sábado, 15 de octubre de 2011

Biología Sintética o la Competencia con Dios




Biología Sintética o la Competencia con Dios...

“Cambiaremos el curso de la evolución”
J. CRAIG VENTER


“Si verdaderamente los biólogos están en el umbral de sintetizar nuevas formas de vida, las posibilidades de abuso o desastre involuntario podrían ser enormes.” NATURE, octubre de 2004

(Post realizado tomando como base diversos informes y artículos del Grupo ETC,, ampliados con las fuentes enlazadas que se especifican a pie de post)



La Biología actual ha traspasado ya el umbral de la ingeniería genética, ha entrado en una nueva etapa, de la mano de la Biología Sintética.

La biología sintética intenta construir organismos únicos y novedosos a partir de cero. Sus productos podrían ser de un orden mucho más potente e invasivo que los derivados de la biotecnología convencional.


DEFINICIÓN

“Hemos diseñado un sistema genético completamente nuevo
y diferente a cualquier sistema viviente sobre la Tierra”.
ERIC T. KOOL
Químico Stanford University




- Eric T. Kool -

Biología sintética (conocida también como Synbio, Genómica Sintética, Biología Constructiva o Biología de Sistemas): es el diseño y la construcción de partes biológicas nuevas, nuevos dispositivos y sistemas que no existen en el mundo natural. Es también el rediseño de sistemas biológicos existentes para que ejecuten tareas específicas.

Los avances en las tecnologías nano-escalares - la manipulación de la materia al nivel de átomos y moléculas - contribuyen a los avances de la biología sintética.

“…Si alguna vez pensaron en una ciencia que garantizara la alarma y la indignación del público, ésta es. Si la comparamos con la biotecnología y la ingeniería genética convencionales, son mucho más atemorizantes los riesgos que implica la biología sintética”.

Philip Ball
Editor consultor de Nature




La ingeniería genética fue superada. Hoy, los científicos ya no mapean únicamente genomas o manipulan genes.

Construyen vida de la nada - y lo hacen en ausencia de un debate social y de una supervisión regulatoria.


“Conocida como “ingeniería genética con esteroides”, la biología sintética implica amenazas sociales, ambientales y armamentistas que rebasan todos los peligros y abusos posibles de la biotecnología.


La “synbio”, como le nombran por el acrónimo en inglés de synthetic biology, se inspira en la convergencia de biología, computación e ingeniería en la escala nanométrica.


Usando una computadora portátil, secuencias genéticas públicas y ADN sintético (es decir ARTIFICIAL) OBTENIDO POR CORREO, cualquiera tiene el potencial de construir de la nada genes o genomas completos (incluidos algunos patógenos letales)”.




“Los científicos predicen que en el lapso de 2 a 5 años será posible sintetizar cualquier virus. La primera bacteria de novo hará su debut a lo largo de 2007” – afirmaba ETC Group en enero de ese año.


IMPACTO

“Nosotros no jugamos”
HAMILTON SMITH, premio Nobel de Medicina en 1978,
al responder a un entrevistador que le preguntó
si él y sus colegas estaban jugando a ser Dios




- Hamilton Smith -
- J. Craig Venter y Hamilton Smith-


Un pequeño grupo de científicos de las empresas, incluido el aventurero de los genes, J. Craig Venter (veterano de la guerra de Vietnam, en la que participó como miembro del cuerpo médico y Premio Príncipe de Asturias 2001), está montando compañías de biología sintética con fondos gubernamentales y capitales de riesgo.


Su propósito es comercializar nuevas partes, dispositivos y sistemas biológicos que no existen en el mundo natural - algunos de los cuales fueron diseñados para ser liberados en el ambiente.




“Quienes proponen esto insisten en que la biología sintética es la clave para producir bio-combustibles baratos, la cura de la malaria y remedios para el cambio climático - objetivos afables para los medios de comunicación, que intentan adormecer las preocupaciones del público respecto de los riesgos de la tecnología y la controversia que suscitan.


A fin de cuentas, la biología sintética significa instrumental más barato y accesible para construir armas biológicas, patógenos virulentos y organismos artificiales que pueden implicar graves amenazas para la gente y el planeta.

El peligro no es únicamente el terrorismo biológico, sino el “errorismo biológico”.


- según el Grupo ETC.




- J. Craig Venter -


El gigante de la genómica, J. Craig Venter - apodado el “chico malo de la Biología”, “despreciado por su enorme arrogancia, temido por su obstinación y tendencia a arriesgarse, objeto de burla por su impaciencia y que da muestras de una ambición insaciable” según decía un artículo de el País en 2005 - dirigió la compañía privada Celera, que durante los noventa vendió datos del genoma humano a las compañías farmacéuticas mucho antes de que pudieran decodificarlo los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses - competidores de Celera en la carrera por mapear el genoma humano.




J. Craig Venter fue uno de los donantes de ADN cuando a finales de los noventa se secuenció el genoma del Homo sapiens.

Estaba previsto culminar ese proceso en 15 o 20 años, pero Craig Venter lo logró en tan sólo tres con su empresa Celera, sirviéndose de su famoso método para rastrear genes a gran velocidad.




En 1995, Venter anunció ser el primero en secuenciar el genoma completo de un organismo vivo (una bacteria conocida como Hemophilus influenzae).


En 2003, Venter captó los titulares de los diarios cuando su equipo creó de la nada el primer virus sintético - y sólo invirtió 14 días en lograrlo.




Venter es notorio por correr las fronteras hacia la explotación comercial de la vida.

Su nueva empresa comercial, Synthetic Genomics Inc., fundada en 2005 con 30 millones de dólares procedentes de capital de riesgo, pretende comercializar un vasto espectro de aplicaciones de la biología sintética, empezando por la producción de energía.

Para el equipo de Venter, el fin último en la creación de un microbio compactado a su mínima expresión es utilizarlo como plataforma para construir nuevos organismos sintéticos cuyos conductos genéticos se programen para ejecutar tareas útiles a nivel comercial - como la generación de combustibles alternativos.




Venter asegura que quiere crear microbios con valor comercial, que produzcan fármacos, químicos y combustibles:


“Si hiciéramos un organismo que produzca combustible, sería el primer organismo con valor de miles de millones de dólares. Definitivamente patentaríamos todo el proceso”.


“Es pura especulación o propaganda decir que los organismos vivos sintéticos podrán usarse para mejorar el cambio climático, porque producirían etanol o hidrógeno baratos”, dijo Jim Thomas del Grupo ETC.


“Ese mismo microbio mínimo podría ser el punto de partida para fabricar un virulento patógeno que puede amenazar gravemente a la gente y al planeta.”




El equipo de Venter debe tener un gran botín genético que explotar, a partir de su expedición oceánica en yate (financiada por el gobierno estadounidense) en la que colectó y secuenció la diversidad genética microbiana de todo el globo.

Los microbios exóticos son la materia prima para crear nuevas formas de vida y nuevas fuentes de energía.


Venter afirma que su expedición ha descubierto 3,995 nuevas familias de genes previamente desconocidas, y entre 6 y 10 millones de nuevos genes - que describe como “los componentes de diseño del futuro”.




Al final de los casi cuatro años de navegación en su yate de cinco millones de dólares, el dueño del Sorcerer II - médico e investigador genético, de ojos azules, barba gris de marinero, Rolex de oro y 25 títulos de doctor honoris causa - quiere presentar a los investigadores un “mapamundi de los genes”.

El rumbo del Sorcerer II (que significa “brujo”) siguió las rutas de dos grandes descubridores: el naturalista inglés Joseph Banks y Charles Darwin, en los siglos XVIII y XIX. Pero Venter quiere llegar más lejos que Darwin.

No sólo quiere observar, quiere intervenir.






En junio de 2007, el Grupo ETC denunciaba, en un artículo llamado “Los microbios salen de la Caja de Pandora - Adiós Dolly… ¡Hola Sintia!”, la pretensión del Instituto J. Craig Venter de patentar el primer ser vivo artificial creado en un laboratorio:


“Diez años después del nacimiento de Dolly, la oveja clonada, el Instituto J. Craig Venter ha solicitado una patente sobre una nueva bomba biotecnológica: la primera especie hecha completamente en un laboratorio. Se trata de una bacteria construida totalmente con ADN sintético”.




Descrita en la solicitud de patente nº 20070122826, titulada “Genoma bacteriano mínimo”, que reclama derechos monopólicos sobre un “organismo vivo que puede CRECER Y REPRODUCIRSE” cuyo genoma (su información genética completa) se construyó totalmente en laboratorio.

Lo que ha bautizado como “Micoplasma laboratorium” y el Grupo ETC apodó “Sintia”.




“Sintia tal vez no sea tan tierna como un corderito clonado, sino que se trata de algo mucho más grave”, explica Jim Thomas. “Estas solicitudes monopólicas señalan el comienzo de una guerra comercial de alto vuelo para sintetizar y monopolizar formas de vida artificiales."


¿La empresa de Venter se convertirá en la “Microbiosoft” de la biología sintética?”.


“Por primera vez, Dios tiene competencia”, agrega Pat Mooney, director del Grupo ETC, galardonado con la Medalla Pearlson de la Paz por su trabajo en agricultura y preservación de la biodiversidad.


Los institutos no lucrativos de Venter - una web interesante de ojear: http://www.jcvi.org/ - han recibido 12 millones de dólares del proyectoGenomes to Life, del Departamento de Energía estadounidense (DOE).


“La investigación se hace con el dinero de los contribuyentes, pero el debate público y la supervisión de estos procedimientos están ausentes”, dice Hope Shand del Grupo ETC.




Cuenta además con un respaldo comercial más que visible, incluidos los empresarios de la agricultura corporativa y la energía. Synthetic Genomics recibió la mitad de su capital de innovación de Alfonso Romo Garza, el multimillonario mexicano, que fuera dueño de la gigante de los agronegocios, la empresa Savia.

Los participantes en la Conferencia de la Universidad de California en Berkeley conocida como SynBio 2.0 vieron cómo Venter conversaba conspicuamente con el principal inversionista de Silicon Valley [el Valle del Silicio, meca de los diseñadores y creadores de computadoras], Vinod Khosla, cofundador de Sun Microsystems y gran proponente de los combustibles basados en el etanol.




- Alfonso Romo Garza -
- Vinod Khosla -


En junio de 2007, Jim Thomas afirmaba:


“En el último año, quienes hacen biología sintética se han ido a la cama con las grandes empresas”.

“Con British Petroleum, Cargill y DuPont apostándole a la biología sintética, la agenda corporativa está comenzando a tomar las riendas de esta poderosa tecnología. La sociedad debe preocuparse por cuáles intereses serán ignorados o aplastados.”






Acostumbrado a provocar dilemas éticos, Venter espera sorprender en lo más íntimo a la opinión pública con su forma artificial de vida, por lo cual su instituto se ha puesto a la cabeza de los tres que lideran un estudio sobre la ética de la biología sintética, lo que sin duda servirá de ataque preventivo contra los críticos.

Si un pequeño círculo de biólogos en sistemas se sale con la suya, el gobierno de la ingeniería genética extrema quedará por completo en sus manos.




- Craig Venter -

“A los científicos que crean nuevas formas
de vida no se les debe permitir que actúen
como juez y parte”.
SUE MAYER
Directora ejecutiva y miembro fundador de GeneWatch UK,
grupo de investigación independiente que monitorea
el desarrollo de la ingeniería genética.
Es licenciada en Veterinaria, Farmacología y Doctora en Biología celular veterinaria.




En 2006, algunas organizaciones de la sociedad civil rechazaron las propuestas de que la biología sintética se autorregule, algo que plantea un pequeño grupo de entusiastas de la síntesis biológica. Y el rechazo viene porque primero debe existir un amplio debate sobre las implicaciones sociales, económicas y éticas de la synbio.


El debate no puede limitarse a la bioseguridad (el bioterrorismo o las armas biológicas) ni a las medidas de seguridad biológica (en los espacios de trabajo o el ambiente).


“Las herramientas para sintetizar genes y genomas son ampliamente accesibles y avanzan a toda velocidad. No es adecuado regular la biología sintética a nivel nacional. Las decisiones deben ser consideradas en un contexto global, con amplia participación de la sociedad civil y los movimientos sociales”.


En apego al Principio Precautorio, el Grupo ETC considera que,


“por lo menos, debe prohibirse de inmediato la liberación al ambiente de los organismos sintéticos hasta que se haya emprendido un amplio debate social y se establezca una estricta normativa de dichos asuntos”.




El 26 de Junio de 2007, un boletín del Grupo ETC decía lo siguiente:


“Científicos e industriales en el controvertido nuevo campo de la biología sintética (la construcción de formas de vida desde cero) se reúnen esta semana en Zurich, Suiza, con la expectativa de que el primer ser vivo totalmente construido por seres humanos está prácticamente a unas semanas de su creación.


Grupos de Suiza y de la sociedad civil internacional demandan que se controle esta tecnología, pero los científicos intentan evadir la regulación adelantándose con propuestas para evadirla. Mientras los científicos se reúnen en Zurich, la Royal Society del Reino Unido y el gobierno Suizo anuncian planes para investigar la biología sintética”.

“Una vez más una nueva tecnología avanza amenazante sin que ningún gobierno u organismo internacional sea capaz de regularlo o controlarlo”, dice la bióloga y miembro de un organismo de ética del gobierno suizo, Florianne Koechlin de SAG(un grupo suizo que trabaja en tecnología de genes).


“Una vez más escuchamos de la comunidad científica, con el apoyo de la industria y las fuerzas armadas, que tienen la vida bajo control y que pronto podrán construirla desde cero”.




“La “industria de la vida artificial” crece en un entorno
semejante al del Salvaje Oeste, de libertad total,
sin ninguna supervisión regulatoria”
GRUPO ETC






“Pensamos que el área de la genómica sintética
tiene un tremendo potencial:
tal vez en diez años reemplazaremos a la industria petroquímica”
CRAIG VENTER


hablando en la conferencia Synthetic Biology 2.0


Este artículo es continuación de la Parte 1 (arriba), cuya lectura es imprescindible para comprender el siguiente texto.

Como el anterior se basa en informes y artículos del Grupo ETC, cuya información hemos ampliado o complementado con los enlaces enumerados a pie de post en “Fuentes”.




En su informe anual de 2006, el presidente George W. Bush anunció que su gobierno dedicaría,


“fondos adicionales de investigación para hallar métodos punteros para producir etanol, no sólo a partir del trigo, sino de astillas de madera, tallos de plantas y pastos altos”.


Los promotores de la biología sintética esperan que la promesa de microbios sintéticos - que fabriquen bio-combustibles baratos o pongan un alto al cambio climático - sea tan seductora que la tecnología gane la aceptación del público pese a sus riesgos y peligros.




La biología sintética es uno de esos “métodos de punta” para la producción de bio-combustibles a los que aludió el presidente Bush.


Esa parte de su discurso fue escrita pocos días antes por Aristides Patrinos, en aquel entonces director asociado de la oficina de investigación biológica y ambiental del Departamento de Energía estadounidense.




Dos meses después del discurso de Bush, Patrinos abandonó el Departamento de Energía para asumir el cargo de presidente de la nueva compañía de Craig Venter, Synthetic Genomics, Inc. La compañía intenta utilizar la diversidad microbiana colectada de muestras de agua marina, como materia prima para crear un nuevo microbio sintético - uno diseñado para acelerar la conversión de detritos agrícolas en etanol.


Patrinos es uno de los industriales y científicos antiguos y de alto perfil que se subieron al carro de los bio-combustibles.




- Aristides Patrinos -



Bill Gates, por ejemplo, que muy pronto se retirará de su puesto como director de Microsoft, compró recientemente el 25 por ciento dePacific Ethanol, mientras su socio Paul Allen, cofundador de Microsoft, invirtió en Imperium Renewables, una compañía con sede en Seattle que producirá etanol sobre todo a partir de la soja y del aceite de colza.




- Bill Gates y Paul Allen -
- Bill Gates -


- Paul Allen -




Richard Branson, director de las compañías del Virgin Group, le está destinando 400 millones de dólares a la inversión en etanol, mientras que Vinod Khosla, cofundador de Sun Microsystems y socio de Kleiner Perkins (a quien se ha unido Al Gore para “salvar el planeta” según un artículo de Money CNN) - una firma de capital de riesgo que apoyó los famosos proyectos AOL, Google y Amazon - ahora tiene una línea de inversión en las compañías involucradas en el etanol.




- Richard Branson -

- Kleiner Perkins -

- Al Gore -



La búsqueda pretende hallar un mejor microbio que de forma eficiente y barata, descomponga la celulosa. Es ahí donde entra la biología sintética.


Si alguno de estos enfoques “synbio” sobre los bio-combustibles funciona, el paisaje agrícola podría transformarse rápidamente.




“Apresurarse a plantar cultivos para combustible en el Sur global amenaza con desviar de la producción de alimentos la tierra marginal, una tendencia que podría introducir nuevos monocultivos y comprometería la soberanía alimentaria.


Ante el panorama actual, la producción en el Sur global de bio-combustibles a gran escala, orientada a la exportación, tendrá impactos negativos sobre el suelo, el agua, la diversidad, la tenencia de la tierra y la posibilidad de supervivencia de los agricultores campesinos y los pueblos indígenas” – afirma el Grupo ETC.




Ya se han otorgado patentes a muchos productos y patentes que implican biología sintética.



PATENTES


“Esto es grave.
Si se les conceden estas patentes,
sería como decir 'nosotros somos los dueños de la vida'”.
Dr. TOM KNIGHT,
investigador decano en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)




“Pese a los llamamientos en favor de una biología abierta que comparta sus fuentes y permita su utilización más libremente, los científicos académicos y corporativos buscan obtener patentes monopólicas sobre los productos y los procesos de la genética sintética.

El nuevo conjunto de solicitudes de patentes tramitado por J. Craig Venter y sus colegas reclama el monopolio exclusivo sobre un vasto sector de la biología sintética y evidencian los esfuerzos, nada sutiles, de la empresa Synthetic Genomicspor colocarse como la “microbiosoft” de la vida sintética” – afirma el grupo ETC.




La empresa de Venter (de quien hablamos ampliamente en el artículo anterior de esta serie) no reclama un solo microbio (Sintia) hecho con ADN artificial; las nuevas solicitudes están redactadas de tal forma que buscan el monopolio exclusivo sobre TODOS los genomas sintéticos.


Los últimos intentos de Venter por lograr un monopolio extremo, si bien no eran tan sorprendentes, le valieron fuertes críticas de la sociedad civil, pero también de los científicos del campo de la biología sintética.




- J. Craig Venter -


“Antes que se siga avanzando con los organismos vivos sintéticos, la sociedad debe debatir si son socialmente aceptables o deseables y responder muchas cuestiones:


¿Cómo puede prevenirse una liberación accidental al ambiente, o cómo pueden evaluarse los efectos de su liberación intencional? 


¿Quién los controlará y cómo? 


¿Cómo va a regularse su investigación? 


En 2006, una coalición de 38 organizaciones de la sociedad civil instaron a los que trabajan en biología sintética para que retiraran sus propuestas de que esta tecnología se autorregulara”.


Tom Knight,


investigador decano en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)






- J. Craig Venter -

El Grupo ETC dirigió una carta al doctor J. Craig Venter, director ejecutivo del Instituto J. Craig Venter, exhortándole a que retire las solicitudes de patente presentadas ante la oficina de patentes estadounidense y la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual), frente a la necesidad de un debate público amplio y profundo acerca de las implicaciones que entraña la creación de formas sintéticas de vida.


“Estas patentes deben frenarse antes de que se emitan”, dijo Hope Shand del Grupo ETC.






TABLAS

En la página 38 de la publicación:


“Ingeniería genética extrema: una introducción a la biología sintética” del Grupo ETC, puede verse una tabla de patentes recientes de biología sintética.


En la 48, la tabla recoge compañías con actividades relacionadas con la biología sintética.

En las páginas 60 y 61 aparece una lista y su situación en un mapa mundi de las compañías de síntesis comercial de ADN.



IMPLICACIONES


“Pienso que esta tecnología
se va a aplicar mal, intencionalmente mal,
y será irresponsable debatir acerca de la tecnología
sin reconocer el hecho”.
DREW ENDY,


biólogo en sistemas del MIT (Massachusetts Institute of Technology)




¿Que significa la biología sintética en términos de armas biológicas?




Primero fue la polio. En 2002, un equipo de investigadores de State University of New York en Stony Brook, encabezado por el genetista molecular, el doctor Eckard Wimmer, ordenó POR CORREO secuencias cortas de filamentos sintéticos de ADN (oligonucleótidos) y los juntó y articuló para conformar una versión funcional del virus de la polio.


Su trabajo fue publicado.

Según Wimmer, su objetivo con el experimento era ilustrar que se puede construir un patógeno tan peligroso ordenando las partes por correo. (!!!)




- Eckard Wimmer -



Un artículo de el País, en 2002, titulaba así la entrevista a Eckard Wimmer, creador del primer agente infeccioso por Internet:


‘Nunca más será posible erradicar un virus’.


Según este artículo:


“Muchos científicos y analistas, incluido el aventurero empresarial del genoma humano, arremetieron contra el experimento de Wimmer por dar ideas a los bioterroristas”.


Sin embargo, luego fue la gripe. La cepa de la influenza aviar que saltó a los humanos a principios del siglo XX, conocida también como “gripe española” y que mató entre 20 y 50 millones de personas en todo el mundo en 1918-1919.

Pese a la naturaleza letal de este virus altamente contagioso, los esfuerzos por reconstruirlo comenzaron en la década de los cincuenta.




El doctor Jeffrey Taubenberger (jefe de la división de patología molecular en el Instituto de Patología de las Fuerzas Armadas estadounidenses en Washington), su equipo y algunos investigadores de Mount Sinai School of Medicine, en Nueva York, y de losCentros de Control de Enfermedades estadounidenses (CDC por sus siglas en inglés), en Atlanta Georgia, anunciaron, en 2005, que habían resucitado el virus letal.


Publicaron los detalles de la secuenciación del genoma en Nature y detalles de la recreación del virus en Science.




- Jeffrey Taubenberger -



En el informe del Grupo ETC, en que se basa prácticamente todo este artículo, se dice que el biólogo Jan van Aken de un grupo que supervisa la proliferación de armamento biológico, el Sunshine Project, advirtió en 2003:


“Nada justifica recrear esta cepa erradicada, particularmente peligrosa, que podría salirse de control si se le libera, ex profeso o accidentalmente”.








- Jan van Aken - 

- Bill Joy - 


- Ray Kurzweil - 



Dos pensadores de la tecnología de punta, Bill Joy y Ray Kurzweil, arremetieron contra los CDC por publicar el genoma completo del virus de la gripe de 1918 en las bases de datos del GenBank (definido como: colección de disponibilidad pública de secuencias de ADN):


“Esto es estúpido en extremo”, escribieron. “El genoma es esencialmente el diseño de un arma de destrucción masiva”.




La industria de la biología sintética le ha hecho más fácil y rápido el trabajo a quienes pretenden fabricar armas biológicas.


Richard H. Ebright, un bioquímico de Rutgers University, clarificó para The Washington Post que ahora sería mucho más fácil y,


“totalmente legal que una persona produjera el virus de la influenza de 1918 en toda su extensión, o el genoma del virus del Ébola, junto con instrucciones y procedimientos detallados, y otros materiales básicos para reconstruirlos… es posible incluso anunciarlo y vender el producto…”.


Eckard Wimmer (que encabezó el equipo que sintetizó el virus de la polio) es todavía más abrupto acerca de la combinación potencialmente letal que implica contar con los datos genómicos y con las capacidades de síntesis de ADN:


“Si algún imbécil se lleva la secuencia [de un patógeno peligroso] y la sintetiza, podemos estar en serios, muy serios problemas”.




Pero las preocupaciones acerca del potencial armamentista de la biología sintética no se limitan a la construcción o reconstrucción de microorganismos virulentos.


El trabajo en el área de la ingeniería de conductos permite a los biólogos en sistemas construir redes genéticas que codifican proteínas particulares, y estas redes luego pueden insertarse en anfitriones microbianos.


Los microbios pueden funcionar como “fábricas biológicas” que produzcan venenos proteínicos naturales como los de víbora, insectos y avispas, toxinas de plantas y toxinas bacteriales que pueden ocasionar ántrax, botulismo, cólera, difteria, intoxicación alimentaria por estafilococos o tétanos




Un documento desclasificado de la CIA estadounidense (Central Intelligence Agency’s Office of Transnational Issues, “The Darker Bioweapons Future”, 3 de noviembre de 2003) titulado “El más oscuro futuro de las armas biológicas”, reconoce que,


“un mayor entendimiento de los complejos conductos bioquímicos que subyacen a los procesos de la vida tiene el potencial de permitir una nueva clase, más virulenta, de agentes biológicos diseñados para atacar conductos bioquímicos particulares y provocar efectos específicos… La misma ciencia que puede curar algunas de nuestras peores enfermedades, puede también ser usada para crear las armas más terroríficas del mundo”


¿POR QUE PREOCUPARSE?


“Si algún imbécil se lleva la secuencia [de un patógeno peligroso]
y la sintetiza, podemos estar en serios, muy serios problemas”.
Doctor ECKARD WIMMER,
biólogo molecular que encabezó el equipo que sintetizó el virus de la polio




Bioseguridad: Mientras que la ingeniería genética mueve entre especies uno o dos genes que ya existen, la biología sintética construye desde cero nuevos genomas que la naturaleza nunca ha visto. Los errores podrían ser letales e irreversibles.


Armas biológicas: La biología sintética permitió a los científicos reconstruir el virus de la gripe española de 1918 que mató entre 50 y 100 millones de personas; pero podría llevar a la creación organismos patógenos completamente nuevos. Podrían producirse, comprarse y rediseñarse pieza por pieza sin ser advertidos.




Geo Ingeniería: El Departamento de Energía de Estados Unidos (DoE) y gobiernos de al menos otros 25 países están buscando insistentemente soluciones tecnológicas para el cambio climático, asumiendo que el Protocolo de Kyoto fracasará... Craig Venter busca usar la biología sintética para producir nuevos organismos que capturen dióxido de carbono y mitiguen el cambio climático.



Economía: La biología sintética es una tecnología de capital intensivo muy capaz de ocasionar una avalancha de impactos masivos en los pueblos marginados si se adopta y se promueve. Los primeros impactos serán sobre la agricultura y la salud y después en el campo de la geoingeniería y el cambio climático.


Ética: Existen enormes complejidades éticas involucradas en la creación de nuevas formas de vida artificial. ¿Debemos diseñar la vida con estos medios cuando hay cuestiones de seguridad ambiental y humana tan grandes?


Control: Puesto que la ciencia puede ser privatizada y monopolizada [y todo lo que puede ser privatizado, tarde o temprano, lo es], se vuelve más atractivo para las compañías buscar ganancias en vez de preocuparse por las necesidades sociales. 




- No al monopolio de la vida -


CARTA ABIERTA A LA SOCIEDAD CIVIL
En respuesta a todo esto, treinta y cinco organizaciones de la sociedad civil publicaron una carta conjunta llamando a los que trabajan en la biología sintética a que se aparten del enfoque de autogobierno.


La carta enfatiza que:


La sociedad, especialmente los movimientos sociales y los pueblos marginados deben estar plenamente incluidos en diseñar y conducir el diálogo sobre el gobierno de la biología sintética.


Que los propios científicos quieran gobernarse es antidemocrático. No les corresponde tener una voz determinante en la regulación de su investigación o los productos derivados de ella.


El desarrollo de las tecnologías de la biología sintética debe evaluarse según sus más amplias implicaciones socioeconómicas, culturales, para la salud y el ambiente y no solamente por el mal uso que de ellas puedan hacer “los malos”: beneficios, perjuicios, riesgos, peligros,… 


Las organizaciones que firmaron esta carta trabajan en más de sesenta países e incluyen científicos, ingenieros, ambientalistas, agricultores, defensores de la justicia social, sindicalistas y expertos en armas biológicas.




- Kevin Warwick -
- Craig Venter -


¿Qué tal un equipo de investigación en el que trabajasen conjuntamente Craig Venter (padre del primer ser vivo artificial) y Kevin Warwick (creador de los microchips subcutáneos o de un brazo robótico conectado directamente a su cerebro, entre otros engendros) con todos los apoyos económicos “filantrópicos” que los animan?

Habría que re-denominar a todas las deidades de la historia del Universo. Y no sólo las deidades, sino las especies. No sería extraño que comenzasen a circular extraordinarios seres de formas y colores llamativos. O grises...

Ya lo dice Venter:


“es el primer real escenario en vías de Jurassic Park”.


Pensar que este tipo de equipos puedan trabajar juntos o en paralelo buscando objetivos complementarios, no es en absoluto descabellado. De hecho, incluso tiene una denominación.



Según Estados Unidos: NBIC (Nano-tecnología, Bio-tecnología, Informática, Ciencias Cognitivas). 


El grupo ETC denomina a esto mismo: BANG (Bites, Átomos, Neuronas, Genes). Tecnologías convergentes. 


Un campo al que estar muy atentos:


“La revolución de las tecnologías convergentes” o ”tecnologías convergentes para el desempeño del mejoramiento humano”.

¿No seremos quizá los humanos - llegado el punto de las reflexiones a las que todo esto nos puede conducir - también un simple experimento científico desarrollado por otra especie?


Referencias: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails