viernes, 19 de agosto de 2011

Los Intraterrestres y "La Hermandad Blanca"... Una interesante perspectiva


“LA HERMANDAD BLANCA” Y LOS INTRATERRESTRES:

A través de las distintas épocas se han registrado relatos y escritos sobre la existencia de una red intrincada de túneles que recorren el planeta, desarrollados por desconocidos seres inteligentes.

Muchos investigadores serios dirigen y mantienen sus hipótesis en este sentido. Se ha manifestado la posibilidad de que inteligencias extraterrestres hayan establecido en diferentes puntos subterráneos y subacuáticos del planeta sus centros de operaciones desde hace miles de años.

Ya desde tiempos lejanos se habla de importantes ciudades intraterrenas como la hiperbórea tierra situada cerca del polo norte, de Aghartha, de Shamballa, situada en las inmediaciones del desierto de Gobi en Mongolia, del Paititi ciudad de los guerreros del arco iris, en la Amazonía para mencionar algunos de los principales centros de actividad del gobierno interno del planeta, los cuales son interconectados por dichos túneles. En América nuestros aborígenes desde el norte hasta el sur del continente, incluyen en sus numerosas tradiciones narrativas numerosas alusiones y hasta descripciones de contacto con esos supraseres.


En Estados Unidos por ejemplo en el extremo norte de Arizona, separado por la costa pacífica por el estado de california, se encuentra el monte Shasta. Los indios hopi cuentan que en el interior de dicho volcán nevado se halla una milenaria ciudad que alberga a los sobrevivientes de la catástrofe que hiciera desaparecer el continente de la Lemuria, otrora ubicado en el océano pacífico, tratándose de una antiquísima raza de hombres negros que dominaba el secreto del vuelo y dotados de poderes superiores.

La tradición oral de otros pueblos como los sioux y apaches confirma la tradición de los Hopi en ese sentido.

Por otra parte se menciona al doctor Doreal como el único testigo de su ubicación cuando en 1931 visito dicha ciudad, la cual le recordó por su arquitectura las construcciones mayas y aztecas. Cabe señalar que el término Shasta utilizado por los aborígenes en un vocablo sánscrito significa venerable y juez.

En tierra de Quetzaltcoalt, en México, se tiene la creencia de que bajo la pirámide del sol en Theotihuacan, se esconde una ciudad donde se halla el dios blanco. Oculta en la espesura de la selva en el extremo norte de la península de Yucatán, se encuentra una gran ciudad llamada por los autóctonos Dzibilchaltun, término que resulta desconocido en el dialecto maya local, que cuenta con más de 400 edificaciones abandonadas, según la constatación de una expedición ejecutada en 1956, por la universidad de nueva Orleans, en asocio con la National Geographic Society y el instituto nacional de antropología de México. Allí recogieron una leyenda indígena que afirma que en el fonda de la laguna aledaña, llamada Xalcah (ciudad vieja) se encuentra una parte de la ciudad que se alzaba arriba, en la jungla hundida por los efectos de una gran explosión, al explorar la laguna se encontraron los restos de unas columnas labradas y otras construcciones. En Jalisco a 120 km del cabo corrientes, encontramos la leyenda indígena de un templo subterráneo, en el que era venerado el “emperador del universo”.

En el estado de Chiapas junto a la frontera con Guatemala, viven unos indígenas de tez blanca llamados los lacandones, quienes de sus antepasados recibieron el conocimiento sobre una extensa red de túneles, que surcan su territorio en donde se hayan unas laminas de oro con la historia escrita de los pueblos antiguos, del mundo, planchas de oro que guardan estrecha relación con las que se esconden muy lejos de allí, en los túneles de los Tayos en Ecuador.

La cueva de los tayos en ecuador está ubicada en las cuerdas septentrionales de la cordillera del cóndor, a la orilla derecha del río Coangos. La entrada mas conocida se encuentra en los 78° 13” de longitud oeste y los 3° 05” de latitud sur, a una altura de 800 m sobre el nivel del mar. La cueva recibe ese nombre porque es la morada de una gran cantidad de pájaros nocturnos llamados tayos o guacharos. La noticia mas antigua procede del general ecuatoriano Víctor Proano, asentada en un informe remitido en 1860 al presidente García Moreno. En 1967 Juan Morisc, nacido en Hungría y nacionalizado argentino, descendió a la cueva en varias ocasiones permaneciendo en su interior por varios días. Dentro observó objetos de piedra y de distintos colores en metal así como láminas de metal grabadas. El 21 de julio de ese año Morisc se presentó en la cuarta notaría del Cantón de Guayaquil, con el propósito de dar fe de su hallazgo en los registros públicos, en la escritura afirmaba haber encontrado una biblioteca antiquísima en planchas de metal. En julio de 1976 arribaron a la cueva expediciones británico ecuatorianas, contando con la participación según los informes de figuras de renombre como Neil Amstrong. Hasta la fecha se desconoce el resultado de tales expediciones. En realidad la cueva está constituida por un conjunto de galerías y cámaras subterráneas de varias dimensiones y formas comunicadas entre sí, que tienen hasta 300 m de alto por 50 de ancho, así como angostos y sinuosos pasadizos, de un metro de altura, aberturas varias, riachuelos y cascadas.

En Costa Rica internada en las montañas de la cordillera volcánica central a 30 km de San José la capital, se encuentra un túnel que lleva hasta el templo de la luna, lugar custodiado por una familia que afirma haber recibido instrucciones precisas acerca de su ubicación y quienes han ido excavando paulatinamente en sus profundidades. Allí fueron encontradas algunas piezas finamente labradas, así como una inscripción en una de las paredes de la galería cuyos caracteres son muy similares a los utilizados por los primitivos asirios, hace unos 4500 años aproximadamente, según las manifestaciones del filólogo y profesor de lenguas muertas Jesus Conte Oliverosa y Juan Jose Benitez connotado investigador de fenómenos paranormales y exobiológicos. Inscripción que podría traducirse como
“alerta catástrofe inminente”.

En Ecuador también encontramos la boca del sistema montañoso conocido por sus guardianes, los indios Jibaros, cuyo comienzo es la cueva mencionada al principio, loa de los tayos. Dicen los conocimientos de los Jibaros que el ya mencionado Morisc tuvo contacto en su expedición con una comuna de cinco seres de aproximadamente 1.4 metros de altura, vestidos con capas de textura metálica, que les llegaban hasta los pies con ojos oscuros y rasgados, con una banda en el pelo y una esmeralda en la parte delantera, quienes le dirigieron algunas palabras acerca del exilio voluntario en el que viven desde hace muchísimo tiempo debido a las circunstancias nefastas provocada por la codicia y soberbia de los hombres. Aparentemente, se trato de un encuentro con miembros del gobierno interno positivo del planeta, se del Paititi según se ha inferido.

Desde los tiempos inmemoriales se ha hablado y escrito a partir de la colonia, acerca del Paititi, la legendaria ciudad mítica de los incas, donde aparentemente se retiraron a partir de la invasión española, y situada en un lugar desconocido en la selva virgen de los Andes Amazónicos. Por otra parte a unos 80 km de la ciudad de Bogotá Colombia, junto a la laguna de Guatavita, que evoca la leyenda de El Dorado, cuya profundidad aun no ha podido determinarse con los medios mas avanzados, se han encontrados túneles subterráneos que bajan a profundidades insospechadas. En este punto en nuestro relato sobre las pruebas recogidas, cabe afirmar que en América existe una vía subterránea, cuya longitud se deduce hasta en mas de 4000 km que se dirige desde México hasta el Perú, al sur de lima, al Cuzco, a Tiahuanaco y hacia el desierto de atacama en el sur de Chile. Antiguas tradiciones suramericanas le dan el nombre de camino de los incas. Una rama de este túnel iría hacia el este por debajo del Brasil sumergiéndose por el fondo del océano atlántico y que muy posiblemente pudo unir a Suramérica con la Atlántida y Africa.

Otra rama parece dirigirse hacia el sur por el subsuelo peruano por debajo del Cuzco, el lago Titicaca en la frontera con Bolivia y finalmente hasta alcanzar Africa por el extremo norte de chile. De acuerdo con las informaciones recopiladas por el periodista Karl Brugger, en la cuenca alta del Amazonas estarían situadas ciertas ciudades, ocultas en la espesura erigidas por seres extraterrestres en épocas remotas, las cuales conectarían con un sistema de 13 ciudades ocultas en el interior de la cordillera de los andes. El esquema de la existencia de túneles semejantes a los referidos se repite en todo el planeta. De ellos tenemos referencias en Hawai, donde al parecer unen a las diversas islas del archipiélago. En Oceanía. En Asia, en Mongolia, en Sinkiang, el Turkestan chino, y Turfan, hay una red de túneles que conducen a Agharta. Así también existen túneles en Europa, en Suecia en la antigua Checoslovakia, en las islas boreales y en Malta.

En Africa, en Marruecos, se han explorado 50 m de una enorme galería que une a este país con la península ibérica. En Egipto se dice que en el interior de una de las Pirámides de Giza esta una de las entradas al mundo interior y que este túnel conduce también al Tíbet. Se cree que 80000 años antes de la era cristiana, entidades extraterrestres ya tenían bases subterráneas y submarinas en nuestro planeta, en las cuales se dice hoy que aparecen objetos voladores no identificados (ovnis). De todo lo anterior podemos inferir que nuestro planeta se encuentra circundado desde tiempos inmemoriales por una vasta red de túneles subterráneos y submarinos, de la cual se desprenden otras secundarias.

LA HERMANDAD BLANCA

Desde tiempos muy remotos diferentes grupos y sectas esotéricas han incluido dentro de sus creencias y mística, informaciones relativas a la existencia de una “hermandad” o “fraternidad”, oculta del conocimiento público general, y que también es llamada “gobierno positivo” o “gobierno interior”.

Esta misteriosa entidad, alejada del conocimiento popular y restricta a unos pocos escogidos remontaría sus orígenes a los principios de vida en el planeta Tierra. Según sabemos, en tiempos prehistóricos, diferentes civilizaciones de origen extraterrestre habrían venido a establecerse en nuestro mundo en varias oportunidades, generando con eso culturas que se afirmaron y desarrollaron por miles de años en la superficie del planeta.

Estas grandes y fantásticas civilizaciones serían las tan mencionadas Lemuria, como la Teosofía denomina al antiguo continente perdido de MU, localizado y sumergido en las mediaciones del Océano Índico y Pacífico (Hawaiki de los Polinésicos o la Hiva de los Pascuences) y Atlántida de Platón destruida por un gran cataclismo en el Océano Atlántico (o la mítica Aztlán de los Mayas y Aztecas o Hiperborea de los Nórdicos o la Tule de los Escandinavos).

De cualquier manera, existen evidencias suficientes para saber que en tiempos antiguos la superficie de este pequeño planeta varió bastante. Y por lo tanto regiones otrora en la superficie, hoy se encuentran en el fondo del mar. Cabe aclarar que no solamente debemos considerar el mar como el único reducto que esconde los vestigios de civilizaciones desaparecidas, sino también en la propia superficie, fueron halladas ciudades enteras cubiertas por la acción de grandes catástrofes volcánicas recientes, como en los caso de Herculano y Pompeya sepultadas por el Vesubio en el año 79 d. C. y descubiertas en 1711.otro caso interesante son los restos de Akrotiri en la isla de Santorini (llamada Tera o Kaliste por los Griegos),destruida por una terrible erupción volcánica en el 3500 a. C. Y que fue descubierta en 1967 a más de 9 metros de profundidad. Que podríamos esperar entonces de una civilización que supuestamente habría desaparecido por la acción volcánica hace más de un millón de años? Es obvio que a la profundidad a la que sus restos se encontrarían dificultaría su hallazgo.

Sin embargo, hace poco obtuvimos de la paleontología las evidencias que nos eran necesarias para corroborar esta tesis. En 1851, en la pequeña ciudad de Whiteside Country, Illinois E.E.U.U., fueron hallados 2 pequeños anillos de cobre a una profundidad de 36 metros. Más tarde en Junio de ese mismo año, una explosión en Dorchester, Massachusetts, trajo a la superficie un sólido bloque de piedra, conteniendo en su interior una campana incrustada adornada con motivos florales y hecha de metal.

En 1885, en una mina Austríaca, fue hallado un curioso cubo metálico en un estrato carbonífero fechado del período Terciario, lo que significaría que el objeto en cuestión tendría no menos de unos 10 a 12 millones de años. La pieza está conservada hoy en el Museo de Salisbury. Otro caso no menos insólito resulto el hallazgo en 1869 de un objeto de metal que ni siquiera coincidiría con su época de producción industrial. Fue el descubrimiento de una marca de tornillo de 5.08 cm. de largo desgastado en el interior de una roca retirada de las galerías de la Abadía de Treasure City, Nevada. Esta roca con la forma del tornillo marcada en el espacio interior fue investigada en la Academia de Ciencia de San Francisco y agitó al mundo científico de la época.

Dentro de los fósiles más interesantes ya descubiertos no podríamos dejar de mencionar el hallazgo realizado el 3 de Junio de 1968 por los señores William Meister y Francis Shape en un lugar llamado Antelope Springs, a 43 millas de ciudad Delta, de Utah en los E.U. el hallazgo, un par de huellas fosilizadas, pies calzados midiendo 32.5 por 11.5 cm y lo más increíble de todo es que uno de los zapatos había aplastado un trilobite, un pequeño crustáceo extinguido hace más de 250 millones de años.

No menos espectacular fue el hallazgo realizado por Mike Mikesell, Wallace Lane y Virginia Maxey el día 13 de Febrero de 1961 en Olancha, California, estos jóvenes estaban en busca de geodes, piedras huecas que contienen cristales en su interior, inclusive algunas veces piedras semi-preciosas de gran valor. Ese día recogieron algunos geodes en las proximidades del lago Owens, a unos 1300 metros sobre el nivel del mar. Con un número satisfactorio de geodes, regresaron a Virginia a una tienda especializada en objetos decorativos de piedra, donde serían abiertos con una cierra de diamante. Una piedra en particular les llamó la atención siendo ésta la primera en ser abierta por ellos. Al utilizar la sierra, la misma fue dañada. Algo muy duro había en su interior. Al ver la piedra cortada observaron para su sorpresa que la piedra no era hueca y que en su interior había un extraño objeto que, sin lugar a dudas daba muestras de ser de fabricación humana.

Lo que dañó la sierra de diamante fue una pieza de porcelana circular, en cuyo interior estaba fijada una varita de 2 milímetros de diámetro, terminada en una especie de espiral o algo parecido, difícil de definir por su estado de deterioro. Todo estaba envuelto en una especie de tejido hexagonal de un material no identificable, pues estaba prácticamente desintegrado, quedando solamente la forma. Este artefacto encerrado en el interior del geode, era bastante parecido a una vela de un motor de explosión, aunque la antigüedad de la pieza sería por lo menos de 500 mil años.

Otro hecho bastante curioso data del siglo XIII y envuelve a dos personajes muy conocidos por todos: Santo Tomás de Aquino, teólogo dominico Italiano, considerado doctor de la Iglesia y que se destacó enseñando en París y Colonia, y otro Santo importante, San Alberto Magno, también dominico, filósofo, teólogo, sabio y maestro del anterior. Consta según algunos escritos de la época, redactados por el propio Santo Tomás, que San Alberto rescató unos viejos manuscritos de tiempos anteriores a Jesús, probablemente originarios de la extinta biblioteca Egipcia de Alejandría, en los cuales habían instrucciones para construir un muñeco capaz de moverse y obedecer órdenes.

Consta en esos escritos que San Alberto lo construyó con la ayuda de Santo Tomás, utilizando metales y sustancias desconocidas. Este trabajo tomó un total de 20 años para ser concluido, y al final, obtuvieron un fiel y devoto sirviente para realizar las tareas domésticas. Sin embargo la obra resultó mejor de lo imaginado. El muñeco, inquieto y jugador, pasó a perturbar tanto la concentración y el trabajo de apostolado del Santo que un día, cansado de sus ruidos y juegos, lo destruyó a martillazos.

Como, podemos apreciar las evidencias de una tecnología más avanzada en tiempos remotos es clara e innegable. Debemos aceptar que otras humanidades ya caminaron por este planeta mucho antes que el ser humano siquiera fuese concebido.

Según fuimos informados, los remanentes de estos pueblos de origen extraterrestre fueron reunidos y reorganizados hace millares de años atrás con la venida a nuestro planeta de un personaje que fue enviado con un propósito explícito de implantar el orden. Este ser, llamado Sanat Kumara, fue el encargado de explorar el planeta Tierra y procurar establecer el orden entre las culturas que en el quedaban.

Es importante mencionar que la interferencia de los remanentes de estas culturas extraterrestres así intelectualizadas pero retrasadas culturalmente por generaciones de abandono, intercreados por cruzamientos con humanos primitivos, resultó un panorama que mostraba una población todavía tecnificada y dominante, grupos separados y culturalmente atrasados de varios orígenes extraterrestres, mutantes resultantes del aislamiento y humanos primitivos en fase de desarrollo con alguna cultura ya en vías de formación. La interferencia de los grupos de origen extraterrestres comprometía el libre desarrollo del proceso evolutivo humano, amenazando gravemente una continuidad equilibrada.

Sanat Kumara fue encargado por la ya entonces existente CONFEDERACIÓN DE MUNDOS, para revertir el cuadro.

Mucho se ha hablado de este personaje en las escuelas místicas y sectas esotéricas. Podríamos decir que fue construido un folklore alrededor de su aparición, pero, de cualquier forma procuraremos dejar claro el papel de esa criatura sin misticismo y sin misterio, pues su presencia fue importante para el desenlace de un conjunto de reorientaciones que la evolución cultural humana tuvo en vista de su intervención. Sobre el origen de la humanidad hablaremos más detalladamente en un capítulo específico donde será abordado nuevamente este personaje, por lo tanto nos limitaremos a conversar aquí sobre el origen de la Hermandad Blanca, pues también este tema será retomado desde su origen.

La permanencia de Sanat Kumara y de sus tres asistentes en la Tierra, durante un período de varios siglos, permitió reorganizar los grupos de origen extraterrestres, dejando en paz y de lado a los grupos humanos para que siguiesen su desarrollo natural. Los medios esotéricos identifican a Sanat Kumara como un ser de Venus, también llamado SEÑOR DEL MUNDO y que representaría místicamente al LOGOS SOLAR. Estas denominaciones y definiciones están en el campo de la mística. Nuestro personaje provenía de un planeta llamado Acater, que estaría iniciando la colonización del planeta Venus. Las investiduras colocadas de “Señor del Mundo”, “Logo Solar”, “Autoridad espiritual Planetaria”, etc., son nombres de carácter místico-esotérico por tanto fruto del desparpajo histórico que transformó el hecho en una leyenda y mito, manipulada por generaciones y complementada por la divinización de eventos cuya comprensión escapaba al entendimiento local.

El resultado final de este proceso organizativo y funcional de orientación, subordinado a un entendimiento mutuo entre las civilizaciones extraterrestres que continuaron a vivir en la Tierra y las civilizaciones extraterrestres que vinieron con Sanat Kumara, incluyendo las que en el pasado dejaron aquí las primeras colonias permitió estructurar una cultura toda especial. Aunque extraterrestres de origen ancestral, pero terrestres por generaciones, decidieron en gran parte permanecer en el planeta Tierra, siendo que algunos regresaron a sus planetas de origen de sus antepasados. Para los que quedaron fue establecido un programa de trabajo en pro del desarrollo coherente y constructivo del planeta y de las civilizaciones que en él se gestaron. Esta entidad fue dividida en varios núcleos localizados en grandes cavernas artificialmente construidas que, además de aislarlos de cualquier peligro o interferencia inconveniente, les permitía privacidad y autonomía de acción sin perturbación. Los puntos geográficos escogidos obedecieron a un criterio estratégico permitiéndoles fácil comunicación entre ellos y acceso a la superficie sin cualquier comprometimiento de haber algún poblado o civilización cercanos.

Siglos después Sanat Kumara regresó a su lugar de origen entregando la administración a un consejo inicial de tres elementos y asesorados por un consejo secundario de siete elementos más. Con el correr del tiempo esta organización recibió el nombre de
JERARQUÍA OCULTA o GOBIERNO INTERIOR por parte de grupos humanos que tuvieron acceso a dicha civilización.
Inclusive surgieron interpretaciones posteriores en las cuales la existencia de la JERARQUIA o GOBIERNO INTERIOR estaría dividida en dos partes, una positiva y otra negativa. Cabe aquí destacar que si nos estamos refiriendo a seres de un nivel de desarrollo mayor que el de nosotros, es ridículo aceptar que pudieran participar de dualidades y actividades antagónicas, esto es, que existieran dos facciones, los buenos y los malos. Creer en esto sería hasta un tanto infantil, pues tendríamos que aceptar también que el camino de la evolución no nos llevaría a una concientización de la identificación de lo que sea correcto o errado, mas bien, al contrario, ya que, si estos seres todavía no llegaron a distinguirlo. Qué podemos esperar del hombre? Cuál sería entonces su evolución? O Qué realmente aprendieron a lo largo de tantos millares de años?

La mistificación también ha llevado a muchos grupos a creer en esta doble existencia de entidades, ya que jugarían la responsabilidad por los infortunios de la humanidad en la acción continua de estos “Magos Negros o Hermandad Negativa”, en pugna con nuestros protectores buenos. No existe mayor negatividad o maldad que la propia ignorancia y esto por lo tanto hace parte de la realidad humana a ser trascendida. De esta forma la responsabilidad del ejercicio de la actividad humana es totalmente nuestra y así será hasta que adquiramos el respeto por la vida propia y ajena. Independientemente de esta supuesta entidad oscura y mala, que verdaderamente no existe como agrupación organizada o seres mágicos que manipulan poderes malignos, existen seres y pequeñas agrupaciones cuyas actividades están orientadas para acelerar el proceso de destrucción del hombre. No por un placer sádico de contemplar nuestro aniquilamiento, sino para tomar cuenta de lo que quede. Estos seres son de origen extraterrestre y de un nivel semejante al humano que ven en la Tierra una fuente inagotable de recursos a ser aprovechados en beneficio de sus civilizaciones ya que nosotros aquí los desperdiciamos y comprometemos de una forma absurda e inconsecuente.

A lo largo del proceso de mistificación, surgieron simbiosis de creencias esotéricas en diferentes momentos históricos con diversos grupos culturales, más específicamente Orientales que provocaron la incorporación de nuevos personajes y atribuyendo a los mismos, poderes y autoridades que vinieran a satisfacer las carencias, miedos y dudas en cuanto a la mecánica de los accidentes evolutivos culturales. En la fase de cristianización, la imagen de Jesús pasó a ser incorporada en el interior de esta Jerarquía, confiriéndole el nombre de SANANDA para promover una diferenciación del dogma cristiano.

A cada nuevo encuentro con orientaciones variadas, nuevas personalidades fueron siendo incorporadas y a cada una le fueron siendo conferidas nuevas prerrogativas, viniendo a substituir en muchos casos a viejos personajes cuya imagen caducó. Era una manera cómoda y fácil de explicar cualquier movimiento a favor o en contra de la humanidad. La vida en el planeta Tierra era simplemente la respuesta a un constante controversia de dos fuerzas y el resultado evidente eran las constantes intrigas políticas, los grandes descubrimientos, las revoluciones, los conflictos, la violencia, en fin la criatura humana estaba en medio de un escenario en el cual era incesantemente manipulada.

Para entender mas aun el campo de acción de estas entidades todo poderosas, les fue otorgado el poder de ya no reencarnar más, pues ya habían adquirido un nivel de conocimiento tal que voluntariamente podrían regresar al mundo para continuar su labor de auxilio. El egoísmo humano no alcanza límites cuando procura una dependencia que venga a satisfacer sus necesidades de apoyo, consuelo y elimine o aleje el miedo a la muerte y de tener que admitir que estamos solos en el mundo para actuar y que el resultado final es de total y absoluta responsabilidad nuestra.

Desde la antigüedad creamos dioses que minimizasen la incomodidad de la ignorancia, responsabilizando a los mismos por la creación y todos sus misterios. Estas entidades aliviarían la angustia por la muerte inminente, nos cubrirían de amor al elevar nuestras carencias y amenizarían el pavor por la vida. Una forma de vida solitaria y competitiva donde, justificar cada acto, cada movimiento, inclusive la propia continuidad era más que necesario. Sin un Dios para velar por nosotros la vida se transforma en una lucha individual y desesperada, porque al final, no es posible confiar en un concurrente, teniendo en cuenta que la competición se da en todos los niveles, inclusive en el familiar.

Un dios, un ángel, una entidad mágica cualquiera viene a ser el compañero, el amigo, el ser maravilloso y todopoderoso en quien podemos confiar incondicionalmente. Aquella criatura de poder, capaz de realizar nuestros sueños y justificar los problemas de la vida y del mundo. Con el todo puede ser explicado, para todo hay respuestas. Por su amor, él nos lega; por la oportunidad de realizar nuestros deseos, él nos prueba, nos exige, él nos somete a situaciones difíciles, mas para prepararnos, nos abandona algunas veces, para que valoricemos su presencia, en fin nos alienamos en un mundo mágico y de fantasía lleno de personajes místicos que utilizamos como soporte, como apoyo o hasta como tabla de salvación. Enfrentar la vida y el mundo desarmado es algo asustador. Como alguien como un guarda-costas mágico y con poderes más allá de nuestra comprensión, todo será diferente.

No se quiere decir con eso que todo lo que existe relativo a ciertas personalidades sean ilusiones de algunos desvariados psicóticos. Más también no todo es como aparenta ser. Diversas entidades más conocidas por MAESTROS o MENTORES como el propio Sananda o Jesús, Maitreya, Morya, Kuthumi, Rowena, Serapis, Hilario y Racokzy y, recientemente incluido, el Conde de Saint Germain, como manifestación carnal de uno de estos maestros, son personalidades que desempeñaron en el pasado y continúan desempeñando papeles importantes en el escenario intraterrestre, de alguna manera, lejos de la acción mágica de que son blanco general.

Los conceptos de reencarnación, utilizados para ellos son especiales y propios, pues debiendo continuar su trabajo, no están más sometidos a los caprichos de las leyes cósmicas y universales de la reencarnación sino a su libre voluntad de retorno y manifestación. Es absurdo observar la simplicidad con que se aceptan determinadas proposiciones, para que un alma no precise más estar sometida a las leyes universales, o sea, actuar por voluntad propia, implicaría que la misma alcanzara un nivel de conocimiento y experiencia de tal magnitud que solamente se podría comparar con Dios.

Si entendemos que el Universo en que nos movemos es una insignificante manifestación de las condiciones de la materia, cabría generalizar sobre cuantos otros Universos diferentes existirían para continuar la experiencia de la vida. Entonces es muy liviano aceptar que pasar por este mundo sea suficiente para la adquisición de un máximo de conocimientos necesarios para concluir la cadena reencarnatoria. La megalomanía antropocentrista es absurdamente pretenciosa, La Tierra tendría el privilegio de ser receptáculo del conocimiento universal y sede de las criaturas más elevadas y trascendidas del Cosmos.

Somos tan especiales que continuaron aquí indefinidamente hasta ver al hombre evolucionar positivamente. Pero la tarea no es fácil. Tenemos a los demonios, a los malos trabajando en contra, motivo por el cual la tarea se hace interesante y dramática. Parece un cuento de hadas donde una bruja buena lucha contra una bruja mala para salvar a la pequeña criatura. Nuestra fantasía no tiene límites cuando se trata de justificar actos y señalar responsabilidades. Nosotros nunca somos ni seremos los culpables, ni mucho menos los responsables, para eso tenemos un batallón de entidades o criaturas sobrenaturales que están siempre prestos para servirnos o agredirnos dependiendo de su voluntad u objetivo.

Después de todo lo dicho necesitamos identificar en definitiva lo siguiente:

Existe una entidad llamada
GOBIERNO OCULTO o GOBIERNO INTERIOR, compuesta de seres ancestrales vinculados a las humanidades que existieron prehistóricamente en la Tierra, venidos de otros mundos y que ahora velan por la vida en el planeta y desean ayudar en el trabajo de garantizar su continuidad. Procurando contactar personas que puedan ser útiles en esta aventura ardua y difícil. A ellos les llamamos INTRATERRENOS o INTRATERRESTRES, en nuestra nomenclatura RAMA.

Como dijimos los intraterrestres ya se manifestaron para el hombre de la superficie y continúan haciéndolo, pero con cautela. El resultado de estos contactos y tentativas de trabajo conjunto han fracasado en la mayoría de las veces, pues su sentido fue tergiversado constantemente por intereses egoístas. En la inminencia del ejercicio del poder, el hombre es cegado por la ambición, razón más que común para interferir el proceso de intercambio. Son pocas las personas y entidades que realmente mantienen esta relación de manera sana y creciente. Surgieron grupos en el pasado que luchan por mantener la integridad de estos conocimientos y responsabilidades, podemos mencionar algunas: Hermandad de los Siete Rayos, Eubiose, Tedra, La Mano Roja, I Am, etc...

Existe un movimiento de elementos que actúan como reforzadores de la propia acción destructiva del hombre, recrudeciendo las actividades predatorias y agresivas que la inconsecuencia de esta ignorancia promueve. Ellos no son los iniciadores y promotores del caos, sin embargo, lo amplían. Somos nosotros que demostramos una ineptitud de vivir en el mundo y la inmadurez de continuar nuestra existencia en él, al colocar en riesgo constante, no solamente nuestra propia vida, sino la de toda criatura que vive en la superficie y en el subsuelo. Son estos los elementos que Juan Evangelista coloca en el Apocalipsis al lado de la Bestia, identificada con el número 666. Esta JERARQUÍA, GOBIERNO NEGATIVO o MAGOS NEGROS les podríamos llamar simplemente
INTERVENTORES, pues se limitan a interferir en el proceso natural evolutivo de nuestra cultura, procurando a veces acelerar una definición.

Existe por otro lado los extraterrestres que actualmente visitan la Tierra y que, desde tiempos inmemoriales, en la persona de Sanat Kumara, se relacionan con los Intraterrestres, de esta asociación surgió la
HERMANDAD BLANCA, una actividad combinada donde Intraterrenos y Extraterrestres se unieron para trabajar en pro de la cultura humana. El nombre de HERMANDAD viene del vínculo extraterrestre ancestral, pues aunque hoy terrestres, ellos hacen parte de las razas que hoy nos visitan. De esta manera se aliaron efectivamente en un trabajo de concientización y orientación de los humanos que deseen ser educado en los conceptos, valores y normas que administran la vida en todos los confines del Universo.

El esclarecimiento de estados más amplios y avanzados de conciencia y un camino en dirección al origen y al porqué de la vida, es un camino en dirección de luz que destierre la obscuridad de la ignorancia, que deshaga las tinieblas del temor a la vida y aclare el horizonte a recorrer. Es en síntesis, un proyecto donde dos fuerzas hermanadas procuran traer la blanca luz que todo ilumina y que nos dejará ver, algún día, la maravillosa obra de la creación que es la criatura pensante e inteligente.

De esta maravillosa y difícil tarea surgió un proyecto que fue denominado el GRAN PLAN. Los intraterrenos son pocos y están localizados estratégicamente en varias partes del mundo. Sus ciudades hoy acondicionadas en grandes cavernas subterráneas, construidas artificialmente, están esparcidas en mayor número en América del Sur, siendo sus principales puntos a lo largo de la Cordillera de los Andes y en la selva Amazónica. En Perú, el mundo intraterreno era conocido por los Incas como UCU PACHA, que en Quechua significa: “Mundo del Subsuelo”, sabiendo desde aquella época de la existencia de 5 locales de los cuales sólo 3 pueden ser considerados importantes. Uno está localizado próximo a la ciudad de Tarma, otro en las proximidades de Cuzco y el tercero en el litoral en un punto que no podemos revelar. En Brasil existen varios puntos de gran importancia, uno se encuentra en Goiás y el otro en Minas Gerais, sin embargo el más relevante está en el interior de la selva Amazónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails