sábado, 2 de junio de 2012

"Ustedes son la Plaga": Una Evaluación de la película The Matrix



"Ustedes son la Plaga": Una Evaluación del Film The Matrix
por John Lash, Julio 2003, traducción de Editorial-Streicher
25 Mayo 2012, Versión original en ingles

En este artículo de 2003 el señor Lash hace su aporte al análisis del argumento de la influyente serie de películas The Matrix, pero, como ha de suponerse, desde su punto de vista, que es el de poner el tema en relación con el gnosticismo de la Antigüedad.

Dentro de su brevedad se consignan especiosos argumentos y advertencias que el despierto lector sabrá detectar.

Con la publicación de la segunda película de la trilogía de The Matrix, "Matrix Reloaded", las aventuras de Neo y Trinity continúan fascinando a millones de aficionados al cine de todo el mundo.

Espectaculares como son, hay más en las películas de The Matrix que sólo efectos especiales. Varias creencias en cuanto a la especie humana están anidadas en la línea del argumento, y el modo en que estas creencias juegan unas contra otras hace de estas películas sujeto de debate interminable.

Las películas de The Matrix proporcionan una ocasión única para considerar el inmenso poder de los medios electrónicos sobre nuestras mentes y vidas.

En la escena definitiva de The Matrix (1999), el agente Smith, una entidad fríamente siniestra y corrientemente vestida en el mundo simulado por computadora que es la Matriz, dice a Morfeo, líder del grupo rebelde que lo ha evitado:
"Los seres humanos son una enfermedad, un cáncer sobre este planeta. Ustedes son la plaga. Y nosotros somos... el remedio".
En este diálogo, el agente Smith habla en favor de lo que lo ha creado: el poder de la Inteligencia Artificial (IA).

En otra escena donde Morfeo inicia a Neo, un nuevo recluta para el equipo de rebeldes, él dice:
"Mediante la embriaguez cegadora del orgullo, nos maravillamos de nuestra magnificencia cuando dimos a luz a la IA".
Esta frase encapsula la actitud de muchos tecnócratas que creen que la avanzada ciencia computacional producirá milagros asombrosos de un género beneficioso.

La confianza en las posibilidades milagrosas de la IA es una de varias creencias tecnocráticas en juego en el complejo argumento de la trilogía de The Matrix. Morfeo explica a Neo, a quien él ha extraído de la Matriz, que algún día a comienzos del siglo veintiuno estalló una guerra entre la Humanidad y una raza de máquinas engendrada por la avanzada tecnología de la IA, ella misma producto de las mentes humanas.

Así la Humanidad, en vez de usar la IA para diseñar un nuevo mundo, se ha hecho esclava de su propia invención.

En la trilogía de The Matrix el conflicto central es entre el poder mental de los seres humanos y los poderes imitadores de la mente de la IA. (Todas las citas son de The Shooting Script: The Matrix Screenplay, de Larry y Andy Wachowski, Newmarket Press, Nueva York, 2001).

 


El Hombre Contra las Máquinas
El agente Smith, que no es una simulación de un ser humano real sino una réplica humana perfecta ideada por IA, representa a las Máquinas que se rebelaron contra sus inventores.

(Este tema no es nuevo, por supuesto. Desempeña un papel central en 2001 - Una Odisea Espacial, de Stanley Kubrick, escrita por Arthur C. Clarke, en la cual HAL, un computador súper-inteligente, se rebela contra sus fabricantes y secuestra una misión interplanetaria).

Las Máquinas mismas son insectos gigantescos horribles, representados con caparazones tipo mecano, tentáculos como de pulpo y sensores de alta tecnología, que pululan como langostas sobre la superficie de la Tierra. El planeta ha sido demolido por la guerra nuclear, y la atmósfera está sumergida en perpetua oscuridad.

La gran mayoría de los seres humanos ya no nace naturalmente sino criada en enormes bancos celulares de tanques contenedores, donde ellos son cosechados por las Máquinas a quienes ellos suministran energía bio-eléctrica.

Cada cuerpo individual de un humano vivo está en un estado comatoso, sumergido en un gel pegajoso, y espantosamente conectado por cables coaxiales a un invisible computador central que simula un mundo semejante a la vida urbana corriente a finales del siglo veinte.

Neo, quien es "el" predestinado para liberar a la Humanidad de la ilusión de vivir en un mundo verdadero, debe primero comprender que el mundo desde el cual él fue extraído, y que él tomaba como algo totalmente real, es "una simulación neuronal interactiva que llamamos la Matriz".

The Matrix fue filmada en Sydney, Australia, una ciudad que se parece a cualquiera otra. Al principio el espectador es inconsciente de que las escenas que ocurren en este trasfondo no son acontecimientos del mundo real sino simulaciones.

En esta réplica perfecta de la vida urbana corriente, un mensaje aparece en la pantalla del computador de Neo que le dice:
"La Matriz te tiene".
Al momento en que leemos estas palabras, nosotros los espectadores somos también atrapados en la misma ilusión.

La película engaña al espectador, no en hacerlo creer que el mundo simulado por la Matriz es real, sino en hacerlo creer que es posible despertarse dentro de la simulación, como uno lo hace en un sueño lúcido. La búsqueda heroica de Neo consiste en comprender, cuando él está en la Matriz, que él tiene el poder para dominarla mediante su propia mente.

Con este propósito, Morfeo y su equipo de rebeldes, que han extraído a Neo de la Matriz, voluntariamente retornan con él a ésta, de modo que ellos puedan probar sus poderes mentales humanos contra la IA que acciona la simulación. Muchas escenas en la película se despliegan como si los personajes estuvieran funcionando en un juego de video.

Entre el equipo está Trinity, el interés amoroso de Neo, que desempeña un papel decisivo en su batalla final para vencer a los poderes ilusionistas de la Matriz. El romance de Neo y Trinity lleva la creencia de que el amor entre dos humanos es necesario si uno de ellos debe encontrar la fuerza interior para dominar a la Matriz.

Aunque los actores que interpretan a estos dos amantes sean casi totalmente carentes de emoción, este ángulo romántico es quizás el rasgo más atractivo de la película.
 


Seamos de Verdad
La conversación donde el agente Smith le dice a Morfeo: "Ustedes son la plaga", ocurre en la Matriz misma, es decir en un escenario simulado en la realidad virtual (RV).

Esta escena contiene algunos de los momentos más profundos en la película. (Hay que hacer notar que hay mucho diálogos intensos en The Matrix - en la primera parte, de todas maneras). Toma algún trabajo intelectual durante y después de la película comprender que agentes como Smith son réplicas humanas sin homólogos humanos.

Ellos no están vinculados a la gente real mantenida cautiva en los tanques contenedores, sino que son meros constructos de la IA, como Lara Croft y otros "avatares" de videojuegos. Como tales, ellos están investidos con poderes sobrehumanos: los agentes pueden matar réplicas humanas en la Matriz, y cuando ellos lo hacen, el verdadero cuerpo humano atado a la réplica muere.

Los humanos que aparecen en la Matriz, incluyendo la gente común y corriente en la calle así como los rebeldes escapados, todos tienen sus dobles fuera de ella.

La diferencia está en que los rebeldes viven como seres libres en el verdadero pero devastado mundo más allá de la Matriz, conscientes de que la Matriz es una ilusión; pero todos los otros humanos desenchufados que parecen vivir normalmente en la Matriz son ciegos ante la ilusión.

Obviamente, este panorama de dos mundos tiene un impacto enorme sobre la imaginación humana. La noción de que habitamos un mundo que de alguna manera no es real es extremadamente atractiva para una sociedad dominada por la publicidad, el entretenimiento, las ficciones gubernamentales y magia tecnológica ilimitada.

La trilogía de The Matrix ha sido llamada la primera película de acción de ciencia ficción para intelectuales. Sus creadores, los hermanos Wachowski, fueron inspirados por las audaces imágenes conceptuales del sociólogo francés Jean Baudrillard, quien ha escrito extensamente sobre la "simulación".

El material en Internet dedicado a las teorías de Baudrillard como están representadas en las películas, abunda por cientos de páginas. Los Wachowski reconocen a Baudrillard como una influencia principal, insertando un indicio visual de uno de sus libros,Simulación y Simulacros (Simulation and Simulacra), en la escena que abre la primera película.

Baudrillard mismo,
"ha respondido con mordacidad al considerar The Matrix".
Él dice que ninguna película puede explorar totalmente sus ideas y que los intentos de hacerlo en estas películas están "desinformados y descaminados" (Tomando la Píldora Roja - Taking the Red Pill - editado por Glenn Yeffeth, p. 290)

Tanto si las películas de The Matrix reflejan exactamente o no las nociones recónditas de Baudrillard, ellas tienen un éxito brillante al presentar espectaculares efectos especiales para demostrar el hechizo de la simulación. Pero el efecto último de este espectáculo es ambiguo.

Si el mensaje aquí es "seamos de verdad" y despertemos de la Matriz, es decir, del mundo artificialmente simulado de la tecnología electrónica en la cual la especie humana está rápidamente encapullándose a sí misma, entonces la pregunta sigue en pie:
"¿A qué hay que despertar?".
La vida de los rebeldes escapados se desenvuelve completamente en la nave de Morfeo, el Nabucodonosor, que navega continuamente a través de innumerables túneles de alcantarilla perforados en la tierra.

Los rebeldes hablan de un lugar llamado Sión, el último refugio para la Humanidad, en alguna parte en el interior del planeta, pero Sión nunca es mostrado en la primera película. La vida de los rebeldes a bordo de su tunelera nave espacial es todo menos cálida y cómoda. Uno de ellos, Cypher, hace el papel del Judas que prefiere retornar a la Matriz.

Él hace un trato con el agente Smith, quien le promete, cuando Cypher sea insertado de nuevo en el computador central de simulación, proveerlo con una vida de "alguien importante, como un actor".

Éste es el juego inteligente en el tema de la simulación, pero es un juego cínico. Hay placeres interminables en la Matriz, todas las satisfacciones sensoriales y materiales prometidas por el mundo moderno. Cansado del lado agobiante de ser real, Cypher aspira a ser un actor dentro de una ilusión: una simulación elevada al cuadrado.

Las opciones de la película son extremas: aceptar la ilusión proporcionada por la IA, que enmascara una realidad horrorosa, o aceptar la miseria de vivir en un mundo devastado por el conflicto entre la Humanidad y la IA.

Miles de páginas con comentarios sobre The Matrix han sido publicados en Internet, y varios libros están dedicados a detallados análisis del argumento y sus ramificaciones metafísicas.

Todo este escrutinio deja de plantear una pregunta esencial, sin embargo, ¿cuál es el destino del mundo natural, el hábitat original de la especie humana?.

 


Más Allá de la Simulación

Los rebeldes que se han liberado de la Matriz no tienen la opción de volver a la vida en la superficie del planeta - aunque esta opción pudiera (yo sospecho) surgir en la parte tercera y final, Matrix Revolutions, programada para Noviembre de 2003.

La vida en Sión es representada en la segunda película como una escena de una fiesta rave de un submundo poblado principalmente por gente de color investida con un gran encanto tribal. ("Negro es hermoso" es claramente un subtexto de las películas de The Matrix).

Los muy blancos amantes, Neo y Trinity (Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss), caminan con paso majestuoso usando presuntuosos lentes de sol y andando por el mundo como jesuítas vestidos de cuero diseñado por Armani. Casi nadie sonríe excepto los siniestros agentes y Cypher, el traidor.

En la primera película, la Matriz simula un moderno escenario urbano con pocas huellas del mundo natural. En la secuela se muestran algunas escenas de la simulada Naturaleza. Probablemente, si usted quiere ir a esquiar a los Alpes en la Matriz, el ordenador central descargará el programa requerido a su corteza cerebral y usted tendrá la experiencia completa exactamente como si fuera real. (En la segunda película, Neo tiene éxito en penetrar el ordenador central, donde encuentra una figura simulada que afirma ser el creador de la Matriz).

Esto recuerda cómo se espera que la realidad virtual trabaje según la visión profética de muchos tecnófilos de hoy. Los cautivos de la Matriz pueden disfrutar de simulaciones de la Naturaleza y nunca saber lo que ellos se están perdiendo.

Teóricamente, los escapados de la Matriz podrían volver a la Naturaleza, pero no hay ninguna motivación para hacerlo si el mundo natural está devastado o puesto en un estado casi inhabitable. Las Máquinas no requieren las condiciones necesarias para la supervivencia humana en la superficie del planeta: oxígeno para respirar, por ejemplo.

Según el agente Smith, estas Máquinas piensan que la raza humana es algo como un virus, una plaga para la cual la IA es la cura.

El agente Smith le dice a Morfeo:
"Me gustaría compartir una revelación que he tenido durante mi estadía aquí. Vino a mí cuando traté de clasificar su especie. He comprendido que ustedes no son realmente mamíferos. Cada mamífero en este planeta desarrolla instintivamente un equilibrio natural con el medioambiente circundante.

Pero ustedes los humanos no. Ustedes se mueve a un área y se multiplican hasta que cada recurso natural sea consumido, y el único modo en que ustedes pueden sobrevivir es extendiéndose a otra área. Hay otro organismo en este planeta que sigue el mismo patrón. ¿Sabe usted cual es?: Un virus".
Ésta es tal vez la línea más decidora en la primera película.

En este punto, el argumento de la película presenta un comentario sobre el auditorio: nosotros, la especie humana, no nos comportamos como mamíferos corrientes, y por ello podríamos perder permanentemente nuestro lugar en la Naturaleza.

En vez de habitar el mundo natural, lo infestamos, como una plaga.

En las palabras siniestras del agente Smith, la voz de la IA condena a la especie humana por su consumo rapaz de los recursos naturales y su apreciado hábito de la sobre-reproducción. Estos comportamientos son inconsecuentes con la inteligencia mamífera y devastan al mundo natural, como lo sabemos tan bien, pero nuestra obsesión con la IA es también parte de este síndrome auto-destructivo.

En efecto, esto puede representar la fase final del juego.

Algunos escritores de ciencia ficción han insertado en sus historias la creencia de que nuestra especie ha desarrollado la IA de modo que podamos "descargarnos a nosotros mismos en el hardware" y así eliminarnos como humanos perecederos. Uno podría decir que la IA es un medio para terminar con la narrativa humana.

La Matriz lleva esta creencia a su consecuencia extrema: no habrá vida humana más allá o aparte de la simulación producida por las Máquinas, la ciber-especie no-humana.

El mensaje positivo de las películas de The Matrix hasta aquí, es que si como individuos despertamos de la simulación en la cual vivimos, podemos dominarla por medios espirituales, mediante el esfuerzo del poder de la voluntad y del auto-control de la mente. Al final de la primera película, Neo usa tales poderes para aniquilar al agente Smith.

El héroe exhibe capacidades sobrehumanas en la Matriz, pero él permanece completamente humano en su existencia extra-Matriz.

(Durante sus intervenciones en la Matriz, los rebeldes parecen como réplicas humanas, pero permanecen en sus cuerpos físicos humanos a bordo del Nabucodonosor, atados a sillas reclinables y temporalmente enchufados a la Matriz, de modo que ellos puedan acceder a ella y subvertirla. Sin embargo, si ellos son muertos en la Matriz, ellos pueden morir realmente en forma física, como un soñador asesinado en una pesadilla que realmente muere en la cama).

El triunfo de Neo sobre los agentes es una resolución mágica con una amplia variedad de posibilidades fascinantes.

Esto recuerda la práctica esotérica de desarrollar siddhis, facultades mágicas poseídas por yoguis, maestros Zen y monjes guerreros budistas. Permanecer un humano liberado y al mismo tiempo penetrar a voluntad en la Matriz es en sí misma una hazaña sobrenatural del más alto orden: la bilocación.

(La completa bilocación física no es mera fantasía. Los casos reales están certificados: vea Supernature de Lyall Watson).

Una especie de bilocación ocurre espontáneamente en las experiencias de salirse del cuerpo así como en el soñar lúcido, cuando alguien se despierta en un sueño sabiendo que está simultáneamente dormido en la cama.
 


Enfrentándose a los Arcontes

El camino más allá de la Matriz sigue sin ser descubierto. Los auto-indulgentes y en gran parte impenetrables escritos de Baudrillard sobre la simulación, pueden sin embargo ser un elemento distractor, cuando hay otra manera, quizás una mejor, para explicar lo que ocurre en la Matriz.

En un largo artículo titulado "Gnosticismo Renacido: The Matrix como Viaje Chamánico - Gnosticism Reborn - The Matrix as Shamanic Journey", el autor Jake Horsely considera cómo las películas de The Matrix reflejan el mito gnóstico de los Arcontes, entidades alienígenas que intentan engañar a la Humanidad simulando sus pensamientos y su conducta.

Aunque Horsley explora la mitología gnóstica sólo superficialmente, y no menciona a los Arcontes excepto en una nota a pie de página, su ensayo introduce una perspectiva completamente nueva en la trama de la trilogía de The Matrix.

Gnosticismo es el nombre que los historiadores dan a la fase final de una vasta tradición de espiritualidad pagana que vino a ser condenada como herejía cuando el cristianismo subió al poder.

Hasta el descubrimiento de los documentos de Nag Hammadi en 1945, casi nada era conocido de las enseñanzas principales del gnosticismo. La palabra gnóstico quiere decir simplemente "alguien que sabe", pero lleva la implicación de la profunda y especial comprensión que penetra el núcleo oculto de la experiencia humana. Ciertos gnósticos enseñaban que los humanos están desviados de su apropiado curso de evolución por una extraña especie de seres inorgánicos que habitan el Sistema Solar más allá de la Tierra, y llamaron a esta especie los Arcontes.

La palabra griega arconte significa "autoridad", y los Arcontes son a veces llamados "las Autoridades".

En la Matriz, los Agentes son las autoridades que vigilan el mundo simulado, buscando réplicas humanas como Neo, que muestran signos del despertar del engaño.

Horsely explica la idea gnóstica de que los Arcontes tratan de imponer,
"un programa de control de la mente, o esclavitud del alma [para] mantener a la Humanidad distraída con problemas y preocupaciones materiales, encarcelada por su propio miedo a morir, a su mortalidad, e ignorante de su verdadera naturaleza divina".
Una perspectiva gnóstica sugiere así que el argumento de The Matrix presenta una versión ciberpunk de un dilema espiritual genuino, un desafío verdadero y atemorizador que afronta la Humanidad, quizás su último desafío.

En sus advertencias sobre el engaño realizado por los Arcontes, los gnósticos pueden haber previsto los riesgos de la IA dos mil años antes de que surgiera. Sin embargo, la manera en la cual los Arcontes funcionan, su estrategia de simulación, por decirlo así, como está descrita en ciertos textos gnósticos, no implica dispositivos tecnológicos avanzados sino ideología religiosa. (Horsely no explora este punto).

Según los textos gnósticos, la desviación arcóntica de la especie humana es una forma de modificación del comportamiento de masas lograda mediante la conformidad ciega a ciertas creencias religiosas falsas, como la creencia en la salvación desde una condición pecadora por la intervención de Dios o del único representante de Dios.

En resumen, los gnósticos rechazaron la ideología salvacionista común al judaísmo y al cristianismo (y más tarde, después de la eliminación de los gnósticos, propia del Islam).

Es sabido que las ideas gnósticas influyeron profundamente en Philip K. Dick, considerado ampliamente como el más grande escritor de ciencia-ficción del siglo veinte. Ciertamente el gnosticismo presenta creencias teológicas y cosmológicas como si discurrieran en una novela de ciencia-ficción.

Esta caracterización de las ideas gnósticas es sugerida por el académico Richard Smith en el epílogo a la edición de The Nag Hammadi Library in English:
"Los temas gnósticos han sido identificados en el más visionario de nuestros géneros literarios, la ciencia-ficción... En las novelas de ciencia-ficción del prolífico escritor Philip K. Dick... el gnosticismo es empleado de manera consciente"
(p. 546).
En Valis y otras obras, Dick desarrolló la idea de que la gente vive en un "holograma de dos mundos", una parte del cual es auténticamente real, y la otra parte es la proyección engañosa de una mentalidad alienígena que distorsiona nuestra humanidad.

Este modelo esquizofrénico es consecuente con el mythos gnóstico.

Con los Arcontes afrontamos una invasión alienígena en las profundidades de nuestras propias mentes.

 


Escape Desde la Matriz
Tratado como una herejía en su tiempo y todavía considerado como tal por la Iglesia Católica, el gnosticismo ha sido ampliamente tergiversado, incluso por aquellos que afirman defenderlo.

En particular, hay una enorme desinformación acerca de los puntos de vista gnósticos sobre la realidad y el valor del mundo físico. Muchos estudiosos declaran que los gnósticos "condenaban la materia" y consideraban el mundo natural como malo y como simplemente un producto del engaño arcóntico.

Aun así, unas cuantas voces discrepantes sostienen que los gnósticos rechazaban no el mundo físico en sí sino nuestra percepción distorsionada de él.

Esta opinión confirma la extraña apreciación del agente Smith: el comportamiento de la especie humana es inconsecuente con la sana actividad de los mamíferos. ¿Podría ser una percepción distorsionada de la Naturaleza la que nos hace actuar como una plaga sobre la Tierra?.

Según el evangelista gnóstico contemporáneo Stephen Hoeller,
"los gnósticos no rechazaban necesariamente la Tierra propiamente dicha, la que ellos reconocían como una pantalla sobre la cual el Demiurgo (el jefe de los Arcontes) proyecta un sistema engañoso.

Siempre que encontramos una condena del mundo en las escrituras gnósticas, el término usado es inevitablemente kosmos... y nunca la palabra ge (Tierra), a la que ellos consideraban como neutral, si es que no completamente buena".
Cosmos en griego antiguo no significaba el mundo natural o el universo físico en general. Significaba "sistema", recordando el uso de aquella palabra en la terminología computacional: "sistema operativo".

Es quizá una justa coincidencia que la palabra copta para "simulación" encontrada en los textos gnósticos sea "hal", recordando a HAL, el computador rebelde en la película 2001 de Clarke y Kubrick.

Mucho podría decirse sobre los elementos gnósticos en The Matrix, pero un punto es central. El engaño de los Arcontes descrito en las escrituras gnósticas es precisamente lo que se manifiesta en la,
"simulación neuronal interactiva que llamamos la Matriz" (palabras de Morfeo).
Pero si esto es así, ¿cómo es que la simulación que amenaza con absorber a la Humanidad es tecnológica más bien que ideológica, como los gnósticos creían que era?

La respuesta puede ser que la apropiación por parte de la tecnología de nuestra especie realmente ha sido preparada de antemano durante mucho tiempo por desviaciones ideológicas en nuestros sistemas de creencias religiosas, sobre todo aquellas creencias que determinan nuestra respuesta frente al mundo natural.

Esto implica una intrusión profunda en el territorio psíquico de la Humanidad, pero es totalmente consecuente con el argumento gnóstico de que la ideología religiosa errónea es una especie de virus insinuado en la mente humana por una inteligencia alienígena, una especie no-humana comparable a las Máquinas en la Matriz.

Jake Horsley es una de las muy pocas personas que escriben sobre The Matrix que ha preguntado:
"¿Dónde está la gloria de la Naturaleza en The Matrix?". Él nota que "no creo que haya visto un solo árbol en toda la película".
Esta observación nos devuelve a la pregunta central, aquí dicha con otras palabras: Si escapar del mundo simulado de la Matriz no nos devuelve al mundo natural, donde somos como una especie originada, ¿dónde nos llevará?.

Aludiendo al poeta romántico William Blake, Horsely compara la búsqueda heroica de Neo en The Matrix con la "liberación de Blake de la percepción en la Imaginación".

Perdurará para ser vista si la imaginación de los creadores de la trilogía de The Matrix está a la altura de este alto standard de logro. Cualquiera sea el caso, esta historia cinematográfica nos desafía para escaparnos del feroz hechizo tecnológico de la simulación y recuperar nuestra humanidad mediante la realización de nuestros poderes imaginativos.

Los gnósticos sostenían que la imaginación era parte de nuestro atributo divino, que nos distingue de otros mamíferos.

Somos la plaga, por cierto, pero ¿tenemos también la cura para lo que nos aflige?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails