jueves, 24 de abril de 2014

CON LA OMS, ¿PARA QUÉ QUEREMOS GUERRAS?, Josep Pamies


CON LA OMS, ¿PARA QUÉ QUEREMOS GUERRAS? 

Por Josep Pamies
Marzo 09, 2011

Siempre las guerras, han servido:
Para imponer unos caciques cada día mas poderosos,  por encima de otros.
–Para dirimir que ideología o religión seria la dominante
–Para evitar una sobre población del Planeta.
–Para reactivar economías , reconstruyendo lo que las guerras han destruido
¿Para que las necesitamos ahora en pleno Siglo XXI , teniendo una Industria Farmacéutica y su organo rector la OMS, que cumplen a la perfección con todos los objetivos de la Guerra?
Hemos conseguido con la colaboración sumisa de la Sociedad, tener un cacique mundial denominado  OMS ( Organización Mundial de la Salud), no sujeta a ningún control democrático.
Recordemos que la  OMS, dependiendo  orgánicamente de la ONU (organismo en el que unos pocos países tienen derecho a veto) y no siendo ninguno de sus miembros elegido democráticamente, nos dicta que podemos comer (CODEX ALIMENTARIUS), que VACUNAS y que MEDICAMENTOS tomar y que PLANTAS MEDICINALES prohibir.
La OMS financiada en un 80% con el dinero de la Mafia Farmacéutica (que por cierto pagamos entre todos cuando compramos sus medicamentos), compra voluntades de nuestros gobernantes. Gobernantes que teóricamente hemos votado, desprovistos, gracias   a la OMS , de toda libertad para decidir sobre que política real alimentaría y de salud tomar.
La OMS ha conseguido que independientemente de si un País profesa  islamismo, cristianismo, budismo, hinduismo, etc. o laicismo (todos los ismos significan doctrina o sistema) , obedezcan  sin rechistar lo que unos descerebrados maquinan continuamente,  en este peligroso y antidemocrático organismo denominado OMS.
La OMS con “resignación” nos dice, que en los próximos años,  80 millones de personas morirán de cáncer http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2010020609, en una progresión  escandalosa de la enfermedad claramente provocada por los empresas farmacéuticas que financian la OMS,  con sus aditivos químicos , transgénicos y pesticidas agrícolas.
También nos cuenta que actualmente mueren a causa de la diabetes mas de 3 millones de personas al año http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs312/es/index.html y no hace nada por reconocer y autorizar tratamientos naturales efectivos como la Stevia.
La OMS y la industria farmacéutica que la financia, cada año deja morir de Malaria entre 2 y 3 millones de personas, la mayoría de ellos niños africanos  y recomienda no utilizar de forma natural y gratuita un tratamiento efectivo de una planta de uso milenario en China, la Artemisia Annua,}
Una planta que los propias poblaciones afectadas se podrían cultivar sin ningún coste.
En cambio incentiva a Novartis-Syngenta para que extraiga un antibiótico de dicha planta, a Bill Gates para que la sintetice químicamente y la patente, e impide a la vez  al Dr. Patarroyo desarrollar su vacuna gratuita.

¡¡¡¡ Para que necesitamos Guerras si la OMS y la ONU ya hacen su función de evitar la superpoblación ¡¡¡¡¡.

Las Guerras del Siglo pasado además también sirvieron para reactivar economías. Destruir para volver a reconstruir, ha estado  siempre un negocio.
Pero para que las queremos ahora  si las maquinas de matar actuales , petrolíferas, aditivos alimentarios y farma-industria, son sectores que no padecen la crisis  y ven aumentar sus beneficios de forma descarada, matando legalmente.
“Gracias” sobre todo a la farma-industria (Insecticidas, fungicidas, herbicidas, aditivos alimentarios, fármacos….) , la sociedad está enferma, el producto interior bruto crece y pueden  “contener” el desempleo .
Irónicamente podemos decir , que todos ganamos gracias a la enfermedad y si no  estuviéramos  enfermos, el mundo se hundiría mas  a nivel económico y las guerras destructivas de bienes inmuebles y de seres humanos volverían a ser necesarias.
Por nuestro bien parece ser que hay que morir antes de tiempo de una forma u otra,  o no disfrutar de una vida con plena salud..
Podemos escoger entre esos dos modelos diabólicos impuestos :
GUERRA O ENFERMEDAD.
O emprender la vía de la Desobediencia y caminar hacia un nuevo modelo de No enfrentamiento , pero si de reequilibrar nuestras vidas no haciendo caso de los consejos de la OMS ni de sus títeres (los responsables políticos de salud de cada país).
Cerremos las televisiones o evitemos su publicidad y los programas basura y salgamos al campo a buscar en lo natural nuestro equilibrio físico, emocional y económico.
Las plantas y los animales en libertad nos dan lecciones continuamente de cómo sobrevivir sin tanta ciencia prostituida, utilizada en buena parte, para dominar de forma fascista  la Humanidad.
¿ Porque el cerdo ibérico en libertad no nos  produce al comerlo colesterol del “malo”?
Porque en cambio los pobres perros en cautividad en nuestros hogares, reproducen las mismas o parecidas enfermedades que nos aquejan a nosotros los humanos?
Porque de momento vivimos en una sociedad cautiva y desinformada y no disfrutamos  ni tan siquiera de la salud que disfrutan los cerdos ibéricos gracias a su libertad, buena comida y ejercicio al sol.
---
Pone en aplicación un doble estándar de normas sanitarias, a esos fines se introdujo una nueva clasificación de los países: los países desarrollados se denominan actualmente países de altos ingresos y los países en desarrollo países de bajos o medianos ingresos. Ello sirve para dar recomendaciones diferentes según se trate de países ricos o pobres. En los países de altos ingresos las recomendaciones en salud se ajustan a lo que la ciencia aconseja como más seguro. En cambio para los países de bajos o medianos ingresos lo que se tiene principalmente en cuenta es la disponibilidad de recursos; debido a ello muchos de los riesgos en salud quedan librados al azar. Curiosamente en los países de medianos o bajos ingresos como el nuestro se pone en aplicación dos clases de recomendaciones: una para la población que puede pagar los servicios de salud, semejante a las de los países de altos ingresos, y otras para los grupos que se denominan socialmente desfavorecidos. Las recomendaciones para estos grupos de población se asemejan a las dadas en los países de bajos ingresos. Ello se pone de manifiesto en las recomendaciones sobre alimentación de los niños pequeños por ejemplo.


Cambio en el concepto de salud pública. Lo que interesa no es la salud de las personas sino la utilidad que el individuo presta al organismo social. Ello implica que la salud pública ya no cumplirá fehacientemente con su función preventiva y curativa, lo que favorece un aumento importante de la morbilidad y mortalidad.

Abandono del Juramento Hipocrático. Por un documento del Consejo Ejecutivo de enero de 1995 se abandona el Juramento Hipocrático: “Principios como los establecidos en el Juramento Hipocrático, que se concibieron para que rigieran las relaciones entre el médico y su paciente, hoy día ya no tienen razón de ser ya que la ética sanitaria atañe a las relaciones entre el sector de la salud y la sociedad”.

Cambio en los valores éticos a nivel profesional. Los profesionales de la salud deben tener en cuenta que la elección de pacientes ocupa el primer lugar; sin duda en estos planes la protección de la salud de toda la población es marginada.

La eutanasia es vista como positiva, para el paciente, sus familiares, y muy especialmente para la economía. Ello fue dicho por el Dr. Nakajima en una entrevista periodística del año 1996, en la que al ser interrogado sobre los problemas éticos de este cambio de paradigma admitió que la ética monoteísta existente no podría aplicarse pues no era posible volver a escribir la Biblia o el Corán; tal vez sería posible volver a escribir el Juramento Hipocrático, pero que sin duda todo ello iba a crear un dilema.
Nueva interpretación del concepto de desarrollo sostenible o sustentable, mientras la Declaración de Alma-Ata hablaba de atender a todos los pacientes para obtener un desarrollo sostenible, actualmente se sugiere ajustar el número de usuarios de servicios de salud a los recursos y no aumentar los recursos para atender a todos los pacientes.

Este nuevo paradigma viola los principios de igualdad de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Actualmente existen grupos de personas que no son considerados seres humanos ya que a menudo son utilizados en investigaciones reñidas con la ética y expuestos a enfermedades mortales sin que ello signifique ninguna responsabilidad. Todo ello implica un cambio fundamental en el sistema de valores por el que se había regido nuestra humanidad luego de la tragedia que significó el nazismo.

Muchos de los logros de la ciencia que permitieron reducir la morbilidad y mortalidad infantil no son aplicados actualmente en los países de bajos ingresos.
Por su parte los médicos y el personal de salud no saben a ciencia cierta si deben respetar el Código de Ética Médica o las leyes que a veces están en completa contradicción con el mismo Código. Además, como la terminología sigue siendo la misma pero su significación es totalmente diferente, ello está llevando a una verdadera anarquía ética, jurídica, científica y médica mundial.

Dra. María Isabel Perez de Pío.
Abogada-
Miembro del Instituto de Bioética de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas.
Prof. Adjunta Ética. Fac. Cs. de la Salud. Universidad FASTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails