martes, 25 de marzo de 2014

ALINA FERNÁNDEZ R., HIJA DE FIDEL CASTRO, EXILIADA EN FRANCIA SE PRONUNCIA SOBRE LA INVASIÓN CUBANA DE VENEZUELA...


ALINA FERNÁNDEZ REVUELTA, HIJA DE FIDEL CASTRO, EXILIADA EN FRANCIA, LES CANTA LA PURITITA VERDAD A LOS VENEZOLANOS.
26/02/2014

El grito provoca una emoción agridulce, no puedo definirla. "Cubanos, ¡Go Home!", es el clamor de las calles venezolanas en estos días. Pero ese grito, que es el de los jóvenes de hoy, tenía que haber sido el de sus abuelos, sus padres y maestros, tenía que haber sido el de los jóvenes de ayer. Los estudiantes que están protestando hoy, están pagando la confusión, el desinterés o la ignorancia de las generaciones que los precedieron.

Los muchachos que están echando este pulso desigual, tan indefensos, tan desconocedores de la crueldad y la irreverencia de su adversario (su propio gobierno), no votaron para elegir como presidente a Hugo Chávez. Fueron sus abuelos, sus padres o maestros quienes lo hicieron. Ellos son los que tenían que haber gritado, hace muchos años, “Cubanos, Go Home”. Porque los cubanos no están en Venezuela desde 1999. Están ahí desde los años 60, lo sabemos por innumerables testimonios de exguerrilleros como Américo Martin, fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria. Lo sabemos por Douglas Bravo, quien dirigía por entonces a una agrupación guerrillera diferente. Martin viajó a Cuba en cuanto triunfó la revolución para reunirse con los hermanos Castro, que con su habitual estrategia, deben haberlo convencido de unirse a Douglas Bravo.

Es sabido que Fidel Castro ha seguido la misma pauta con todas las agrupaciones guerrilleras de América Latina. Una oposición coherente y cohesionada es lo que siempre ha exigido Cuba a cambio de apoyo subversivo. Venezuela tenia, pues, su propia guerrilla. De alguna manera, Martin y Bravo acabaron en simbiosis. Así se unieron el MIR y el Partido de la Revolución Venezolana para conformar el Frente de Liberación Nacional (FALN-FLN).

Ya sé que los nombres y las siglas le añaden densidad a la anécdota, pero es imposible ignorar esta fusión, que fue la condición que impuso Castro a cambio de su ayuda. Martin, Bravo y otros guerrilleros de aquel entonces se han cansado de hacer estas denuncias. Pero los conversos nunca han inspirado confianza: dos procastristas que cambian de opinión y bando, han tropezado el resto de sus vidas con oídos sordos. Debe ser por eso que tanta gente votó por Chávez, por no creer en la sinceridad de los conversos. ¿Será que se olvidaron de su propia historia esos que lo eligieron? Veo a esos niños sentados en las calles y me pregunto: ¿Quiénes son los verdaderos responsables?

Posiblemente los abuelos, padres o maestros de estos adolescentes en las calles, además de olvidarse del FALN-FLN, tampoco oyeron hablar jamás de un tal Arnaldo Ochoa. Y si lo oyeron mencionar alguna vez, probablemente fue cuando lo fusilaron en Cuba, un día cualquiera de julio de 1989. Sin embargo, cuando Martin y Bravo se pusieron de acuerdo, ya hacía meses que Ochoa, por ese entonces todavía capitán, estaba operando en Venezuela. Se dice que allí fue su bautismo de fuego. En todo caso, su primera intervención armada fue la tristemente célebre emboscada de Cerro Atascadero. Al año siguiente, en 1967, estaba al frente de la segunda emboscada a efectivos del ejército, en el Mortero.

El capitán Ochoa regresó a la isla cubierto en honores. Gracias a sus andanzas haciendo la guerra por el mundo, fue ascendido a general y Héroe de la República de Cuba. Para ir a dar frente a un pelotón de fusilamiento acusado de narcotraficante. ¿Nadie se enteró en Venezuela?

