viernes, 12 de agosto de 2011

Círculos de Cosechas (Crop Circles) - Desarrollo Exponencial


          


1


          
1


          
1



       
1


Después de 1990 los círculos se desarrollaron exponencialmente en su complejidad, y hoy no es raro encontrarse con Glyfos de la cosecha que imitan los fractales de la computadora y elementos que relacionan a procesos de cuarta dimensión de la física cuántica.



Sus tamaños también han aumentado, algunos ocupan áreas tan grandes como 200,000 pies cuadrados. Hasta la fecha ya hay más de 10,000 círculos de cosecha informados y documentados alrededor del mundo, con alrededor del 90% aparecidos en el Sur de Inglaterra.

Mientras muchos no son informados cada año, la notoriedad del fenómeno en los medios de comunicación mundiales y en Internet, ha permitido que más información sea presentada.

Los círculos de la cosecha a veces son acompañados por sonidos, estos fueron capturados en cinta y analizados por la NASA como artificiales en origen, con un componente armónico de 5.2 kHz.

La detección de electromagnetismo también diferencia las formaciones genuinas de las imitaciones. Esta energía natural se encuentra en los sitios antiguos como círculos de la piedra, Parihuelas largas, TumuliDólmenes y Menhires, y en las iglesias y catedrales que se construyeron en estos sitios.

Los círculos de la cosecha, sitios sagrados y otros lugares de culto se encuentran al cortar los puntos a lo largo de la reja de energía invisible de la Tierra, y el tamaño y forma de un círculo de la cosecha son típicamente determinados por el área de éstos Nodos, señalando la superficie de la Tierra.

Las frecuencias de esta energía son asociadas con los cambios en los modelos de las ondas cerebrales; ellas también afectan el ritmo biofísico del cuerpo, por lo que es común encontrar informes de personas que experimentan estados elevados de conocimiento y curaciones en las locaciones de Círculos de cosecha como en los sitios sagrados.

Las personas también pueden experimentar vértigo, desorientación y náusea. Todos estos efectos pueden causarse por la exposición prolongada a ambos infrasonido o microondas.

La evidencia biofísica incluye las paredes epidérmicas extendidas de plantas, y curvaturas del Nodo drásticamente extendidas en las formaciones frescas (la curvatura normal que en los círculos es derecho); también se observaron distorsiones de embriones de la semilla, y la creación de cavidades de la expulsión en las plantas como si ellos hayan sido calentados desde el interior.

En las formaciones genuinas hay también una ruptura de la estructura del cristalino de la planta. Más aún, en todos los casos, las plantas no se dañan y continuarán creciendo y madurando si son dejadas intactas. Esto no sería posible si hubieran sido pisoteadas por la fuerza.

Los círculos de la cosecha genuinos son plantas arremolinadas suavemente que crean un piso con proporciones matemáticas similares a las del medio justo, la ley natural usada para crear los organismos de precisión como las cáscaras, los girasoles, la relación espacial de los huesos en la mano humana, incluso las Galaxias.

El suelo de los círculos de la cosecha puede tener hasta cinco capas entretejidas, todas en direcciones contrarias entre ellas, con cada cabeza de la semilla intacta y puesta una al lado de la otra como si hubieran sido acomodadas en una vitrina de un museo; los centros pueden contener plantas en forma de nido, como trama, en forma de corona, o a veces el centro consistirá en una sola planta en pie.

Los círculos de la cosecha genuinos no son absolutamente redondos pero ligeramente elípticos (un fraude en cambio, ya que requiere una soga central fija, no puede lograr esto adecuadamente). Sus bordes se definen en forma encrespada en la cosecha achatada como si hubieran sido arrastradas con un compás y cortadas con precisión quirúrgica. Los fraudes, en cambio, tienen un parecido estilístico a penachos de pelo grasiento, despeinado y, claro, como todas sus plantas se han pisoteado, se han machucado y se han aplastado.

Otras anomalías indican un aumento de detección infrarroja dentro de y alrededor de una nueva formación, indicando que fueron afectados tanto el calor interno las plantas como las capas de aguas subterráneas de la zona. Existen incluso evidencias no naturales como ser: la corta vida de los isótopos radiactivos en la tierra dentro de los círculos (que se disipan luego de tres o cuatro horas), y la tierra alrededor de ellos aparece como si hubiese sido cocida.
 
Matemáticamente, los círculos de la cosecha genuinos ponen en código teoremas oscuros basados en la geometría de Euclides, así como los principios inalterables de la sagrada geometría.

Ellos tienen la capacidad de alterar el campo electromagnético local para que los compases no puedan localizar el norte; las cámaras, teléfonos celulares y baterías no operen, y el equipo de los aviones falle mientras se encuentre volando sobre ellos. Hay niveles de radiación de alrededor del 300% sobre lo normal, frecuencias de radio cayéndose dramáticamente o subiendo enormemente dentro de sus perímetros, los animales de las granjas locales evitan ese área en particular y/o actúan agitados simplemente horas antes de que alguno se materialice, y las baterías de los automóviles en pueblos enteros dejaban de operar la mañana siguiente de la aparición.

En algunos de los eventos mayores, se han quedado los pueblos enteros sin energía.

Desde que los círculos de la cosecha genuinos se materializan en los cruces de puntos a lo largo de las corrientes de energía electromagnética de la Tierra, ellos están influyendo en el modelo de energía de sitios locales prehistóricos.

Ellos son la referencia de sitios Neolíticos locales en tamaño, forma y dirección, y están impregnados desde principio, con más de 150 anillos concéntricos de energía fuera de su perímetro físico, como las ondas en un estanque.

De hecho, un año después de que fueran segadas las mieses y el campo arado y recosechado, la impresión de energía de las formaciones todavía estará impregnada, por mucho tiempo después de que sus rastros físicos han desaparecido.

Este área de investigación ha permitido la posibilidad de utilizar los círculos de la cosecha como una fuerza curativa, y ellos ya están siendo substancialmente empleados en radiestesia, esencias florales y terapias de resonancia alrededor del mundo, tanto para las personas como para lugares con desastres naturales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails