domingo, 12 de enero de 2014

EL RAPTO APOCALÍPTICO: ¿UNA ABDUCCIÓN MASIVA?


Nota: Aunque no me rotulo como cristiana o católica, presento el material como una mirada crítica desde la misma postura religiosa, dirigido principalmente a los creyentes de este rapto/secuestro/abducción alienígena) 
Gloria H. 

EL RAPTO APOCALÍPTICO: ¿UNA ABDUCCIÓN MASIVA?
La Gran Abducción y la posterior Invasión.... 

Por Kerry Garrison
http://www.tzemach.org/articles/spanish/rapture-sp.htm

Una de las posiciones de mayor popularidad de la profecía bíblica que actualmente enseña la Iglesia es el rapto o arrebatamiento de la Iglesia. La enseñanza dice que la Iglesia será removida del planeta, antes que Dios haga recaer un intenso juicio sobre el resto de los habitantes de la tierra. A la teoría se le conoce como rapto pre-tribulacionista de la Iglesia y es avalada, resguardada y apoyada por reconocidos escritores cristianos. Nos gustaría expresar que la presunción, aunque posible, además de poseer una escasísima sustentación Escritural, resulta por completo improbable. Desarrollaremos nuestra posición sobre el particular de inmediato.
El Rapto

Lo determinante no es si el “rapto” es profético o no. De hecho, el Nuevo Testamento nos habla claramente de un tiempo cuando todos los santos de Dios serán “arrebatados”, cambiados o transformados en su reunión con el Señor en los aires (1 Tesalonicenses 4:13-17). La pregunta que debe formularse es cuando sucederá este llamado rapto o arrebatamiento.


Juan asoció el sonido de la séptima o final trompeta con el retorno del Mesías Jesús para establecer el Reino de Dios en la tierra.


Concerniente a la reunión con Sus elegidos, Jesús enseñó: “Pero inmediatamente después de la tribulación de esos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su luz, las estrellas caerán del cielo y las potencias de los cielos serán sacudidas. Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE SOBRE LAS NUBES DEL CIELO con poder y gran gloria. Y El enviará a sus ángeles con UNA GRAN TROMPETA y REUNIRAN a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro.” (Mateo 24:29-31). Pablo señala que la transformación (a menudo llamada rapto) sucederá al momento de la “trompeta final”: “He aquí, os digo un misterio: no todos dormiremos, pero todos seremos transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final; pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados.” (1 Corintios 15:51-52) Juan asoció el sonido de la séptima o final trompeta con el retorno del Mesías Jesús para establecer el Reino de Dios en la tierra: “El séptimo ángel tocó la trompeta, y se levantaron grandes voces en el cielo, que decían: El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y El reinará por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 11:15). Por otro lado, en su segunda carta a los creyentes de Tesalónica, Pablo considera la venida y reunión con Señor como un solo y único evento o “día del Señor”: “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con El, os rogamos, hermanos, que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado.” (2 Tes. 2:1-2). Tenemos entonces la declaración explícita hecha por Jesús confirmada por Pablo y Juan, donde se concuerda el tiempo en que se llevará a cabo el “rapto”. Note particularmente que no existen indicios de una supuesta venida secreta, invisible o misteriosa del Señor con el ánimo de “llevarse” o “arrebatar” Su Iglesia.
¿Cuándo y cómo aparece en el cristianismo la idea de una “venida secreta del Señor para raptar a Su Iglesia”?


La conclusión de Dave MacPherson fue que el “Rapto de la Iglesia antes de la tribulación” es un concepto difundido inicialmente como una profecía por una mujer de nombre Margaret MacDonald.


Sus antecedentes datan alrededor del año 1.830 producto de un avivamiento suscitado en Escocia donde algunos testimoniaron la restauración de los dones del Espíritu Santo al manifestarse en ese entonces fenómenos de sanaciones, lenguas, interpretación de lenguas y profecías. En este punto, es importante recomendar la lectura de la obra de Dave MacPherson titulada The Incredible Cover-Up, (1975. Logos Internacional, Plainfield, NJ) autor que investigó minuciosamente el evento acontecido y publicó interesantes hallazgos. La conclusión de Dave MacPherson fue que el “Rapto de la Iglesia antes de la tribulación” es un concepto difundido inicialmente como una profecía por una mujer de nombre Margaret MacDonald. Tanto la profecía como el episodio del avivamiento lograron extenderse hasta una iglesia liderada por Eduardo Irving en Londres. Después de Irving, John Nelson Darby fue el responsable de propagar la doctrina ahora a un círculo mucho más amplio. Las enseñanzas de Darby fueron incorporadas finalmente a la Biblia de Referencia Scofield en el año 1909. La enseñanza ha proliferado tanto que la mayoría de los escritores, maestros, predicadores, sean evangélicos o carismáticos, del siglo 20, aceptan y defienden el rapto o arrebatamiento pre-tribulacionista. Quizás la mayor influencia de esta doctrina esté contenida en La Agonía del Gran Planeta Tierra, libro escrito por Hal Lindsey (Editorial Zondervan, 1970). Hoy en día, el concepto del rapto antes de la tribulación se considera y enseña como un “hecho bíblico” sin cuestionamiento alguno.
Pero, la pregunta sigue vigente: ¿es esta idea producto de una honesta evaluación de las Escrituras como las citadas anteriormente, o más bien se basa en señalamientos de aparición “post-Bíblica” remontados a principios de siglo 19? La respuesta debería ser obvia para todos.


Por consiguiente, la doctrina del “Rapto pre-tribulacionista”, lo que genera es un adormecimiento del creyente en momentos que puede y debe ser más efectivo.


Es necesario tratar la doctrina del rapto pre-tribulacionista de la Iglesia por su efecto, impacto y consecuencias en el creyente. Según la tesis, la Iglesia será raptada fuera de este mundo antes de ocurrir una gran tribulación y por lo tanto, la conclusión más fácil y obvia a la que puede llegar el creyente de Dios es que su accionar relativo a los eventos por venir son inconsecuentes. Si va a ser raptado del planeta, ¿qué sentido tiene preocuparse por su testimonio en estos últimos días? ¿porqué debería interesarse en comprender el propósito del retorno de Israel a su tierra y el rol principalísimo de este pueblo en referencia a los eventos mundiales? Si el creyente va a ser raptado, ¿porqué debería preocuparle la manifestación del gobierno del anti-Cristo anunciado sobre la tierra? Ninguna de estas cosas tiene significación ni sentido si todos los creyentes juran que están a punto de ser arrebatados antes de la aparición de estos sucesos. Por consiguiente, la doctrina del “Rapto pre-tribulacionista”, lo que genera es un adormecimiento del creyente en momentos que puede y debe ser más efectivo. El concepto del “Rapto antes de la tribulación” se compara con el cuento de un Moisés yendo a esperar a Israel al Monte Sinaí justo antes de caer la última de las terribles plagas — muerte de los primogénitos — en Egipto previo al éxodo Israelí. Pero fue en esa difícil y crítica coyuntura histórica que Moisés fungió como siervo e instrumento del juicio Divino. De igual manera, Israel y los verdaderos creyentes somos y seguiremos siendo los instrumentos escogidos por Dios en la confrontación final que antecede la próxima venida del Señor.
Quiero instar a los interesados a evaluar el presente artículo. Revise cuidadosamente las referencias y vea si en verdad vale la pena sacrificar, mediante una simple doctrina, su real efectividad como creyente dentro de los propósitos de Dios en los días tan convulsos y cruciales que nos ha tocado vivir. Un prudente y honesto estudio sobre el “rapto antes de la tribulación” le conducirá necesariamente a rechazar de plano la tesis.

Escrito por: Ken Garrison, B.S., M.S.,Th.M. Ken es el Pastor de la iglesia Fellowship Church de Casselberry, Florida. Realizó estudios en Física e Ingeniería Nuclear y es diácono de la Primera Iglesia Bautista de Gaithersburg en Maryland. En el año 1972, Ken Garrison recibe su llamado al ministerio como pastor-maestro siendo ordenado oficialmente en 1976 Pastor de la Friendship Baptist Church de Altamonte Springs en la Florida. Posteriormente, al constituirse la congregación en el año 1977, es designado Pastor de la iglesia Fellowship Church. Ken Garrison es fundador-director del Instituto Tzemach de Estudios Bíblicos y es autor de varias publicaciones entre las que destacan God's Final Call? y Hebraic Roots.



ARTÍCULOS RELACIONADOS: 

3 comentarios:

  1. Soy Cristiana y creo en el Rapto pre tribulación, y la razón que me mueve y mueve al resto de los Cristianos a seguir con la máxima rectitud la palabra de Dios (hasta el día del arrebato y después de este) es instar y alentar a más almas a ser salvas y gozarse en Cristo como lo hacemos quienes le conocemos. Sería un acto totalmente egoísta y simple "ganarse la salvación" y quedarse parado sin hacer nada, sin mencionar que sería totalmente incongruente con las palabras que Jesús menciono poco antes de su muerte:
    Marcos 16:15
    Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

    ResponderEliminar
  2. Está suponiendo más que investigando. Debería informarse bien antes de llegar a deducciones de opinión, muy respetable por cierto pero lejos de tomarse como algo con suficiente peso. Sinceramente un argumento extremadamente pobre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado José Luis:
      Observa primero quien es el autor del escrito... Supongo es a ellos a quien debes dirigir tus reclamos y no a mí...
      Saludos...

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails