lunes, 22 de julio de 2013

Acerca del "APOCALIPSIS DE JUAN" - La CONSPIRACIÓN para mantener a la Humanidad Encadenada...


El Apocalipsis de Juan
Capítulo 13 del Libro: Los Dioses del Edén (click para descarga por capítulos)

EL SUPUESTO AUTOR del libro de Revelaciones era el amigo personal de Jesús y discípulo, Juan (para que no sea confundido con San Juan Bautista, una persona diferente). Juan parece haber sido uno los discípulos más influyentes de Jesús, y un texto bíblico más temprano que se atribuye a él, el Libro de Juan, parece llegar más cerca a expresar las fuertes enseñanzas místicas de los que apoyaban a Jesús y a la temprana iglesia cristiana. Por éstas y otras razones, el nombre de Juan ha sido importante a los cristianos y a varias organizaciones místicas. Tal vez no es sorprendente, entonces, que el nombre de Juan fuera escogido para expresar el Apocalipsis final y más colorido de la Biblia.

El Libro de Revelaciones de San Juan es el quinto y último trabajo atribuido a Juan en aparecer en el Nuevo Testamento. Algunos estudiosos creen que el libro de Revelaciones fue escrito por Juan mientras estaba viviendo en destierro en la isla griega de Patmos, muchos años después de la crucifixión de Cristo. Otros están convencidos que el discípulo Juan no fue el autor del libro de Revelaciones, porque el libro de Revelaciones no fue descubierto hasta aproximadamente doscientos años después de que Juan vivió. Según lo que escribe José Free, en su libro, Arqueología e Historia de la Biblia, las calidades lingüísticas del libro de Revelaciones es inferior en algunas maneras, al Libro de Juan.


Se ha argumentado que si el libro de Revelaciones hubiera sido escrito cinco años después del Libro de Juan por la misma persona, el libro de Revelaciones debería ser lingüísticamente igual o superior al trabajo más temprano. Otro punto es que el libro de Revelaciones contiene expresiones del idioma hebreo que no fueron usadas en las escrituras más tempranas de Juan. Por otro lado, las similitudes importantes entre el libro de Revelaciones y otros libros de Juan han sido notadas, sobre todo, en la repetición de ciertas palabras y frases. Cualquiera que pueda ser la verdadera autoría literaria del libro de Revelaciones, el impacto de este trabajo ha sido mayor.

El Libro de Revelaciones es la cuenta en primera-persona de la bizarra reunión del autor con una persona extraña que él creyó que era Jesús. Sobre un período de un día o dos, el autor también se encontró varias criaturas inusuales que le mostraron cuadros de aterradores futuros eventos. Al autor le fue dicho por esas criaturas que Satanás (el “anti-Cristo”) tomaría el mundo. Esto sería seguido por la Batalla Final de Armagedón durante la cual que los ángeles de Dios batallarían las fuerzas de Satanás. La Batalla Final provocaría el destierro de Satanás de la sociedad humana y el retorno triunfante (“Segunda Venida”) de Jesús para reinar sobre la Tierra durante mil años.

El Libro de Revelaciones está escrito de una manera muy pintoresca. Está lleno con complejos e imaginativos simbolismos. Porque los cuadros revelados a Juan eran símbolos, el libro de Revelaciones puede ser usado para predecir un Inminente “Fin del Mundo” en casi cualquier época histórica.

La profecía está construida para que los símbolos puedan ser interpretados para representar cualquier evento histórico que esté ocurriendo en el tiempo en que uno está viviendo. Esto precisamente es lo que se ha hecho desde entonces con el Libro de Revelaciones desde que este apareció, y todavía sigue haciéndose hoy.

La pregunta es, ¿que causó las “visiones” del autor?” ¿Era locura? ¿Una propensión para contar cuentos altos? ¿O era algo más? El autor parece bastante sincero como para obviar el engaño. Su manera sincera de narración tiende a eliminar la locura como la respuesta. Esto deja “algo más.” La pregunta es: ¿que?

Al analizar el texto del Libro de Revelaciones, descubrimos algo bastante notable. Parece que el autor realmente había sido narcotizado y, mientras estaba en ese estado narcotizado, le fueron mostrados cuadros en un libro, por individuos llevando trajes desgastados y poniendo una ceremonia para el beneficio del autor. Permítanos mirar los pasajes del Libro de Revelaciones que hacen pensar en esto.

Juan empieza su historia contando que él estaba en oración. De otra extensa descripción, parece que él estaba dirigiendo sus rituales al aire libre durante horas de luz del día. De repente, una voz fuerte resonó detrás de él. La voz le ordenó que apuntara todo estaba a punto de ver y oír, para enviar el mensaje a las siete iglesias cristianas en Asia [Turquía].

Juan se dio la vuelta para ver quien estaba hablándole y, y mira, allí él vio lo que él creyó que eran siete candelabros dorados. Estando de pie entre los candelabros estaba una persona que el autor describió:

. . .y en medio de los siete candelabros, vi a uno semejante al Hijo del Hombre vestido con una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza. Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mi, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último...
LIBRO DE REVELACIONES 1:13-17

Hay llamativas similitudes entre este nuevo “Jesús” y los “ángeles” de edad espacial de las historias Bíblicas más tempranas. Por ejemplo, el profeta Ezequiel también se había encontrado con visitantes con los pies de bronce. El pasaje anterior de el Libro de Revelaciones sugiere que el “Jesús” de Juan puede haber estado vestido en un traje de una sola pieza que se extiende del cuello hacia abajo a botas de metal o parecidas a metal. *


* El hecho de que el autor tomó a esta criatura por Jesús podría ser extensa evidencia de que el autor no era el discípulo original Juan. Sin embargo, por conveniencia, continuaré refiriéndome al autor del Libro de Revelaciones como Juan.

La cabeza de la criatura fue descrita como “blanca como lana, tan blanco como la nieve,” indicando un tapado artificial de cabeza o casco. La demanda de Juan que esta criatura tenía una voz “como el sonido de muchas aguas,” es decir, retumbante y estruendosa, también es recordativo de los ángeles de Ezekiel, y podría haber sido causado por el retumbo de la maquinaria cercana o por amplificación electrónica de la voz de la criatura. La “espada de dos-filos” destacándose fácilmente de la boca de la criatura hace pensar en un micrófono o cañería respiratoria.

Después de que Juan recobró su calma, “Jesús” le ordenó que apuntara las misivas que quería enviar a varias iglesias cristianas. Esas cartas constituyen los primeros tres capítulos del Libro de Revelaciones. La fase más interesante de la experiencia de Juan empieza entonces en el capítulo 4:

… y he aquí una perta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.
E inmediatamente yo estaba en el espíritu: y, he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno (criatura) sentado. Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris semejante en aspecto a la esmeralda.
Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas.

Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios.
Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. Y antes del trono había un mar de vaso como cristal: y en medio del trono, y redondo sobre el trono era cuatro bestias abatanan de ojos delante y atrás.

REVELACIÓN 4:1-6

En el pasaje anterior puede verse como el autor es llevado a través de una puerta de alguna clase de avión y se encuentra cara a cara con sus ocupantes, como contado por alguien incapaz de comprender la experiencia. La cita contiene dos elementos especialmente interesantes: primero, Juan dijo que una voz de arriba sonaba como una trompeta hablando con él. Esto hace pensar en una voz que brama fuertemente a través de un altavoz. Segundo, “los relámpagos y truenos y voces” emitidas del “trono” sugiere que el trono tenía una televisión o aparato de radio de alguna clase. Un humano moderno podría describir bien la misma experiencia esta manera:

“Bien, sí, me alzaron a un cohete. Allí confronté a la tripulación sentada en sus trajes blancos y cascos. Ellos tenían alguna radio o recepción de TELEVISIÓN en marcha.”

La presencia de siete velas y siete lámparas indica que se había preparado un ritual para el autor. El ritual estaba lleno de trajes, teatro, y efectos de sonido—todos diseñados para impresionar profundamente el mensaje.

Esto es lo que pasó cuando a Juan se le mostró el primer pergamino:

Y yo vi en la mano derecha del que se sentaba en el trono
un pergamino escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.
Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz:
¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?
Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra,
podía abrir el libro, ni aun mirarlo.
Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno
de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.
Y uno de los ancianos me dijo:
No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá,
la raíz de David ha vencido para abrir el libro y desatar sus siente sellos.
Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes (bestias),
y en medio de los ancianos estaba en pie un Cordero como inmolado,
que tenía siete cuernos y siete ojos,
los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.
Y vino y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.
Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes (bestias)
y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero,
cada uno tenía arpas y copas de oro llenas de incienso,
que son las oraciones de los santos.
Y cantaban un nuevo cántico, diciendo:
Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos;
porque tu fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios,
de todo linaje y lengua y pueblo y nación,
y nos has hacho para nuestro Dios reyes y sacerdotes,
y reinaremos sobre la tierra.
Y miré y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono,
y de los seres vivientes, y de los ancianos;
y su número era millones de millones que decían a gran voz:
El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder,
las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.
Y a todo lo creado que está en el cielo,
y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar,
y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir:
Al que está sentado en el trono, y al Cordero sea la alabanza,
la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.
Los cuatro seres vivientes (bestias) decían: Amén;
y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros
y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.
REVELACIÓN 5:1-14

Los ancianos continuaron postrándose en momentos dramáticos a lo largo de la ceremonia. Cada vez que lo hicieron, dejaron una impresión real en Juan. Entre sus gritos de “Amén!” y ”Aleluya!”, al autor se le dio la oscura tarea de apuntar todo lo que le estaba siendo mostrado y enseñado.

Se ha señalado que la experiencia que Juan describió es idéntica al ritual místico, sobre todo de iniciación en las enseñanzas de una sociedad secreta. Por esta razón, algunas personas creen que el Libro de Revelaciones realmente es la descripción de una típica ceremonia de iniciación de muchas organizaciones de la Hermandad —típica aun hoy en día. Estas observaciones son bastante significativas cuando se acoplan con la evidencia que la experiencia de Juan tenía un elemento de ópera espacial. Revela el continuado involucramiento Custodial en el misticismo de la Hermandad después del tiempo de Cristo y muestra que los Custodios como la fuente absoluta de las doctrinas apocalípticas.

En el pasaje anterior del Libro de Revelaciones, nosotros observamos que Juan reaccionó con fuertes emociones a lo que estaba pasando alrededor de él. Él era especialmente propenso a llorar con relativamente poca provocación. Él parecía incapaz de distinguir entre un ritual y la clara realidad. Esto plantea preguntas sobre su estado mental. Una cuidadosa lectura del Libro de Revelaciones indica que la mente de Juan puede haber sido influenciada por drogas administradas a él por las criaturas. La psiquiatría moderna ha descubierto que pueden usarse varias drogas para implantar mensajes profundamente en la mente de una persona.

Esta técnica sirve hoy como herramienta de la inteligencia en los Estados Unidos, Rusia, y en otras partes. La probable narcotización de Juan es expuesta en el Capítulo 10 del Libro de Revelaciones. El autor estaba aparentemente de nuevo en el campo preparándose para conmemorar las últimas revelaciones de nuevo cuando un “ángel” voló desde el cielo sosteniendo algo en su mano:

La voz que oí del cielo habló otra vez conmigo y dijo: Ve y toma el pequeño pergamino que está abierto en la mano del ángel que está en pie sobre el mar y sobre la tierra. Y fui al ángel, diciéndole que me diese el pequeño pergamino. Y el me dijo: Toma y cómelo; y te amargará el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel. Entonces tomé el pequeño pergamino de la mano del ángel y lo comí; u era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo hube comido, amargó mi vientre. Y el me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes.
REVELACIÓN 10:8-11

La mayoría del Cristianos creen que el pequeño pergamino ofrecido a Juan era un documento real, cuyo contenido el autor mágicamente vino a saber comiendo el pergamino. Nuestra pista es que probablemente era papel, o algo más, saturado con una droga, lo que está claro en el testimonio de Juan, que el sabor del pergamino era dulce pero causó una reacción amarga en el estómago.

Interesantemente, una experiencia casi idéntica había sido reportada por Ezequiel:

miré, y he aquí una mano extendida hacia mi,
y en ella había un rollo de libro.
Y lo extendió delante de mi,
y estaba escrito por delante y por detrás,
y había escritas en el lamentaciones y penas y ayes.
Me dijo: Hijo de hombre, come lo que hallas;
come este rollo, y ve y habla a la casa de Israel.
Y abrí mi boca, y me hizo comer aquel rollo
Y me dijo: Hijo de hombre, alimenta tu vientre,
y llena tus entrañas de este rollo que yo te doy.
Y lo comí, y fue en mi boca dulce como miel.
Luego me dijo: Hijo de hombre, alimenta tu vientre,
y llena tus entrañas de este rollo que yo te doy.
Y lo comí, y fue en mi boca dulce como miel.
Luego me dijo; Hijo de hombre, ve y entra a la casa de Israel,
y habla a ellos con mis palabras.
EZEKIEL 2:9-10, 3:1-4

Muchas personas creen equivocadamente que Juan realmente vio los eventos históricos futuros que el profetizó en el Libro de Revelaciones. Ha sido señalado por eruditos cristianos y no cristianos que las “visiones” de Juan del futuro eran simples ilustraciones dibujadas en pergaminos. Esto es especialmente evidente en “la visión” de Juan de la Criatura con siete cabezas y diez cuernos:


Me paré sobre la arena del mar
y vi subir del mar una bestia que tenia siete cabezas y diez cuernos;
y en sus cuernos diez diademas;
y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo.
REVELACIÓN 13:1


El hecho que palabras reales (nombres blasfemos) estuvieran escritas en las cabezas de esta criatura revela que Juan estaba viendo una ilustración con rótulos—muy parecido a los antiguos dibujos animados. Aunque el autor no lo dice específicamente, es probable que muchas otras “visiones” en los pergaminos fueron etiquetadas de un modo similar.

No puede haber ninguna duda que, como literatura, el Libro de Revelaciones es un trabajo vívido, dramático, y fuertemente impactante. Sin embargo, como base para una filosofía religiosa, tiene todas las trampas de los Apocalipsis que vinieron antes de este. Como veremos, la profecía hecha en el Libro de Revelaciones se ha cumplido por lo menos una media-docena de veces en la historia mundial, completa, con catástrofe global seguida por “Segundas Venidas.”

Ni una sola vez esto trajo como consecuencia mil años de paz y la salvación espiritual. Todo lo que ha hecho es fijar el escenario para la próxima catástrofe. Hoy, cuando nosotros estamos parados sobre un masivo tonel de polvo nuclear, quizás es tiempo para reevaluar la utilidad de la creencia apocalíptica antes que el mundo se sumerja en todavía otra “batalla final.” Sí, salvación espiritual y mil años de paz son metas que vale la pena tener, y hace mucho tiempo que ha caducado, pero no hay necesidad de pagar el precio de un Armagedón para lograrlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails