martes, 2 de octubre de 2012

COLOMBIA: Mercado de Almas



Mercado de Almas en Colombia
Noviembre 02 de 2008

"¡ES NECESARIO QUE nos prendas bajo el fuego de tu gracia. Es necesario, Dios mío, disfrutar ahora mismo de la presencia tuya, Padre, con una ovación mayor, sublime, poderosa, gloriosa...!", clama el pastor Enrique Gómez en tono dramático desde la tarima del gigantesco templo del Millón de Almas de la Iglesia Bethesda, en la Avenida Ciudad de Cali con carrera 12, en Bogotá.

Son las 4:50 p.m. de un domingo de marzo y mientras el pastor invoca la presencia de Dios, tres jóvenes convulsionan sobre el escenario. "En el nombre de Jesús, manda el fuego Jehová y avívanos con tu poder en esta hora, en este recinto -continúa el predicador-- Dios mío, llénalo de la gloria tuya. Dios del cielo, invádelo del poder del Espíritu Santo. Señor, satúralo, Dios mío, satúralo del Pentecostés de tu gloria".

En el templo hay cerca de 25.000 personas. La mayoría está de pie, los ojos cerrados, las manos en alto. Se oye un murmullo general, tal vez musitan oraciones. Algunos apoyan sus cabezas en las sillas, otros lloran. Todas están como en un estado de éxtasis. Los jóvenes en la tarima siguen convulsionando, el pastor Gómez continúa con las invocaciones: "¡Sí, Padre, derrama esa copa de gloria, derrama esa copa de bendiciones, derrama esa copa de gracia en el nombre de Jesús de Nazaret!".


El espectáculo que presencia CAMBIO no es excepcional. Es sólo una ceremonia, un rito más de los que celebra todos los días este conocido pastor cristiano que pertenece al movimiento Colombia Viva, miembro de la coalición de Gobierno, y que cuenta con medio millón de seguidores que lo consideran "El elegido". Pero Gómez no es el único al que sus fieles consideran "elegido". Como él hay muchos en Colombia y el mundo que han logrado captar millones de adeptos con mensajes y ofertas de salvación.

¿Cómo explicar esa popularidad? Según Peter Berger, teólogo y sociólogo estadounidense, coautor con Thomas Luckmannn del libro La construcción social de realidad: un tratado en la sociología del conocimiento (1966), en sociedades cada vez más laicas y plurales, y ante la creciente pérdida de relevancia de la religión tradicional y sus pretensiones de verdad absoluta, la gente busca sentidos de vida y de experiencia personal, y distintas formas de asociación y participación, que es lo que no han encontrado en la iglesia tradicional y que de alguna forma encuentran en estas sectas e iglesias.

En Colombia el fenómeno puede medirse en cifras. Según el Ministerio del Interior, en abril de 2004 tenían personería jurídica 769 organizaciones religiosas, y hoy el número asciende a 1.170, crecimiento que representa una amenaza para la Iglesia Católica. "En 10 años hemos experimentado un descenso de 10% en el número de católicos", le dijo a CAMBIO monseñor Fabián Marulanda, secretario de la Conferencia Episcopal de Colombia.

Mercado espiritual

Sectas e iglesias representan inconformidad frente a la iglesia mayoritaria y dominante que en Colombia es la Iglesia Católica. Son grupos que se dan a si mismos una estructura y una organización para administrar a los seguidores que se asocian en forma voluntaria y tras una conversión.

Y los hay para todos los gustos y necesidades: desde cerrados y dogmáticos con normas rígidas y exigencias de disciplina y compromiso, hasta muy abiertos y flexibles en materia de reglas y doctrina.

En términos culinarios, en el menú de lo sagrado hay platos distintos para diversos tipos de clientes y todo tipo de chefs. "Hay una gran oferta de religiones y un proselitismo de sectas muy grande y no se puede descartar la agresividad de varios sectores contra nuestra iglesia", asegura monseñor Marulanda.

Las nuevas realidades indican que la Iglesia católica ha perdido el monopolio. Como la religión no puede seguir siendo impuesta, debe ser vendida. Se convierte en un asunto de mercado, el consumidor es libre de escoger en el menú lo que más le satisface, guiado por preferencias y necesidades personales.

El reto es, entonces, para pastores y líderes carismáticos, que acuden a elementos emocionales, poco importantes para la Iglesia tradicional, y cuyo objetivo es lograr la participación y el compromiso alrededor de su liderazgo. "Las iglesias y sectas giran en torno a un líder carismático que maneja un discurso elocuente, demoledor, incisivo, que además tiene el supuesto don de hacer milagros, de hacer sanaciones físicas -dice William Mauricio Beltrán, profesor de Sociología de la Religión de la Universidad Nacional y autor del libro De microempresas religiosas a multinacionales de la fe-. Son también líderes que usan los medios de comunicación para llegar con mayor efectividad a la gran masa"

La apelación a lo emocional es un mecanismo especialmente útil en situaciones de crisis personal, de conflictos familiares o en un entorno de enfermedad, drogadicción o alcoholismo. El líder canaliza la problemática de los afectados hacia la comunidad que puede ayudar con la acogida que les de, lo cual en la mayoría de los casos es un paso hacia la conversión, algo que para las nuevas iglesias es una especie de destino inevitable, una experiencia que marca el renacimiento a una nueva vida.

El pastor conduce los rituales y ceremonias, legitima las iniciaciones, es el pilar fundamental de la estructura de la iglesia y sus seguidores suelen reconocerle ascendencia y misión directamente encargada por Dios. "Todos esos nuevos profetas se hacen pasar por el Mesías y todos se apoyan en textos bíblicos muy mal interpretados -asegura monseñor Marulanda--. La ignorancia es el caldo de cultivo para el triunfo de los falsos profetas".

Profetas de nuevo cuño que se nutren de personas que han perdido o que buscan un sentido de pertenencia o seguridad; de población marginal, con las necesidades básicas insatisfechas; de gente en busca de respuestas y explicaciones sobre el sufrimiento y la enfermedad; individuos que buscan la posibilidad de una rehabilitación o cura. "Son personas con gran habilidad para reconocer la posibilidad de sugestión de los oyentes -asegura el psiquiatra Mario Alberto Peña García--. Y es importante resaltar que, para la psiquiatría, un cambio del sistema de creencias de una persona, es decir, el cambio de religión, en la mayoría de los casos se asocia con algún problema de la persona en el momento de la conversión, incluso en algunos casos con el inicio de una enfermedad mental".

Para convencer a los adeptos, agrega Peña, "se aprovechan de personas que son capaces de convulsionar o desmayarse al sentir su mano tocar la frente". Y advierte, además, que algunos de esos pastores "tienen sistemas de creencias basados en sí mismos, en sus delirios tanto de grandeza como de mesianismo". Opinión que comparte el salvadoreño Marvin Galeas, especialista en el tema: "En su teología, ellos crean a Dios a su imagen y semejanza, pintan a un Dios y a un Jesús que habla como ellos, come como ellos y se relaciona con ellos, como el ministro con sus fieles -explica--. Así logran que sus adeptos vean muchas veces en ellos a Dios mismo".

Pastores de pastores

La existencia de este tipo de pastores o líderes espirituales es vieja. En el siglo XX se remonta a las primeras décadas, cuando William Marrion Branham fundó el movimiento Sanidad Divina, y quien según el Instituto Cristiano de Investigaciones de California, fue el primer estadounidense que se autoproclamó El ángel del Apocalipsis. Vivió su época dorada a finales de los años 40, gracias al poder de masificación de la radio.

En los años 60 y 70 se dio en Estados Unidos el gran florecimiento de los nuevos profetas. "Líderes religiosos mediáticos que terminaron siendo los más influyentes no sólo en sus comunidades, sino en la política -dice el profesor Beltrán-. Entonces aparecieron pastores evangélicos como Jim Bakker, Billy Graham, Jimmy Swaggart, todos con inmensas operaciones televisivas, millones de seguidores y con uno que otro escándalo".

Bakker, por ejemplo, tuvo relaciones con su secretaria Jessica en un hotel en Florida. Ella lo delató y vendió su historia a la revista Playboy. Billy Graham, por su parte, fue protagonista de unas grabaciones en las que él y el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, hablaban mal de los judíos. Swaggart, a su vez, apareció en fotografías tomadas por él mismo, con una prostituta en New Orleans. Su iglesia, Asambleas de Dios, lo expulsó.

Aparte de los escándalos en que han estado involucrados algunos pastores, hay sectas de sectas. Algunas son destructivas y aniquilan la personalidad de sus miembros. Fue el caso de la secta de Jim Jones, fundador del Templo del Pueblo, y quien el 18 de noviembre de 1978 llevó a sus 919 seguidores --la mayoría marginados y desequilibrados-- reunidos en Jonestown, Guyana, a un suicidio colectivo como protesta por la llegada de una comisión del Congreso de su país que le seguía los pasos. De él se dijo que vivía bajo el influjo del LSD y la marihuana.

Se cuecen habas

Como en todas partes se cuecen habas, América Latina ha visto crecer el número de sectas e iglesias --sobre todo en los años 90-- y con ellas el de los predicadores, pastores y líderes espirituales que han reclutado a millones de adeptos. Según el Consejo Evangélico de Colombia, Cedecol, en Colombia hay cinco millones de personas que pertenecen a grupos cristianos evangélicos.

La mayoría sigue a un líder carismático que busca que sus seguidores construyan una nueva identidad. Esto supone un proceso de adoctrinamiento que se actualiza y reimpulsa con regularidad por medio de prácticas de culto que cohesionan.

A lo anterior se agregan actividades de servicio a la comunidad que implican responsabilidades específicas de los adeptos que, de contera, contribuyen a su autoestima porque son reconocidos y respetados por el grupo.

Éstas, además, incluyen prédica y evangelización como tarea espiritual fundamental con miras al crecimiento de la organización.

En muchos casos, como los de las de iglesias de los congresistas Jimmy Chamorro, Alexandra Moreno Piraquive o Claudia de Castellanos, hay quienes participan en política cuando lo consideran conveniente para sus propios intereses.

En el actual Congreso dos representantes a la Cámara y tres senadores son clasificados como la cuota evangélica en el Capitolio. Y Álvaro Uribe cortejó activamente, tanto en su primera como en su segunda campaña, a los fieles de los movimientos cristianos con constantes apariciones en las más diversas iglesias.

De diezmos e impuestos
Un lado más oscuro es el del inmenso poderío económico de las más diversas sectas cuya fuente principal de recursos son las contribuciones de sus miembros y cuya inspección y vigilancia por parte de entes estatales son mínimas.

¿Qué porcentaje de los diezmos y las limosnas está considerado como salario de sacerdotes, pastores o líderes con ascendencia sobre los fieles?

¿Cómo afecta esa recaudación semanal -obligatoria en varias confesiones- el patrimonio personal de quienes orientan los cultos o hacen parte de las jerarquías eclesiales?

¿Qué porción de ellas está destinada a obras sociales?
Esas preguntas son forzosas cada vez que se avecina una reforma tributaria. Desde que fue adoptada la Constitución de 1991, Ejecutivo y Congreso han intentado establecer gravámenes patrimoniales sobre organizaciones religiosas, pero sólo han logrado imponer la obligación de que ellas presenten anualmente su declaración de renta.

Se trata, según expertos de la DIAN, de un control de carácter formal porque en la práctica las iglesias no pagan impuestos. Y no lo hacen por una razón heredada de la vieja Constitución de 1886 que reconocía al catolicismo como religión oficial del país y del Concordato suscrito con la Santa Sede, que establecía que los ingresos de la Iglesia no podían ser fiscalizados ni intervenidos por el Estado.

En 1993, dos años después de entrada en vigor de la nueva Carta que estableció la libertad de cultos en Colombia, el gobierno del presidente César Gaviria produjo un decreto en el que no sólo refrendaba la exención para la Iglesia Católica, sino que la eximía de la obligación de presentar declaración de renta. De inmediato la Casa Sobre la Roca del pastor Darío Silva Silva, presentó una acción de tutela por considerar que la norma violaba el derecho a la igualdad. La Justicia le dio la razón y desde entonces los privilegios son los mismos para todas las organizaciones religiosas.

Pero mientras en la Iglesia Católica existe el voto de pobreza entre los sacerdotes, no ocurre necesariamente lo mismo con los predicadores. Sin desconocer que muchos de ellos trabajan por el prójimo en el seno de su comunidad sin apego notorio a lo material, otros parecen caer en la tentación. Mármoles, juegos de luces, sistemas de sonido, aparatos de video de última generación, son ante todo la regla y no la excepción en las iglesias más poderosas. Y eso sin hablar de los gustos personales de algunos pastores. "Son ostentosos en sus ropas, sus automóviles y propiedades. Suelen rodearse de un personal de seguridad digno del presidente de cualquier país", anota Marvin Galeas. Cualquier crítica, como ha ocurrido en Estados Unidos, es descrita como una inaceptable intolerancia religiosa que genera ataques de la comunidad que cierra filas en torno a sus pastores.

No obstante, más allá del eventual apego a los bienes terrenales, lo cierto es que existe una competencia creciente por las almas de los colombianos no solo en las principales ciudades, sino también en las poblaciones pequeñas en donde un parlante aquí o un pequeño local allá anuncian la presencia de una congregación nueva. El tema, por supuesto, preocupa a la Iglesia Católica, pero también es un síntoma de que las cosas están cambiando en un país que durante casi un siglo celebró anualmente su consagración al Sagrado Corazón de Jesús y en donde, para bien o para mal, existe hoy más libertad de cultos que nunca.

Profetas criollos

ENRIQUE GÓMEZ

Centro Misionero Bethesda


Fundó su iglesia hace 37 años en el barrio Las Cruces en Bogotá. Tiene 140 templos a lo largo y ancho del país. Además tiene nueve emisoras de radio, un canal por cable y el programa Buenos Días Señor en el Canal Uno, un centro de educación técnica, un colegio y el Instituto Bíblico que instruye 20 pastores cada año. Fue secuestrado por las Farc en 2001. Es amigo de Álvaro Uribe y hace parte del movimiento Colombia Viva.



JIMMY CHAMORRO

La Cruzada Estudiantil

Su padre, el pastor Néstor Chamorro, fundó La Cruzada el 2 de noviembre de 1963. Tiene cerca de 100.000 seguidores y en 1980 patrocinó una misión de 100 estudiantes para fundar sedes en Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, México y España. En 1992, abanderó la iglesia y fundó el C4, Compromiso Cívico Cristiano con la Comunidad, un movimiento político con el que logró una curul en el Senado. En 1998 repitió como senador.



MARÍA LUISA PIRAQUIVE

Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo

Fundada en los años 70 por María Luisa Piraquive, esta iglesia tiene 279 sedes en Colombia y 102 en otros países. "¡Viajarás por muchos lugares, pueblos, ciudades y naciones, mi obra crecerá por el mundo!, yo la levantaré!", dice un aparte del mensaje profético que, según Piraquive, recibió del Espíritu Santo. Su hija Alexandra fundó el partido MIRA y en 2006 logró dos curules en el Senado.



CÉSAR CASTELLANOS Y CLAUDIA RODRÍGUEZ

Misión Carismática Internacional

Empezó hace 23 años. Según su página web, es "una organización cristiana sin ánimo de lucro que busca la restauración y edificación individual, familiar y social mediante la difusión del Evangelio de Cristo en Colombia y el mundo". En Bogotá, esta iglesia conocida por el modelo G12 -cada miembro tiene 12 discípulos y cada uno de ellos otros 12-tiene 25.000 células constituidas por 12 personas cada una. Claudia Rodríguez fue nombrada por el presidente Uribe Embajadora en Brasil. Actualmente es Senadora.



DARÍO SILVA SILVA

Casa de la Roca

Fundó su iglesia en 1987 con sólo 72 miembros y hoy tiene 20 sedes en el país. "Es una iglesia bautista con acelerador y pentecostal con freno", dice Silva. "Está inmersa dentro de una visión de cristianismo vivencial y solucionista (sic)". En 2001 abrió una sede en Miami, desde donde emite el programa de televisión Hechos & Crónicas, que se transmite a 21 países de habla hispana por la cadena Telemundo.


RICARDO RODRÍGUEZ

Centro de Avivamiento para las Naciones

Con su esposa, María Patricia Rodríguez, también pastora, fundó hace 17 años su iglesia en Bogotá. Es una de las que más ha crecido en Latinoamérica y el mundo. Dos libros escritos al alimón, El Espíritu Santo Hoy y De lo Vil del mundo, son lectura obligada para sus fieles. Tienen el canal de televisión por cable ABN.

PROFETAS LATINOS

JOSÉ LUIS DE JESÚS MIRANDA, Creciendo en Gracia

Nacido en Puerto Rico y radicado en Houston, asegura ser, a la vez, la encarnación de Jesucristo y el Anticristo. Tiene 60 años y es la cabeza de un ministerio mundial con más de 300 congregaciones en 25 países. Predica que no existen el mal ni el pecado, y el número de sus adeptos se calcula en más de un millón, la mayoría en Latinoamérica y Estados Unidos. Fue adicto a la heroína y estuvo en la cárcel donde según dice tuvo un encuentro con Jesús. En una convención en Venezuela en 2000, se autoproclamó "Jesucristo-hombre".



WILLIAM SOTO SANTIAGO, La voz de la piedra angular
Nació en Puerto Rico hace 67 años y es doctor en Psicoanálisis Clínico. Inició su obra evangelizadora en 1974 y su iglesia busca el reconocimiento de los descendientes hebreos desterrados en el año 722 durante la invasión asiria. Se identifica como El ángel mensajero del Apocalipsis y también se hace llamar La voz de la trompeta final. Sus seguidores superan los siete millones. Por solicitud del senador Álvaro Araujo, detenido hoy por el escándalo de la parapolítica, el Senado le otorgó en 2005 "Mención de Reconocimiento".



EDIR MACEDO BECERRA, Pare de sufrir


Nacido en Brasil, es fundador en 1977 de la Iglesia Universal del Reino de Dios (Pare de sufrir). Su propuesta central es la lucha contra el demonio. Macedo afirma que es posible establecer contacto directo con Dios por medio de productos que venden en los templos, como la rosa milagrosa, la sal bendecida y el jabón de la descarga. La iglesia, que no ha sido reconocida como evangélica, tiene templos en más de 100 países, un canal de cable, 37 emisoras y un parque temático: Universal Producciones.

Fuente: http://www.cambio.com.co/portadacambio/718/3498915-pag-8_8.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails