lunes, 15 de julio de 2013

La Revolución de las Ideas, por Félix Rodrigo Mora


HACER LA REVOLUCIÓN IMPULSANDO LA CONTROVERSIA DE LAS IDEAS... 
Por Félix Rodrigo Mora
21-06-2013
“A la Revolución
–escuela de heroísmo, espiritualidad y humanismo-
debemos darlo todo”
F. Martí Ibáñez


En las condiciones actuales, el desarrollo de lo nuevo en el terreno de las convicciones, los proyectos y las propuestas sólo puede realizarse, en un cierto número de casos, a través del conflicto persistente, la argumentación tensa y la polémica difícil. No hay otro modo de hacerlo, dada la naturaleza multi-subvencionada (por el Estado en sus tres niveles y la gran empresa), irracionalista y fanatizada de quienes defiende el actual sistema de dominación (en particular el Estado de bienestar, el estatocapitalismo, el Estado policial feminista y las religiones políticas) con argumentos supuestamente antisistema, izquierdistas o “anarquistas”.

Esto viene a significar, también, que las prácticas buenrrollistas no se adecuan a nuestras condiciones (en verdad, a ningunas), menos aún esa mentalidad ñoña y simplista, hoy tan común, que cree que todo tiene solución a base de “buena voluntad”. La realidad es muy compleja, y el mundo resulta ser duro, tremendo y doloroso, por lo que las ensoñaciones sobre que todos los problemas pueden resolverse con facilidad dialogando no son de realistas. A quienes así piensan el estudio de la ética sodalicia quizá puedan serles de utilidad.


La gran crisis, múltiple e irreversible, en que se están deslizando las sociedades europeas demanda un salto adelante del factor consciente, una renovación radical y muy creativa del sistema de convicciones, de los programas y los métodos. Tras medio siglo de somnolencia y entontecimiento socialdemócratas, necesitamos efectuar una gran revolución en las ideas, que no podrá realizarse (los hechos lo están probando) de manera fácil ni con procedimientos suaves. Esto último sería lo deseable, pero los nuevos reaccionarios y el fascismo de izquierda, al no tener argumentos y al estar financiado por el poder constituido, necesitan acudir a las pendencias, la exclusión, la represión, la calumnia, la demonización y la amenaza.

Estamos logrando mucho en la tarea de revolucionarización ideológica del cuerpo social. En una sociedad muerta y putrefacta, poblada por seres nada, en la que casi todas y todos buscan escurrir el bulto, ponerse de perfil, quedarse como espectadores y evitar los “líos”, conforme al credo epicúreo dominante, los amplios y encendidos debates que están teniendo lugar son no sólo necesarios e inevitables sino muy esperanzadores, pues indican que las ideas revolucionarias avanzan, haciendo que un número creciente de personas, hasta ahora psíquicamente anuladas por los dogmatismos institucionales/izquierdistas, estén empezando a despertar.

Necesitamos llevar la gran controversia de las ideas a un nivel superior, más extenso, más amplio y más profundo. Hay que hacer que participen en ella decenas de miles de personas, y luego cientos de miles. Nuestro estilo está hecho de debate por la verdad, esfuerzo reflexivo, juego limpio y el respeto escrupuloso por la libertad de expresión de todas las partes en todas las circunstancias. El suyo suele ser (hay excepciones, que admiro) diferente: el uso de la media verdad y la mentira, la manipulación emocional, los procedimientos arteros, la censura, la incitación a la agresión física y la violación de la libertad de expresión.

Los métodos forman parte de los contenidos, constituyendo con éstos una unidad. Nuestro modo de obrar es uno e invariable: verdad en las formulaciones, coraje en el enfrentamiento y sentido ético en los modos, con respeto para todas y todos, los que apoyan, los que critican y también los que demonizan o incluso amenazan. Eso no significa, como es lógico, que se deje pasar ninguna agresión sin respuesta, pues lo cortés no quita lo valiente.

Esperemos que más y más personas y colectivos vayan sumándose a la actual controversia. En ella, hay que decirlo, vamos ganando. Si logramos crear una masa crítica de argumentos razonablemente verdadero podremos infligir una derrota histórica a los dogmatismos socialdemócratas y religiones políticas, ahora en vías de fascistización, que desde hace decenios impiden no sólo el flujo de la revolución social integral en los pueblos de “España” sino también el despliegue de la creatividad mental, la reconstrucción de la persona y la regeneración de una sociedad en descomposición y de un ser humano en desintegración.

3 comentarios:

  1. Saludos,
    os agradezco mucho la atención que dedicáis a mis formulaciones e ideas. Para cualquier cosa quedo a vuestra disposición. Félix

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Apreciado Félix: Es un honor contar con tu participación en este espacio...
    Dios te bendiga y siga iluminando...
    Todos Somos Uno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Gloria, te informo que para mayo próximo está convocado un Encuentro de personas afines a mis ideas y al concepto de Revolución Integral.

      Se trata de conocernos, analizar la situación y establecer planes de trabajo y acción, individuales y colectivos.

      Se llama "Encuentro 2015 de reflexión sobre Revolución Integral".
      Más información en revolucionintegralgrupo@gmail.com

      Aquí un texto mío acerca el evento:
      http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2015/02/encuentro-2015-de-reflexion-sobre.html

      http://www.felixrodrigomora.org/encuentro-2015-de-reflexion-sobre-revolucion-integral-mi-interpretacion/

      Un abrazo
      Félix

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails