sábado, 23 de febrero de 2013

Asegura líder opositor de Rusia que no fue meteorito sino un ensayo de nuevas armas de EE.UU.


Asegura líder opositor de Rusia que no fue meteorito sino un ensayo de nuevas armas de EE.UU. 

Vladímir Zhirinovski
© RIAN
"No son meteoritos sino pruebas de armas estadounidenses"

El líder del Partido Liberal-Demócrata ruso, Vladímir Zhirinovski, declaró a los medios de comunicación, que la caída de un supuesto meteorito en la provincia de Cheliábinsk, en este país, no fue sino un ensayo de una nueva arma destructiva de los Estados Unidos. 

"No cayeron meteoritos, fueron los estadounidenses los que ensayaron los efectos de una nueva arma. John Kerry (secretario de Estado de EU) quería advertir desde el pasado lunes a Sergei Lavrov (el ministro ruso de Exteriores), pero éste estaba de viaje", comentó Zhirinovski, quien es conocido en el ámbito político ruso por sus excéntricas declaraciones políticas. 

El dirigente de la tercera fracción más influyente en el Parlamento ruso, dijo que el universo se rige por sus propias leyes. 

"Aquí nunca cae nada. Y si cae es obra de los humanos, provocadores e instigadores de guerras", expresó.
Una lluvia de meteoritos acompañada con surcos de humo cayó esta mañana sobre Cheliábinsk, en los Urales. Según los testigos, se escuchó una fuerte detonación cuya onda expansiva rompió cristales en las ventanas de edificios. Hasta el momento se reportan mil doscientos heridos. 

Los expertos comentan que las declaraciones de Zhirinovski fueron un pretexto para ventilar la situación en torno a consultas fallidas entre el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y su homólogo estadounidense, John Kerry. 

El jueves, el Departamento de Estado de EU informó que Kerry no lograba comunicarse desde hace tres días con Lavrov, quien se encuentra realizando una gira por África. La cancillería estadounidense explicó que Kerry deseaba examinar con Lavrov la situación en torno a Corea del Norte y en Siria.

Comentario: Como bien lo señala Laura Knight-Jadczyk, en su libro Comets and the Horns of Moses (Cometas y los cuernos de Moisés), el hecho de mostrar a las explosiones cometarias como pruebas de misiles es solamente un control de daños, intentando hacernos creer que estos eventos cósmicos son causados por el ser humano y que, por lo tanto, pueden ser controlados:
"Al final, tanto el pueblo como la élite buscan un paradigma que resta importancia a las catástrofes cíclicas, pero lo hacen por diferentes razones. La gente quiere aliviar la enorme presión de una gran catástrofe certera pero impredecible, mientras que la élite quiere permanecer en el poder. El compromiso que sirve a ambos objetivos es "la ilusión de una élite que es capaz de proteger a la gente de cualquier desastre". Esta ilusión puede adoptar diversas formas: rituales para apaciguar a los dioses, la revisión de la historia que muestra una evolución de la humanidad uniformista, sin incidentes, y mucha, mucha propaganda.

Esta mentira funciona bien durante los periodos de calma entre dos grandes catástrofes. Sin embargo, la historia muestra que cuando las hambrunas, los terremotos y las plagas han atacado y cobrado bien caro, cuando los volcanes hacen erupción o los cometas flamean en el cielo o las tormentas de meteoros y las anomalías del tiempo aumentan, se derrumba la ilusión, la raison d'être [razón de ser] de las élites (es decir, proteger a las personas) colapsa y el objetivo ha sido y siempre será, en última instancia, las clases dominantes. Y ellos lo saben. Así, que cuando, tal como Anaxágoras, Sócrates o Critias mencionan estos hechos incómodos, son silenciados a través del ridículo y la calumnia, e incluso la muerte.

Los síntomas de un aumento de la actividad cometaria son sistemáticamente ocultados por las élites como fenómenos causados por el hombre. Las estelas de condensación de aviones debidas a mayores concentraciones de polvo cometario en la atmósfera son descritas como 'chemtrails' [estelas de productos químicos], rociadas por las agencias gubernamentales, lasexplosiones de cometas sobre nuestras cabezas cada vez más frecuentes se presentan como pruebas de misiles, el clima cambia debido a una disminución de la actividad solar provocada por el acercamiento del compañero del Sol y a su enjambre de cometas acompañantes se lo etiqueta como "calentamiento global antropogénico".

Al atribuir la causa de esos eventos inducidos cósmicamente a los hombres, las élites mantienen la ilusión de que tienen el control. Los "chemtrails" se pueden detener si se detienen las 'fumigaciones', las pruebas de misiles pueden ser detenidas si se puede obligar a los militares a hacerlo, el calentamiento global se puede reducir mediante el control de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, las estelas de condensación provocadas por el aumento de la actividad cometaria, las explosiones cometarias y las perturbaciones solares y climáticas cósmicamente inducidas no pueden ser cambiadas por la élite. No sólo eso, si el público se da cuenta de esto, también puede empezar a pensar que los "dioses están enojados" y tratar de encontrar la verdadera razón, estableciéndose finalmente en la corrupción y la violencia de la élite en sus esfuerzos para obtener y mantener un mayor poder."

Extracto de: Intenciones celestiales: Cometas y los cuernos de Moisés
Tomado de: http://es.sott.net/article/19476-Alerta-de-propaganda-Asegura-lider...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails