jurídica?)”. Se firmo el 10 de noviembre de 1997 en Jerusalén (siendo ratificado por Israel el 16-12-1998, y por la Santa Sede el 21-1-1999, entrando en vigor este mismo día).
IV.- De la valoración a la dura realidad.
Desde el punto de vista del Pontificado, la valoración más comprensiva es la expuesta por JUAN PABLO II ante el Cuerpo Diplomático, acreditado ante la Santa Sede, el sábado 15 de enero de 1994, con ocasión de recibir la felicitación navideña de aquel: «Por primera vez, después de mucho tiempo, la paz parece posible gracias a la buena voluntad de los pueblos que viven hoy allí. […] En este marco de esperanza y fragilidad se sitúan las conversaciones que han permitido que el Estado de Israel y la Santa Sede firmaran un acuerdo sobre algunos principios fundamentales que pueden regir sus relaciones mutuas y garantizar condiciones normales de existencia a la Iglesia Católica en ese país.
** La dura realidad es que hoy los cristianos árabes con pasaportes y cédulas de identidad amarillas de ciudadanos en Israel oscilan entre 144.000 y 196.000 (2.1 a 2.8%) de la población total y constituyen cerca del 8.8% de la población árabe no-Judía. Pero se sienten discriminados y el sufrimiento es cada vez mayor, dentro de la nunca del todo acabada guerra que se vive y padece en Israel y Palestina. Al presente, además, todavía no se han dado pasos significativos para poder llegar a los deseables acuerdos para soluciones las cuestiones pendientes reseñadas.
Referencia bibliográfica: CORRAL, C. y PETSCHEN, S., Concordatos vigentes t.III (Madrid, Universidad Comillas 1996) 313-356, y t.IV (Madrid, Universidad Comillas 2004) 591-695 con todos los textos originales más las versiones e introducciones correspondientes. Sólo la versión española, en SANTOS, J.L. y CORRAL, C., Acuerdos entre la Santa Sede y los Estados (Madrid, B.A.C. 2006) 479-496; GIL. E. y CORRAL, C.,Del desencuentro a la comprensión, Israel-Jerusalén-Iglesia Católica (Madrid, Universidad Comillas 2001) 17-222


1 comentario:

Related Posts with Thumbnails