De manera que desde hace muchos años, desde hace exactamente 50 años, había que haber gritado en Venezuela, “Cubanos Go Home”. No estamos en el negocio de buscar culpables, ni somos detectives de la historia reciente de América Latina, pero, ¿nadie sabía? ¿Nadie escuchaba? Por lo visto ni el propio ejército venezolano sabía lo que se estaba gestando en sus entrañas. Porque ya en 1982, Hugo Chávez había creado el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200. ¡Chávez si sabía! Adiestró a esa especie de ejército paralelo personal, hasta que 10 años más tarde le dio un golpe de estado al presidente Carlos Andrés Pérez. El presidente salvó el pellejo de milagro y pudo alertar al pueblo desde el canal Venevisión. Así que los abuelos, los padres y maestros, sabían muy bien lo que estaba pasando. Pero no deben tener mucha memoria cuando eligieron presidente al mismísimo general golpista, solo siete años después. Hugo Chávez Frías fue elegido democráticamente en 1999. Con todo el aparato de inteligencia cubano a sus espaldas, que está allí desde que él tenía 12 años y que convirtió en su criatura desde la década de los 80.

¿De veras que nadie sabía nada? Los hermanos venezolanos se han demorado medio siglo en gritar “Cubanos Go Home”

(*) Muchos venezolanos consideraron “nota” conocer, ser amigo, traer a su casa, a un exguerrillero, o a un dirigente de izquierda. Los veían como abnegados Robin Hood, altruistas, desprendidos, románticos. Admiraban a todo lo cubano de la isla y despreciaban a los de la península adyacente. Veían al asesino tirano Castro como el David que se le plantó al Goliat EE.UU. El resentimiento iberoamericano eterno con los EE.UU. los hacía -los hace- tomar partido automáticamente por el supuesto David. Calificarse de izquierda siempre fue motivo de orgullo, y de derecha o conservador, un baldón. En la universidad echaban su voto por algún partido de izquierda. Sus opiniones siempre eran -son- de izquierda (economía, visión del mundo, de la sociedad, de la religión, de la educación, de todo). Mil curas incluidos. Ahora la están pagando muy caro. Pero ni esto los hará entender.

“Los estudiantes que están protestando hoy, están pagando la confusión, el desinterés o la ignorancia de las generaciones que los precedieron”, Alina Fernández Revuelta.

Fuente: http://www.aquiyahorarevistaintegral.com.ve/2014/02/26/alina-fernandez-revuelta-hija-de-fidel-castro-exiliada-en-francia-les-canta-la-puritita-verdad-a-los-venezolanos/

Artículos relacionados:

RADIOGRAFÍA DE LA OCUPACIÓN MILITAR CUBANA EN VENEZUELA Destacado

Martes, Mar 25 2014

Escrito por EditorMindefensa cubano Ramiro Valdés y el fallecido Hugo Chávez

Mindefensa cubano Ramiro Valdés y el fallecido Hugo Chávezneoclubpress.com

Por considerarla de gran interés y actualidad, DEBATE reproduce el artículo que el portal Neoclupress publicó hace unos días sobre la intromisión militar cubana en Venezuela.

por Juan F. Benemelis*

Al no existir una estrategia de seguridad común de Estados Unidos con los países latinoamericanos, el resultado ha sido la indefinición del concepto de peligro externo. Es evidente que no solo se ha desdeñado el modelo democrático norteamericano, sino que se han fomentado alarmantes alianzas militares, tecnológicas y económicas extra hemisféricas.

Esa es la razón que ha facilitado a Cuba, en esta primera parte del siglo XXI, servirse de los vastos recursos petroleros de Venezuela; consumando un eje letal con los déspotas de Bolivia, Ecuador y Nicaragua, promoviendo al Irán de los ayatolas y ejerciendo de ventana continental para el acceso de Rusia y China.

Y ello sí califica como la amenaza más formidable para los intereses y la seguridad nacional de Estados Unidos en este continente, entorpeciendo la lucha contra el terrorismo, el tráfico de drogas y empeorando los problemas de inmigración.

La llave para entender el control cubano es la presencia de unos 60,000 cubanos en áreas que van desde las fuerzas armadas hasta los departamentos de seguridad, salud, educación, deportes, comunicaciones y demás.

El principal componente es el Estado Mayor cubano permanente en Fuerte Tiuna, en contacto directo con el Centro de Operaciones de La Habana, e integrado por dos generales, cuatro coroneles, cinco tenientes coroneles y 25 oficiales subalternos, los cuales dirigen ocho batallones cubanos.

Además, este Estado Mayor tiene bajo su mando inmediato al fuerte de Barquisimeto y las bases aéreas de Carrizal, Apure y Maracaibo, y supervisa y planifica todas las operaciones de las Fuerzas Armadas de Venezuela.

Parte importante del entramado militar cubano son sus altos oficiales que operan directamente en las jefaturas de las seis divisiones de infantería venezolanas localizadas en Maracaibo, Caracas, San Cristóbal, Maracay, Apure y Ciudad Bolívar.

Con gran habilidad, la Contra Inteligencia Militar cubana (CIM) ha organizado su contraparte venezolana y tiene infiltradas las instalaciones militares principales, al Ministerio de Defensa, al Estado Mayor venezolano, la fuerza aérea, la marina y la Guardia Nacional.

Por su parte, la Inteligencia cubana funciona en la cancillería y embajadas venezolanas. Y existen estructuras paralelas de cubanos que replican las principales instituciones estatales venezolanas e interfieren en las mismas. Por ejemplo, la infraestructura petrolera clave, como la de Planta Centro, se halla custodiada por Tropas Especiales cubanas que sólo responden a La Habana.

Pero la gran intromisión es la del general cubano Herminio Hernández Rodríguez en su carácter de asesor presidencial desde Miraflores para las operaciones de represión urbana y el manejo de las crisis políticas internas.

Alrededor de 150 cubanos altamente entrenados están a cargo de los varios anillos de seguridad personal que fueron del ex presidente Hugo Chávez y ahora del actual Nicolás Maduro, así como del perímetro de Miraflores. Además de mantenerse dispositivos de Tropas Especiales cubanas en puntos neurálgicos de Caracas.

A esto se añaden los destacamentos militares cubanos que velan la planta iraní de extracción de uranio del Alto Orinoco, área de Esmeralda, y el Puerto Ordaz utilizado para su transporte. Igualmente hay militares cubanos destacados en el Estado de Cojeda, en Puerto Cabello y en la frontera colombiana, especialmente en Guasdalito y Apure.

El grado de intervención de Cuba llega hasta el control orbital del satélite venezolano “Venesat-1″, el cual cubre el continente. A ello se suma el cable submarino de fibra óptica que enlaza ambos países, garantizando una mayor supervisión de las áreas estratégicas venezolanas.

Esto ha permitido manipular las elecciones venezolanas desde Cuba, la cual administra el registro de las identificaciones personales, incluyendo los votos electorales. La prueba palmaria fue el último comicio presidencial donde Nicolás Maduro resultó elegido por el conteo y resultado de los votos procesados en La Habana.

Lo que está en juego es hacer irreversible el flujo petrolero venezolano a la Isla, y aprovechar la apertura de oportunidades que abre la nulidad política de Estados Unidos en el continente para consolidar un grupo de países afines con la postura del supuesto trascendentalismo castrista, edulcorado como “Socialismo del siglo XXI”.

La clave del actual régimen de Nicolás Maduro, como se ve, radica en la estructura castrense de cubanos que actúa dentro del territorio venezolano. Despareciendo tal presencia, el autoritario régimen caraqueño se desmoronaría como una torre de naipes.

Neoclubpress.com, Marzo 14 de 2014

* SOBRE EL AUTOR: JUAN F. BENEMELIS

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, “Las guerras secretas de Fidel Castro”, “Castro: subversión y terrorismo en África”, “Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica”, “De lo finito a lo infinito”, “El Corán y el Profeta”, “Islam y terrorismo” y “La memoria y el olvido”. Reside en las afueras de Miami.

https://neoclubpress.com/radiografia-de-la-ocupacion-militar-cubana-en-venezuela-031429974.html

Fidel Castro, Agente Jesuita y su Plan Maestro sobre Venezuela y... América Latina





El Nuevo Herald: Hilos de inteligencia en manos de La Habana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails