lunes, 5 de agosto de 2013

Arte Secuestrado...


Arte secuestrado

Es típico del poder usar al arte para convertirlo en propaganda y matar así la sensibilidad artística secuestrándola y sometiéndola al discurso militante. Ha ocurrido innumerables veces en la historia moderna cargada de dictaduras de todos los colores en las que artistas oficiales han pretendido hacer un “arte comprometido”. 

Lamentablemente el mundo está lleno de esperpentos de esa naturaleza que ensalzan al héroe que reemplaza la divinidad con los clásicos visos de la iconoclastia más neurótica. El dictador no puede soportar lo sagrado porque si lo aceptara tendría que reconocer un límite a su efímera y arbitraria omnipotencia. Allí están esas representaciones estilizadas del emperador llenando paredes enteras de sus palacios, allí los monumentales escombros de los dictadores caídos en desgracia, allí también los arcos triunfantes de los “benefactores de la humanidad” que se encumbraron a sangre, fuego y traición.

Otra búsqueda de poder, la contracara exacta de lo anterior, es la auto-legitimación moral que da el ser revolucionario, oponerse al orden y sentirse profeta y poeta a la vez, crítico del discurso oficial según el cliché de la resistencia. De la misma manera que en las dictaduras oficiales, estos revolucionarios de vitrina someten el arte al discurso, un discurso oficial contra la historia oficial. Igual de exigente, igual de tiránico y polarizador, igual de fecundo en la creación de aliados y enemigos, somete a los artistas a un mensaje obligado, a un lenguaje tácitamente exigido por los correligionarios.

Entre los crímenes de lesa humanidad, este me parece uno de los peores porque deja a los hombres sin aire y sin la esperanza que sólo la belleza les puede dar.

Publicado por José Manuel Rodríguez Canales en 06:43
Fuente: http://roncuaz.blogspot.com/2012/07/arte-secuestrado.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails